Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
UN Periódico Digital

Resultados de Búsqueda:

UN Periódico Digital
¿Seguiremos abriendo trocha con machete y azadón?

Desde hace más de 200 años, sabios, astrónomos y académicos neogranadinos, y posteriormente colombianos, han mantenido la ardua labor de abrir caminos en la investigación. Esta ha sido una permanente expedición astronómica desarrollada en un país donde lamentablemente la selva de la ignorancia crece mucho más rápido que el azadón del conocimiento.


Hace 25 años, siguiendo la tarea misional, en la sede académica del Observatorio Astronómico Nacional (OAN) se dio una transformación fundamental en el quehacer astronómico nacional al abrir el espacio para la discusión y la implementación de programas académicos de posgrado. Una vez cumplidos todos los reglamentos de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), en 1999 se abrió la Especialización en Astronomía para el segundo semestre.


Así llegaron los primeros estudiantes, quienes durante tres semestres desarrollaron y culminaron con éxito el primer programa de posgrado en esta área que se ofrecía en el país; 19 especialistas se graduaron y este fue un paso previo para la estructuración de la Maestría en Ciencias - Astronomía, aprobada en septiembre de 2002 por el Consejo Superior Universitario.


La Maestría ha sido una puesta muy exitosa del OAN, que permitió unir los esfuerzos de un equipo docente cada vez más cualificado, con la vitalidad y los deseos de triunfo de un gran número de estudiantes; hoy contamos con 68 graduados y 22 estudiantes en curso.


En 2018, un tercer y misional paso fue la aprobación del Doctorado en Ciencias - Astronomía, el cual inició sus labores en el segundo semestre de 2019 y en el que se encuentran inscritos tres candidatos a doctor.


Hoy, con estos dos grandes proyectos formativos en desarrollo, el esfuerzo académico aún no ha finalizado, ya que una nueva propuesta del OAN está en evaluación por parte del Consejo Académico de la Universidad; se trata del Programa de Énfasis (Menor) en Astronomía. Este es un innovador plan académico que les brindará a los estudiantes de la carrera de Física la posibilidad de profundizar en asignaturas propias de la astronomía, la astrofísica, la cosmología y las ciencias del espacio. 


Al finalizar 2020, y como parte de un proceso de integración de la comunidad de egresados del OAN, se realizó la “Maratón Colombia Espacial”, una actividad desarrollada en línea, que fue de nuevo una excelente oportunidad para afianzar el camino construido por todos.


En ella, a lo largo de las presentaciones y foros –disponibles en los diferentes canales del OAN1–, jóvenes talentos e investigadores colombianos reconocidos en sus diferentes campos mostraron cómo la capacidad de romper barreras es posible y es el camino para construir el desarrollo científico. Como aspectos a resaltar de la Maratón se destacan los trabajos que se están adelantando en colaboración con otras universidades, institutos y observatorios, en particular en proyectos orientados a diseñar instrumentos para detectar señales del espectro electromagnético en diferentes regiones, y los trabajos en líneas teóricas propias de la astrofísica y cosmología modernas.


La  “Maratón Colombia Espacial” dejó algunos derroteros:
 

  1. Fortalecer la infraestructura tecnológica, en particular en las ramas de ingeniería y robótica, para que permitan desarrollar tecnología satelital como soporte al avance de las ciencias del espacio.
  2. Buscar estrategias para atraer –vía vinculación directa como docentes-investigadores o en los programas de posdoctorado nacionales– a la diáspora de investigadores colombianos que hoy están en instituciones alrededor del mundo.
  3. Consolidar la comunidad científica colombiana estructurando un gran proyecto en tecnología espacial, que permita, entre otros adelantos, depositar un instrumento y desarrollar un experimento en el cráter lunar Garavito.


Todas estas iniciativas son fundamentales para el crecimiento científico colombiano. Sin embargo, evaluando el desarrollo actual de la ciencia en Colombia, la frase: “una golondrina no hace verano” sigue siendo muy pertinente. La tesonera labor de personas integradas en la Comunidad de Astrónomos de Colombia (AstroCO) no podrá, por sí sola, cambiar el atraso científico y tecnológico –en las áreas de su quehacer– sin la participación de otros sectores, en primer lugar del Estado colombiano, que tiene esa responsabilidad y además posee el mayor músculo financiero por ser la empresa más grande del país, y en segundo lugar las iniciativas de privadas que por su estructura dinamizan y priorizan procesos. Para eso son necesarias y fundamentales las alianzas entre los sectores académicos y las asociaciones público-privadas tendientes al avance de la astronomía y las ciencias del espacio.


El punto neurálgico es que ni el Estado ni la sociedad y sus estructuras podrán encauzar retos científicos o tecnológicos si en su quehacer y estructura mental no hay un pensamiento científico. En ese sentido encaja perfectamente la frase “no le pidas peras al olmo”. Las cabezas de los diferentes gobiernos que ha conocido la nación desde su Independencia labrada por visionarios en los pasillos del Observatorio Astronómico– no han sido garantes de la responsabilidad científica, tecnológica y social que les corresponde como líderes de un país, que jamás podrá crecer si solo se buscan los aplausos delimitados en los cortos periodos de un mandato. Si no se construye y sostiene una política que trascienda los diferentes periodos de gobierno, los resultados serán totalmente intrascendentes, y en este errático quehacer, un estancamiento permanente para el país.


Además, la comunidad científica nacional también se enfrenta con aquellos que, sin poseer las credenciales académicas o científicas, buscan ocupar los escenarios de Gobierno. Esta inadmisible situación –recurrente en Colombia– plantea un camino en el que no se abre trocha sino que se acaba con todo el bosque dejando a su paso un desierto que difícilmente se recuperará. La ignorancia de un país se mide por la cantidad de vivos e incrédulos que desconocen los rigurosos métodos que la ciencia y la tecnología establecen y que, en el entorno de gobernantes y gobernados, sin saber del quehacer, pretenden ostentosamente trazar políticas para construir “nación”.


La educación ha sido la clave para avanzar y abrir verdaderos senderos de progreso. Este ha sido el derrotero del OAN durante sus 217 años de vida. En esta dirección y parafraseando un texto, que sobre la enseñanza escribió el físico Richard Feymann:
 

“El desarrollo solo se puede alcanzar cuando hay una relación directa entre la sociedad y sus representantes. Un entorno en el que la sociedad discute las ideas, piensa sobre las cosas, habla sobre los problemas y actúa sobre sus soluciones. Es imposible avanzar mucho asistiendo simplemente como espectador, o solamente criticando la manera como se suceden las cosas”.

 


1 https://tiny.cc/ColombiaEspacial y https://www.facebook.com/InstitutodeAstrofisicadeCanarias/posts/3475831452434234

Relacionados

2398,9,4509,683,4510

Un estudio hecho en Medellín encontró que a pesar de las inversiones en infraestructura los viajes a pie no aumentan. Las personas consideran que...

El 3 de julio se celebra el Día del Economista como un homenaje a los aportes que como profesionales hacen a la sociedad. Esta conmemoración no es...

La caracterización de perfil Philadelphia Like en pacientes con Leucemia Linfoblástica Aguda de precursores B (LLA-B) sería la primera en el país y...

Armados con la experiencia y el conocimiento en el campo médico y legal sobre patologías de origen laboral, asociaciones de trabajadores y...

Miles de millones de estos insectos llegarían a ser el alimento básico de aves, cerdos y peces de la industria agrícola del país, en desarrollo de un...

Consejo Editorial