Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
Periódico UNAL

Resultados de Búsqueda:

Periódico UNAL
¿Por qué el telescopio espacial James Webb es tan importante para la astrobiología?

El JWST, uno de los mayores logros de la ingeniería, fue lanzado al espacio exterior después de ubicarlo a 1,5 millones de kilómetros de la Tierra en dirección opuesta al Sol, en lo que se conoce como punto 2 de Lagrange (L2). El lanzamiento se hizo desde el Puerto  Espacial Kourou (Guayana Francesa), a bordo del cohete Ariane 5.

 

Dicha ubicación era ideal, ya que, como fue demostrado por el astrónomo francés Joseph-Louis Lagrange, en esos puntos (5 en total), la acción del campo gravitacional del Sol es igual al de la Tierra, por lo que un cuerpo de menor masa, como el JWST, quedará en equilibrio gravitacional moviéndose junto a la Tierra alrededor del Sol. 

 

El JWST es tecnológicamente más avanzado que sus predecesores, como el icónico telescopio espacial Hubble. Además, gracias a su espejo compuesto que recibirá más cantidad de radiación, podrá “ver” más lejos en el espacio, permitiéndole descubrir planetas similares a la Tierra orbitando alrededor de otras estrellas. De hecho, proporcionará los datos necesarios para identificar indicios de atmósferas y otros parámetros planetarios asociados con la presencia de vida. 

 

¿El telescopio espacial James Webb es el más grande de todos los telescopios? La respuesta es no. A pesar de estar compuesto de espejos hexagonales seccionados, que le permitirá doblarse como si se tratara de una figura de origami, en la superficie terrestre existen observatorios astronómicos cuyos telescopios superan en diámetro al espejo principal del James Webb. 

 

La gran ventaja que tiene entonces este telescopio espacial es que al estar en el espacio y no tener que lidiar con la atmósfera de la Tierra, no tendrá un obstáculo que le dificulte observar cuerpos lejanos y débiles.

 

Dentro de los objetivos principales que buscará cumplir el equipo del JWST está el de detectar la radiación de las primeras galaxias que se formaron en el universo. 

 

Para lograr esto era necesario tener un espejo mucho mayor que el del actual telescopio espacial Hubble y además mantener los instrumentos y otros sensores a bordo a temperaturas cercanas a los -240 oC. Para mantener estas temperaturas, el telescopio espacial tiene un protector solar que es un poco más grande que una cancha de voleibol, que cumple la función de “sombrilla” o de crema para el sol factor 1 millón. 

 

James Webb y la búsqueda de vida en otros planetas

 

Las características técnicas del JWST no destacan solo por su tamaño (más grande que el Hubble) y su capacidad de observar objetos muy distantes. 

 

Desde la perspectiva de la astrobiología, la labor que desempeñará este telescopio espacial es fundamental para responder los interrogantes que han cautivado a la humanidad desde tiempos inmemoriales.

 

Los datos proporcionados por el James Webb les ayudarán a los científicos a conocer las ubicaciones de exoplanetas con características similares a la Tierra que puedan ser considerados como potencialmente habitables. Esto facilitará diseñar un mapa de los lugares del Universo con interés astrobiológico para estudiarlos con más detalle por futuros observatorios espaciales. 

 

VIDEO. Así fue el lanzamiento del telescopio espacial James Webb

El telescopio espacial podrá detectar no solo exoplanetas en otros sistemas solares, sino también observar las diferentes etapas de formación de sistemas planetarios. Esto ayudará enormemente a los científicos, ya que, al observar estas diferentes etapas, es como tener las piezas del rompecabezas para comprender los procesos de formación de nuestro sistema solar que ayudarán a establecer modelos de formación planetaria mucho más cercanos a la realidad.

 

Además determinará la composición de las atmósferas planetarias de cuerpos rocosos similares a la Tierra que estén ubicados a determinadas distancias de sus estrellas huésped en busca de biomarcadores. 

 

Los biomarcadores incluyen procesos o estructuras químicas, morfológicas, sedimentarias o isotópicas que son biogénicos, es decir que su origen es biológico, los cuales son detectables y se utilizan para inferir la presencia de vida pasada o presente en el cuerpo que se esté estudiando. Esto no solo aplica para lunas o planetas del sistema solar o exoplanetas, sino que también es aplicable al estudio de la emergencia de la vida en la Tierra hace miles de millones de años.

 

Por último, la identificación de posibles biofirmas, que no son más que todos los posibles rastros dejados por los seres vivos, serán un punto álgido de este proyecto científico. 

 

Aunque existe una dificultad inherente entre discriminar posibles rastros inequívocos de posibles organismos vivos, el trabajo mancomunado y multidiscplinar permitirá tener una comprensión más amplia de estos posibles rastros de vida que se llegaran a detectar en exoplanetas.

 

Sin duda alguna esta es una gran época para estar vivos, sorprendernos y disfrutar de los avances tecnológicos y científicos que nos brindan estas nuevas ventanas de observación al universo.

Relacionados

5536,5537,5538
No hay noticias disponibles.
Consejo Editorial