Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
Periódico UNAL

Resultados de Búsqueda:

Periódico UNAL
¿Por qué Cali es la sucursal de la protesta? Más allá de los lugares comunes

Aunque hasta hace pocos días la mayoría de los colombianos desconocía e ignoraba la situación de Cali, esta no es nueva pues hace décadas golpea con fuerza y demanda nuestra atención para presentarnos una dramática situación de conflicto que está escalando rápidamente, de difícil diagnóstico y que no parece tener una solución sencilla e inmediata en un futuro próximo.


Algo seguro es que las raíces y el entendimiento de los factores que han causado la explosión social que viven Cali y sus municipios aledaños en este momento no se agotan solo en el análisis individual de situaciones de conflicto como “la inequidad y la pobreza”, “la polarización política” o “los efectos negativos y económicos de la pandemia”, entre otros; es más bien una compleja e imbricada relación de múltiples factores que corresponden a aspectos territoriales y deudas históricas de la ciudad y del país.
 

Factor territorial: Cali es Cali, lo demás se ignora


Cali debe ser comprendida como una “ciudad-región ampliada”, con unas dinámicas socioterritoriales complejas que se articulan actualmente en el eje “Cali-Buenaventura”. Las dos ciudades tienen en común ser las hermanas “ricas” en una región pobre, que contienen identidades étnico-culturales y problemáticas sociales y económicas del sur del Pacífico, del norte del Valle y del Cauca.
 

Puedes leer: Protestas y estallido social: ¿qué está pasando en Cali?.
 

Así, la región es el resultado de diferentes dinámicas histórico-económicas marcadas por diversas disputas territoriales que inician en la colonia con la coexistencia de comunidades indígenas, asentamientos españoles y enclaves esclavistas afrodescendientes. Continúa en la historia del país con el establecimiento de las grandes haciendas, la agroindustrialización del Valle y las posteriores dinámicas de narcotráfico y conflicto armado.

La distribución demográfica del área urbana de Cali evidencia la organización poblacional de ciertos sectores socioeconómicos de la ciudad en relación con el desempleo y las carencias habitacionales; esto en razón de que las zonas con mayor desigualdad dentro del perímetro de la capital valluna coinciden con la mayoría de los puntos de concentración en convocatoria del paro nacional del 28 de abril1.

Según lo anterior, en su informe de enero del presente año sobre los desafíos para la reducción de la pobreza2, el DANE expone que la focalización de las áreas con más carencias se ubican en los límites occidentales y orientales, zonas en donde también se encuentran los mayores índices de desigualdad en términos de tasa de desempleo y de hogares con indicadores de pobreza multidimensional y de analfabetismo, que además condensan un porcentaje alto de densidad poblacional de la ciudad3. Tal es el caso de Siloé, comuna ubicada a la falda de los cerros occidentales de la ciudad, y que además de su histórica marginalización ha vivido uno de los episodios más violentos durante las jornadas de manifestaciones.
 

Factor social: del Puerto para allá Aguablanca, del Puerto para acá está Cali


El sistema de exclusión en la ciudad (basado en una segregación étnica, racial y de clases) se hace presente en el marco del paro nacional. Esto se debe, entre otros elementos, a que históricamente fue el centro urbano al que migraron muchas de las poblaciones vallecaucanas, tolimenses, huilenses y algunas antioqueñas por la violencia4 y el conflicto armado interno, lo cual ha tenido correlación con el desarrollo económico de la ciudad5.
 

Estas migraciones también causaron que se iniciara un proceso en el que las mejores zonas fueron asignadas para la venta a los sectores pudientes, mientras que las zonas menos atractivas fueron destinadas históricamente a la construcción de viviendas de interés social y de autoconstrucción6.

En Cali se ha generado una diferenciación entre aquellos que tenían acceso a recursos y características homogéneas (élite blanca o mestiza, mayoritariamente católica, propia de la región y políticamente arraigada a las tradiciones), en relación con los sectores de la ciudad marginados y heterogéneos (diversos étnica y culturalmente, desplazados de diferentes partes del país). Esta brecha ha aumentado, haciendo que entre sectores de la ciudad los vínculos se vean limitados por barreras que se han construido en el actuar colectivo.
 

Por esto, la capital del Valle está organizada socioespacialmente en grandes bloques o “corredores” donde la población pobre está densamente concentrada en dos bandos periféricos: los barrios de la franja este y aquellos que se extienden sobre las zonas montañosas del oeste. Las clases medias se ubican en el centro y en las comunas pericentrales, mientras que las clases acomodadas se posicionan en el corredor norte-sur y representan los territorios menos densamente poblados7.

Factores económicos: si la pobreza va aumentando, es mi Cali bella que vas atravesando


Según el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE) para 2019 la línea de pobreza en el país fue de 327.674 pesos8, lo que significa que en Colombia una persona se considera pobre si tiene ingresos mensuales menores a esta cantidad, y no lo es si son mayores. Esto resulta insólito si se tiene en cuenta que este monto no representa ni la tercera parte de un salario mínimo legal vigente en el país, e incluso este siempre ha sido cuestionado por las centrales obreras y diferentes sectores de la sociedad colombiana por no alcanzar a cubrir de forma digna las necesidades básicas de una persona.


Puedes ver: “Estamos viviendo una movilización democrática intensa y diversa”.
 

Si al anterior desolador panorama nacional se le suma el hecho de que en Cali la tasa de pobreza en el primer trimestre de 2021 aumentó el doble que la tasa nacional, llegando a un 36,6 %, y el número de pobres aumentó 67 %, es decir más del triple de lo que ocurrió en el resto del país9, se puede entender parte de la indignación social expresada en las recientes movilizaciones que han tenido lugar en todo el país y que han estado acompañadas con bloqueos en la capital del Valle del Cauca.


De igual forma, algunas de las principales reivindicaciones de la población caleña, en especial de la juventud, tienen como trasfondo la inversión económica en programas sociales para la generación de oportunidades que les permitan tener un mejor nivel de vida. Es así como la renta básica universal, la gratuidad de la educación superior y el acceso al mercado laboral en condiciones dignas, son algunas de las principales peticiones10.


Factores de violencia: si huele a drogas, desplazamientos y violencia…Usted está en una parte de Cali, aunque no se vea.

Cali es una de las ciudades más golpeadas por la violencia: por un lado, el conflicto armado interno convirtió la región en una importante zona de disputa; por otro, el centro urbano presenta un elevado índice delincuencial a raíz de las múltiples organizaciones armadas y bandas criminales que operan bajo este territorio, arrojando así, para el 2020, una tasa de homicidios de 47,9 casos por cada 100.000 habitantes11, siendo la más alta del país. Estas conflictivas dinámicas que acontecen al interior de la ciudad obedecen en primera instancia, a unas condiciones geográficas que propician el desarrollo del narcotráfico, siendo un punto clave en la ruta del tráfico de drogas y en el transporte de mercancías para todo el país debido a su cercanía con el puerto más importante de Colombia: Buenaventura. Por todo esto, se identifican tres factores y dos catalizadores explicativos de gran incidencia sobre este estallido social.


Tales factores refuerzan las problemáticas históricas que ha vivido la ciudad y el país, constituyendo de esta manera parte del desarrollo de la violencia estructural en Colombia, y permitiendo la generación y propagación de expresiones de violencia directa, la cual se replica en el paro como la forma de tramitar los conflictos sociales, políticos y económicos. Se pueden diferenciar entonces la presencia de tres factores de violencia que se desprenden del contexto de la capital vallecaucana: uno, las dinámicas de narcotráfico; dos, la presencia de actores del conflicto armado interno; y tres, el desplazamiento forzado y sus implicaciones urbanas. Igualmente hay que mencionar la existencia de dos catalizadores que potencian precisamente el impacto de dichos factores en la ciudad, los cuales corresponden a la deficiencia de unas políticas sociales y la falta de oportunidades.


Como primer factor de violencia — y sin duda el más importante — están aquellas dinámicas del narcotráfico que se desarrollan tanto a lo largo de todo el territorio caleño, como a sus alrededores. Estas dinámicas inciden de manera directa sobre los otros dos factores que hemos tenido en cuenta y, por tanto, debemos abordar a este primer factor de violencia como un eje transversal que se relaciona con cada uno de ellos. El tráfico de drogas funciona como un motor que dinamiza gran parte de los problemas sociales que inciden sobre la sultana del Valle en la actualidad, por lo que al hablar de la capital del Valle del Cauca obligatoriamente se debe hablar del narcotráfico que la hostiga.


Al mencionar el segundo factor de violencia en Cali, nos referimos al conflicto armado que ha existido históricamente en las zonas del Valle del Cauca, Cauca y Chocó. Tal conflicto que arremete contra la población de estos territorios a través de actores armados ilegales como las disidencias de las FARC, el ELN y algunos grupos paramilitares, ha servido como reproductor de dinámicas de violencia al interior de la ciudad que se manifiestan bajo escenarios donde existen, principalmente, el microtráfico y el comercio ilegal de armas.


Producto de los dos primeros factores de violencia, el tercer factor hace referencia a los grandes flujos de desplazamiento forzado que se reproducen al interior de la ciudad y que, frente a una ausencia estatal en cuanto a la ineficiencia de las políticas sociales implementadas  —como primer dinamizador—, abre paso a una violencia de tipo estructural que le asigna a la población desplazada asentada en Cali unas pésimas condiciones de vida.

¡Cali!, luz de un nuevo cielo


De esta manera, en Cali se presentan un conglomerado de factores que han confluido de manera histórica, acumulando demandas sociales que no han sido escuchadas. Este paro es la visibilización de todas estas problemáticas que han crecido de manera clandestina a los ojos del país y, más preocupante, de la propia ciudad; pero que reflejan muchas de las razones por las cuales la capital del Valle es hoy la sucursal de la protesta colombiana.


No se puede dejar pasar que Cali ha sido el mejor escenario del despliegue de procesos contradictorios en medio de la actual coyuntura. Por un lado, la sociedad caleña, en especial la juventud, se ha movilizado de manera masiva a la calle con muestras de creatividad, arte y ritmos variados, mostrando esa diversidad que tiene la capital valluna y haciendo honor de su merecido título de capital mundial de la salsa. Hay un importante proceso de fortalecimiento democrático que no se puede eludir, en el cual, de manera pacífica, diferentes sectores sociales (destacando, nuevamente, el papel de los jóvenes) que no han sido escuchados, buscan que se atienda a las demandas de los excluidos en este centro urbano. El silencio de los caleños se rompió poco a poco para hoy intentar resolver los problemas históricos que se han gestado en la ciudad.


Por otro lado, esto contrasta con los actos de violencia realizados por un grupo de manifestantes, ciudadanos inconformes con el paro y el exceso al uso de la fuerza de la Policía. Los tres fenómenos (diferentes entre ellos) han encontrado en los problemas caleños un asidero para expandirse y manchar las manifestaciones sociales, poniendo en riesgo la vida de cientos de personas. Los tres, contrario al primer escenario, preocupan a la democracia, dado que favorecen la resolución violenta de las demandas sociales y crean nuevos ciclos de confrontación.

La única alternativa que se avizora en el panorama es la resolución de todos los problemas que se han hecho visibles en este periodo en la ciudad de la resistencia (como la han dado en llamar los manifestantes de diferentes partes del país). De la capacidad para que la institucionalidad le pueda hacer frente a las demandas sociales de la sultana del Valle, depende la posibilidad de resolver conflictos históricos en el interior del país. Las esperanzas y miedos de toda Colombia residen en los hechos ocurridos en Cali.

 

“Recordar todo, pero no en silencio
como extraños los caleños se sienten
paso a paso detallan
con cinismo comparan
y esa duda que los mata
y que asalta, que atenaza
los sentidos los vulnera
los tortura los delata
y no saben si es mejor
el silencio o la marcha”.

 


* Farid Camilo Rondón Raigoza, Bryan Castaño Oviedo, Julián Camilo Sandoval Blanco, Neider Neil Mora Riapira, Cristian David Vanegas Urrego, René Óscar Esteban Novoa Izaquita, Álvaro Frías Cruz y Lina Facio Lince Betancourt. Profesor Alejo Vargas, director del Grupo de Investigación en Seguridad y Defensa, Universidad Nacional de Colombia (UNAL).

1 Ovalle, J. [@JorgeOvalleB]. (18 de mayo de 2021). ¿Porque el estallido social en #CALI? lejos de la idea miope de la infiltración insurgente del #ParoNacional que plantea #Duque, acá los factores reales. Los + de 21 ptos de concentración se ubican en zonas donde el desempleo creció más del 20% en 2020 respecto a 2019. [Tweet]. Twitter. https://twitter.com/JorgeOvalleB/status/1394666745294696457

2 DANE (2021). La información del DANE en la toma de decisiones de las ciudades capitales. Recuperado de: https://www.dane.gov.co/files/investigaciones/planes-desarrollo-territorial/220120_Info_Regional_CALI.pdf

3 Alcaldía de Santiago de Cali. (2019). Cali en cifras 2018-2019. Recuperado de: https://www.cali.gov.co/planeacion/loader.php?lServicio=Tools2&lTipo=descargas&lFuncion=descargar&idFile=41162

4 Cruz, A. L. (2014). Perfiles históricos de la violencia en Cali. Ciudad Paz-ando, 2(1), 56-74.

5 Guzmán, Á., Rodríguez, A. y Muñoz, N. (2018). Cali y la violencia paramafiosa. En: Violencia en cinco ciudades colombiana a finales del siglo XX y principios del siglo XXI (pp. 624-793). Cali: Programa Editorial-Universidad Autónoma de Occidente.

6 Barbary, O. (2004). El componente socio-racial de la segregación residencial en Cali. En: Barbary, O y Urrea, F. Gente negra en Colombia: Dinámicas sociopolíticas en Cali y el Pacifico (pp. 157-194). Medellín: Editorial Lealon, Cidse, Univalle, Colciencias

7 Barbary, O. (2004). El componente socio-racial de la segregación residencial en Cali. En: Barbary, O y Urrea, F. Gente negra en Colombia: Dinámicas sociopolíticas en Cali y el Pacífico (pp. 157-194). Medellín: Editorial Lealon, Cidse, Univalle, Colciencias.

8 DANE. (13 de 10 octubre de 2020). Departamento Administrativo Nacional de Estadística . Obtenido Recuperado de https://www.dane.gov.co/files/investigaciones/condiciones_vida/pobreza/2019/Boletin-pobreza-monetaria_2019.pdf

9 Galvis, M. C. (Mayo de 2021). Portafolio. Recuperado de https://www.portafolio.co/opinion/mauricio-cabrera-galvis/que-pasa-en-cali-2-paro-nacional-2021-551776

10 Ospina, S. (19 de mayo de 2021). Más allá de las manifestaciones: ¿Qué piden los jóvenes que protestan en Cali? (W. Radio, Entrevistador).

11 Observatorio de seguridad (2021). Informe de seguridad y convivencia de Cali  2020 (informe nro. 1) Santiago de Cali: Alcaldía de Santiago de Cali.

Relacionados

2664,4948,2581,4101,4964

El estallido social que inició a raíz de una fallida reforma tributaria ha dejado ver que el descontento no era solo por esta nueva regla fiscal sino...

Es probable que hablar de segregación remita al término “racial” y que evoque regímenes como el apartheid en Sudáfrica o la insistente lucha de los...

En el marco del paro nacional por el que atraviesa Colombia es necesario debatir un concepto que ha sido posicionado mediáticamente y que ha conducido...

Las protestas y movilizaciones sociales que se presentan en Colombia desde el 28 de abril representan un desafío en todos los sentidos para la...

Así resume el profesor Rodrigo Uprimny –catedrático emérito de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL)– las protestas que se presentan en Colombia...

Consejo Editorial