Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
UN Periódico Digital

Resultados de Búsqueda:

UN Periódico Digital
Remedio tradicional potenciaría fármaco contra la malaria

En su pequeña comunidad, ubicada en el kilómetro 7 en la vía Leticia-Tarapacá (Amazonas), él y su esposa colectan y cultivan en la chagra plantas a las que les dan usos medicinales. Sacha inchi, jidoro y druma son, entre otras, las especies que aprovechan para tratar desde fiebres y otras dolencias hasta para tatuarse la piel a la hora de realizar sus rituales y cantos.
 

Una de estas plantas, identificada científicamente como Curarea toxicofera pero llamada bejuco de llaño entre la comunidad amazónica, es utilizada para tratar la fiebre, los escalofríos y otros malestares que produce la malaria. Para preparar el remedio, el abuelo cocina esta planta durante media hora, hasta que el agua toma una coloración rojiza; después la suministra al paciente durante tres días y cada 12 horas, según su mejoría.

Puedes leer: Hacia un tratamiento menos invasivo contra la tuberculosis.
 

El nombre del abuelo huitoto se incluyó en el artículo publicado por el Grupo de Investigación en Farmacología de la Medicina Tradicional y Popular (Fametra), de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), que dirige el profesor Giovanny Garavito, quien junto con sus estudiantes viene trabajando con esta comunidad para evaluar en laboratorio el potencial efecto biológico de algunas plantas medicinales.
 

Aunque la comunidad consume su remedio, también ingiere los medicamentos convencionales que les suministra el hospital local, por lo que los investigadores de la Universidad se dieron a la tarea de estudiar la actividad biológica de la planta utilizada en la infusión y de valorar su interacción cuando se consume a la par con cloroquina (fármaco utilizado para tratar la malaria causada por el parásito Plasmodium vivax, en zonas donde aún es sensible) y artesunato (derivado de la artemisinina que se usa para tratar la malaria causada por Plasmodium falciparum).
 

Probados en laboratorio


Para el estudio, primero se escogieron los tres remedios más usados dentro de la comunidad y se determinó que el bejuco presentaba mayor actividad, por lo que se liofilizó (técnica de deshidratación por frío utilizada en la industria alimentaria) para estabilizarlo químicamente.
 

Después estos “fueron evaluados en un modelo de cultivo de P. falciparum, in vitro y en ratones, en un modelo que simula las condiciones de malaria en humanos”, relata el docente.

Posteriormente, durante su trabajo de maestría, la estudiante Yinneth Victoria Rodríguez combinó en laboratorio el remedio tradicional con el artesunato y evidenció que no hay interacción, es decir que el primero no afecta al segundo y viceversa.
 

Sin embargo, al hacer la misma combinación con cloroquina, encontraron que al parecer hay algo en el remedio que potencia la actividad del fármaco convencional frente al Plasmodium. Este hallazgo los llevó a realizar la misma experimentación en el modelo de ratones con una malaria causada por Plasmodium berghei, la cual genera una sintomatología y una parasitemia –presencia de parásitos en la sangre– que permite cuantificarla.


Puedes escuchar: El ordenamiento territorial podría ayudar con el desabastecimiento hídrico.
 

Al hacer la cuantificación, el equipo investigador notó que la combinación con artesunato se mantenía indiferente, lo que significa que las personas pueden consumir tanto el remedio tradicional como el medicamento convencional, sin que estos se afecten mutuamente.
 

No obstante, cuando administraron la mezcla de cloroquina más el remedio tradicional confirmaron que se presenta una actividad significativamente superior que la lograda cuando se administran por separado.
 

La investigadora María Helena Arias ha seguido trabajando sobre dichos resultados y ha obtenido otros datos muy importantes. Al respecto, el profesor Garavito destaca: “hemos visto que cuando almacenamos el remedio por dos años, pierde la actividad, pero cuando es usado con la cloroquina mantiene la potenciación del medicamento, lo que muestra que la molécula que hace la interacción con la cloroquina es bastante estable”.
 

Protección intelectual


Los hallazgos permitieron que la revista científica Journal of Etnopharmacology publicara este trabajo, en el cual se reporta el aporte del abuelo huitoto. “Este reconocimiento busca la protección del conocimiento tradicional, algo difícil, pues aunque la propiedad intelectual protege bienes tangibles, no lo hace con el conocimiento tradicional, que es intangible”, afirma el docente.
 

Agrega que “la mejor manera de proteger el conocimiento tradicional es publicando los resultados, de manera que si alguien quiere, en cualquier lugar del mundo, patentar algo relacionado con este remedio, el observador de patentes advierta que no hay una altura inventiva, porque eso ya se había investigado”.
 

En ese sentido, recuerda que las especies vegetales no son susceptibles de ser patentadas, pero los procedimientos por los cuales se aíslan los compuestos activos sí pueden ser objeto de protección intelectual. “Lo importante en este caso es que la Universidad le hace reconocimiento a la comunidad”, subraya.
 

Además: La pandemia desnuda el grado de desigualdad regional


Explica además que al mencionar al abuelo huitoto en el trabajo, si se llegara a obtener un tipo de protección intelectual y llevar al mercado un nuevo producto, sería viable que la comunidad solicite beneficios. Pero como se trata de investigaciones que son a muy largo plazo, el equipo investigador ha contemplado retribuciones más inmediatas para la comunidad, por su colaboración en estos estudios.

Por ejemplo, en este momento se prepara una cartilla con las plantas más promisorias cultivadas por los indígenas y también se les ha apoyado en charlas sobre el manejo de basuras que llegan derivadas de productos del comercio local. Son aportes de extensión solidaria de la unal, que además construyen confianza entre comunidades que, como la del abuelo Hitoma Safiama, muy pocas veces reciben reconocimiento por su saber ancestral.


“Muchos llegan y se van y nosotros nunca nos enteramos de qué pasó, si sirvió o no; y muchos han logrado cosas y a nosotros no nos cuentan”, dice el abuelo, quien después de un trabajo conjunto le ha dado a la academia temas para un sinnúmero de investigaciones sobre la amplia biodiversidad que alberga la Amazonia.


Por ejemplo, en su tesis de maestría, la estudiante Zully Johana Rodríguez valoró dos métodos de extracción de la especie vegetal, y en laboratorio estudió cualitativamente tanto sus metabolitos como la actividad biológica, demostrando que el remedio del abuelo se puede reproducir en laboratorio con un mejor rendimiento, dado que los métodos convencionales de extracción son más depurados.


También avanza la tesis de doctorado de Jorge E. Hernández, con la cual se busca obtener fracciones activas y quizás compuestos puros de la misma planta utilizada para tratar la malaria.Son estudios que cuentan con el apoyo de la comunidad Hitoma, uno de los pocos grupos que aún mantienen el equilibrio ecológico a través de su chagra.

Relacionados

3558,3559,3560

In a joint research project between the academia and the native indigenous community of the Colombian Province of Amazonas discovered the biological...

Consejo Editorial