Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
UN Periódico Digital

Resultados de Búsqueda:

UN Periódico Digital
Tecnologías de la información y la comunicación otro factor de desigualdad salarial en los países en desarrollo

La creación del microprocesador en 1971, por Intel, sugiere el inicio de la revolución digital que continúa hasta nuestros días, en forma de tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC). Aunque estos avances forman parte de nuestra vida diaria, desde la perspectiva de la economía laboral se ha analizado su empleo y apropiación en el mercado de trabajo, con el objetivo de indagar las implicaciones de su uso.

Se pueden mencionar por los menos dos factores que han incentivado la diseminación de las TIC; por un lado, la disminución de los precios de los equipos y dispositivos informáticos, y por otro un incremento en las actividades basadas en estas tecnologías. Tales elementos han servido como catalizadores de la transformación del paradigma tecnoproductivo que ha modificado las recientes interacciones económicas y sociales en todo el mundo.

En particular, existe un tópico relevante denominado “cambio tecnológico”, el cual señala que, dada la creciente incorporación de las TIC en los sistemas de fabricación modernos, las empresas demandan trabajadores calificados en estas tecnologías, lo cual da pie a la complementariedad o sustitución de tecnología por trabajo.

De dicho tópico se deriva la “hipótesis del cambio tecnológico sesgado” (HCTS), la cual postula que los trabajadores capacitados en el uso de la tecnología tienen mayor demanda y salario en detrimento de los no calificados. Verificar esta hipótesis es muy importante, ya que esta entraña desigualdad salarial en el mercado laboral, tal y como lo han encontrado diversos estudios en países desarrollados.

En el caso de países en desarrollo, como Colombia y México, el “cambio tecnológico” ha sido poco explorado, por un lado, debido a la baja penetración tecnológica, y por otro debido a la escasez de datos que asocien características particulares de los trabajadores, incluidas las habilidades tecnológicas, y su respectivo salario.

Evidencia para América Latina

Desde la aparición de las TIC y su incorporación a los procesos de trabajo se identificaron notables diferencias entre los salarios de los trabajadores con mayor habilidad para su uso. Dicho fenómeno se observó en los países desarrollados, ya que fueron estos los primeros en la producción de dichas tecnologías.

Desde finales de la década de los setenta y hasta los primeros años de la década de 2000, la desigualdad salarial se incrementó en Estados Unidos, Alemania y el Reino Unido. Para el caso de Estados Unidos se demostró un incremento en la demanda por trabajo calificado con una elasticidad de sustitución (indicador que mide cuánto debe ajustarse la cantidad de un bien o servicio para mantener un nivel de utilidad o producción constante) que paso de 1,44 a 1,60 entre 1990 y 2010, fenómeno que fue acompañado de una reducción de los salarios.

Para el caso de los países de América Latina el proceso fue un poco más lento. Algunos estudios realizados en Colombia en 2005 demostraron un incremento en los salarios de trabajadores con mayores niveles de educación, lo que supone que estos son los que más usan las TIC; en Chile, en 2006 se demostró un incremento en la formación de trabajadores con habilidades para usar tecnologías; y en el caso de Brasil se observó en 2011 una mayor demanda de trabajadores con altas habilidades que utilizaran de forma complementaria la tecnología en su desarrollo laboral.

La evidencia demostró para dichos países que tras la incorporación de tecnología en el trabajo se han producido modificaciones en la oferta y demanda de este. Sin embargo, también se han observado incrementos en la desigualdad salarial producidos por las diferencias en el salario de trabajadores por tipo de habilidad.

En México “premian” uso de TIC

Para el caso de México, hasta 2000 se constató que los incrementos en la desigualdad salarial podían atribuirse al reciente proceso de apertura comercial que vivió el país en los años ochenta; como consecuencia de este se presentó un crecimiento en la inversión extranjera directa, y por lo tanto en el uso de tecnología en los procesos productivos; además se generó una mayor demanda de mano de obra calificada. Sin embargo este proceso se detuvo a partir de 2000.

Algunas investigaciones evidenciaron una reducción en la desigualdad salarial para grupos de habilidad con un índice de Gini para trabajo calificado que pasó de 0,39 en 2005 a 0,37 en 2014. Dicha disminución se atribuye a una caída que se ha presentado en la última década en los salarios del grupo de trabajo calificado.

Para explicar lo referente a la desigualdad salarial asociada con el uso de TIC en México, aplicamos una metodología que sigue varias técnicas estadísticas o econométricas, las cuales están orientadas a verificar si existe desigualdad salarial estadísticamente significativa, debido al factor uso de tecnología, y de ser el caso, el método determina una brecha entre los habilitados y los no habilitados en el uso de la tecnología. En particular existe un conjunto de ecuaciones, llamadas “de determinación salarial”, las cuales explican el salario mediante un conjunto de características individuales de los trabajadores. La estimación econométrica de estas ecuaciones da como resultado el peso específico en el salario que tiene cada una de las variables explicativas.

En nuestra investigación, que abordó el periodo 2005-2014, utilizamos datos provenientes de la fusión de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) con la Encuesta Nacional de Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares (ENDUTIH), para asociar las habilidades informáticas de los individuos respecto a su salario.

Entre los principales hallazgos encontramos que efectivamente hay evidencia favorable a la HCTS, lo cual significa que los trabajadores con habilidades informáticas para el uso de las TIC tienen un incremento en su salario del 2,87 % con respecto a un individuo que no cuentan con estas habilidades. También se observó que si dichas destrezas las realizan en el lugar de trabajo la prima salarial se incrementa en 13 %. Al realizar la investigación por tipo de ocupación (directivo, mando medio, auxiliar, operador o comerciante, entre otros) se encontró que los trabajadores que reciben la mayor prima salarial son aquellos que realizan tareas auxiliares en actividades administrativas; dicho premio es de más del 77 %. Así mismo, si se usa diariamente una computadora, el ingreso se incrementa más del 8 %, y contar con experiencia en el uso de herramienta representa un premio al salario de 11,3 %.

Los resultados muestran que el incremento de usuarios de TIC es prioritario para la agenda económica de los países de América Latina, pero sin lugar a dudas lo que debería ser más importante es la investigación y el desarrollo tecnológico propio en estos países, para que las diferencias en el acceso, la apropiación y el uso de tecnologías en el trabajo sean menores.

Lea el artículo "Desigualdad salarial asociada al uso de TIC en México: Un análisis por ocupaciones", publicado en la revista Cuadernos de Economía de la Universidad Nacional de Colombia.

Relacionados

237,2258,512,789

Ante los últimos acontecimientos globales causados por la pandemia del COVID-19, la filosofía ha tomado un papel preponderante entre los debates...

Al menos hasta finales de 2019 a muchas personas ancladas en la normalidad les pudo parecer inverosímil el viejo proverbio chino que dice que “el...

Durante 105 años, las colombianas fueron confinadas al hogar, lugar donde cumplían un propósito: “conservar las costumbres, servir de fundamento y de...

En sociedades desiguales como la de Colombia, donde el poder económico y político está concentrado, los poderosos tienen más oportunidades de violar...

Combatir las acciones corruptas es una tarea monumental debido a lo complejo que resulta hallar a los autores primarios; por lo general, los castigos...

Consejo Editorial