Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
UN Periódico Digital

Resultados de Búsqueda:

UN Periódico Digital
Río Magdalena, patrimonio de la humanidad

El Magdalena, junto con su afluente principal, el río Cauca, conforman una cuenca hidrográfica de 272.000 km2 y un sistema fluvial de características únicas en el mundo, notable por su localización en el trópico y por sus singulares propiedades de producción hídrica y sedimentológica. La cuenca, que conforma apenas el 24 % del área continental del país, recoge el 85 % de su población, siendo Colombia el segundo país de Suramérica en número de habitantes, a pesar de ser apenas el cuarto en tamaño. La cuenca Magdalena-Cauca también es notable por su biodiversidad y producción ecosistémica, y por sus condiciones culturales, sociales y económicas, y define sin duda la nacionalidad del país.


Por estas razones, el río merece la atención mundial, para salvaguardar los recursos naturales de su cuenca y su medioambiente, y por ende para mejorar efectivamente la calidad de vida de los ciudadanos, complementando los índices económicos y las tasas de crecimiento internacionales, que no reflejan en verdadero valor los costos ambientales del desarrollo, críticos en un país de la riqueza ecosistémica de Colombia, cuya preservación está directamente relacionada con el bienestar de sus habitantes y su verdadero progreso.


Para juzgar la importancia socioeconómica, ambiental y cultural del gran río Magdalena, es necesario definir, al menos en un nivel general, los valores ambientales de los ríos entre los cuales están el agua potable, la irrigación, los problemas estéticos, su navegación y su servicio de recreación, entre otros1. Aunque en el caso del río Magdalena se han establecido algunas de sus singularidades físicas e hidráulicas, es importante hacer un recuento más detallado de todas sus características físicas, socioculturales y ambientales. (tabla 1)

El río Magdalena y su cuenca hidrográfica


La espina dorsal del subcontinente suramericano es la gran cordillera de los Andes, que discurre sin discontinuidad desde la Patagonia chilena hasta el Caribe colombo-venezolano, dando lugar al occidente a la estrecha pero importante comarca del océano Pacífico, caracterizada al norte por las selvas de manglares del Ecuador, Colombia y Panamá, y al sur por las playas semidesérticas del Perú y norte de Chile, y más allá por los fiordos y las costas rocosas del sur de Chile. Sin embargo, al oriente genera las enormes cuencas hidrográficas de tres de los ríos más grandes del mundo: el Amazonas, el Orinoco y el Paraná.


Al entrar en Colombia, a la latitud 1º55´N, la cordillera de los Andes se divide en el llamado “Nudo de los Pastos”, una intrincada masa montañosa, también generadora de vertientes fluviales de importancia, en tres ramales que definen el territorio de Colombia y conforman las dos grandes vertientes cordilleranas de los ríos Cauca y Magdalena, que confluyen en la latitud 8°55´N, para dar origen a la cuenca Magdalena – Cauca de 272,000 Km2, apenas el 24% de la superficie continental de Colombia. Aunque los dos ríos son diferentes morfo dinámicamente, las condiciones ambientales de sus cuencas son similares, y comprenden más del 85% de las zonas pobladas del país, en tanto que casi la totalidad del restante 15% de la población se localiza en el piedemonte occidental y oriental del sistema orográfico de las dos grandes subcuencas.
 

El Magdalena recorre de sur a norte toda la nación colombiana, tocando 22 de sus 32 departamentos, 728 de sus 1100 municipios, con 596 dentro de la cuenca específica del Magdalena.


La situación de Colombia dentro de la banda Tropical y aún de la más estrecha banda Ecuatorial, crean una serie de circunstancias que dominan su clima y su hidrología, produciendo la más alta pluviosidad del planeta, (zona de Urabá cerca de la frontera con Panamá), y hacen del Magdalena uno de los ríos más caudalosos del mundo, (con mayor producción de agua por unidad de área de su cuenca), con una producción de 29.6 lts/seg/Km2 contra 3229.6 lts/seg/Km2 del Amazonas, cuya cuenca es más de 350 veces más grande. Por otra parte, su producción de sedimentos llega a 661 Ton/Km2, la más alta de todos los ríos del mundo contra apenas 125 del Amazonas. (tabla 2)

Pero el Magdalena no solo es directamente la fuente primordial de agua potable, irrigación, generación de energía y abastecimiento industrial para más del 50 % de la población del país, sino que con su afluente principal, el río Cauca, y con otros 30 afluentes principales, hacen lo propio, como ya vimos, para el 85 % de la población colombiana.


De la misma manera, a todo lo largo de su recorrido el río y sus afluentes generan humedales, ciénagas y lagunas costeras de extraordinario valor hidrológico, geomorfológico, estético y productivo, que son la base de una de las mayores ecodiversidades del mundo. Destacamos aquí las ciénagas del Medio y Bajo Magdalena, el extraordinario mundo acuático de La Mojana, creado por las difluencias a partir del río Cauca y su unión con el Magdalena, la difluencia del canal del Dique, y la inmensa Ciénaga Grande de Santa Marta, una de las mayores lagunas costeras del mundo, con más de 480 km2 de espejo de agua y varias comunidades palafíticas de considerable singularidad3.

El río Magdalena también es la columna vertebral de la cultura, el desarrollo y la historia de Colombia. Aunque las grandes barreras orográficas, selváticas, fluviales y paludales mantuvieron a Colombia al margen de las fuerzas expansionistas de las grandes culturas maya (al norte) e inca (al sur), la misma posición geográfica del país, en la esquina nororiental de Suramérica, le permitieron albergar y desarrollar comunidades indígenas de innegable valor antropológico y cultural, que dejaron una imborrable huella tecnológica, artística y filosófica que aún hoy nos admira, nos reconforta y nos inspira.


Desde las ciudades indígenas de la Sierra Nevada de Santa Marta, con sus complejos sistemas de drenaje, y los campos de cultivo prehispánicos del bajo San Jorge4, difluente del río Cauca en la zona de La Mojana, al norte, hasta las singulares tumbas y estatuas ancestrales de Tierradentro y San Agustín, al sur, pasando por los observatorios muiscas de Boyacá, al centro, las culturas indígenas de la cuenca del Magdalena viven hasta nuestros días con sus restos monumentales de estatuaria, templos, alfarería y orfebrería únicos también en el contexto de las tribus indígenas americanas.


El Magdalena ya está amenazado por quienes quieren forzar usos del río para satisfacer solo las pretensiones económicas de unos pocos contra el bienestar de toda una nación. Las graves amenazas que se ciernen sobre el río son de tres tipos: las grandes presas construidas y las que están propuestas en el curso inferior de sus afluentes principales; la navegación industrial, basada primordialmente en el transporte masivo de derivados del petróleo y de la minería, además de insumos peligrosos de la agricultura; y la deforestación y el avance acelerado de la frontera urbana y de las grandes obras de infraestructura sobre las zonas de humedales y cuerpos de agua naturales, como la Ciénaga Grande de Santa Marta y la isla de Salamanca en la Costa Caribe.

Tanto la producción ecosistémica como el volumen de pesca han descendido notablemente y se han perdido especies animales y vegetales sin que los organismos de protección ambiental y las corporaciones que manejan las cuencas hidrográficas ejerzan un control efectivo del deterioro.


Por todo esto, recientemente la legislación colombiana inició el reconocimiento de derechos a los grandes ríos del país y a muchas especies de fauna en vía de extinción. Sería muy apropiado que el río Magdalena fuera reconocido como sujeto de derechos y protegido contra la depredación particular y gubernamental que lo acecha constantemente. El río debería ser estudiado y entendido por nacionales y extranjeros, y protegido como patrimonio especial de Colombia y de la humanidad.

 


1 Ordóñez, J.I., Duque, R. “Valores Ambientales en los Proyectos Fluviales, Uso y Abuso de los Ríos”. Memorias, XXVII Congreso Latino Americano de Hidráulica de la IAHR. Lima, Perú, Agosto 2016.

2 Milliman J. D., Arnsworth, K.L.“River Discharge to the Coastal Ocean-A Global Synthesis”. Cambridge University Press, 2011.

3 Milliman J. D., Arnsworth, K.L. “River Discharge to the Coastal Ocean-A Global Synthesis”. Cambridge University Press, 2011.

4 Parsons, James. 1966. Los campos de cultivo prehispánicos del bajo San Jorge. Revista Academia Colombiana de Ciencias. Vol. XII, No. 48.

Relacionados

1146,4153,4154,4155,4156

The Magdalena River is not only the main water current in Colombia, but also unique for its location, its water flow, and sediments, besides its...

Durante décadas, el complejo de bosques húmedos de la Ciénaga Grande de Santa Marta (Magdalena) ha sufrido las consecuencias del desarrollo vial de la...

¿Qué sucedería si la Central Hidroeléctrica de Ituango (Hidroituango) se rompe? Esa parece ser la pregunta que ronda por la cabeza de los colombianos...

Consejo Editorial