Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
UN Periódico Digital

Resultados de Búsqueda:

UN Periódico Digital
¿Qué es el gas líquido y para qué sirve?

“En el proceso de licuefacción, el gas metano se lleva a -161 oC, con lo que se vuelve líquido, ocupa menos volumen y se puede transportar fácilmente. Por ejemplo, si sucede un accidente los daños son menores, pues simplemente se evapora”, destaca el profesor titular del Departamento de Ingeniería Eléctrica y Electrónica.
 

En su estado líquido, el gas solo se usa para transportarlo, pues cuando llega al sitio de consumo es necesario regasificarlo para que se pueda emplear en procesos industriales, hidroeléctricas, consumo en los hogares y gas natural vehicular.
 

El grupo de investigación E3P de la UNAL Sede Manizales aborda problemáticas asociadas tanto con las políticas energéticas como con aquellas atadas a la educación en ingeniería, con una mirada transdisciplinar a partir de tres líneas de investigación básicas: mercados energéticos; regulación y políticas energéticas; y educación en ingeniería.
 

La licuefacción se inventó hace unos 100 años, y hacia la década de 1950 el gas natural licuado estaba en gran parte del mundo.

Relacionados

3922,3923,3924,9,661,3925

Los agujeros negros son los restos fríos de antiguas estrellas que están en un espacio tan pequeño que ninguna partícula material puede salir de allí,...

A mediados de junio la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) le entregó al Ministerio de Justicia el primer borrador de un nuevo Código Civil para...

Germán Bula Hoyos fue un costeño nacido en San Juan de Sahagún, Córdoba, hijo de la universidad pública con costumbres paisas porque estudió Derecho...

Mediante la colaboración con organizaciones locales, regionales, nacionales e internacionales, comunidades víctimas de distintos conflictos en Guapi...

Así lo expresó el profesor Luis Ignacio Aguilar, de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), en el programa U...

Consejo Editorial