Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
UN Periódico Digital

Resultados de Búsqueda:

UN Periódico Digital
Pandemia: entre la democracia, la solidaridad y la infamia

Después de su reticencia a tomar medidas, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, anunció que levantará las medidas de aislamiento, pues “perdemos miles y miles de personas cada año debido a la gripe.No apagaremos el país. Perdemos más personas en accidentes automovilísticos y no por ello les decimos a las compañías automotrices que paren la producción de carros. Necesitamos regresar a trabajar”(Fox News, marzo 24). Y en esa misma línea el vicegobernador de Texas, Dan Patrick, sostuvo que los abuelos deberían estar dispuestos a arriesgar la supervivencia a cambio de mantener a Estados Unidos.
 

Puedes ver: El coronavirus y el dólar.
 

Por su parte, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, dijo el 24 de marzo en el discurso oficial desde el Planalto, que “nuestra vida tiene que continuar. Los empleos deben ser mantenidos. El sustento de las familias debe ser preservado. Debemos volver a la normalidad; además, si el grupo de mayor riesgo es el de las personas mayores de 60 años, ¿entonces por qué cerrar escuelas?”.
 

Abusando de información privilegiada conocida antes de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declarara el COVID-19 como pandemia, dos senadores republicanos de Estados Unidos, Richard Burr y Kelly Loeffler, vendieron sus acciones a mediados de febrero, antes de que se desplomaran los mercados.
 

Es este individualismo abusivo el que hace recordar el memorando sobre liberalización comercial escrito por el economista Lant Pritchett y firmado por Lawrence Summers, el jefe del Banco Mundial (BM), en el cual mencionan las ventajas económicas de exportar los residuos contaminantes a países pobres, pues de todas formas sus pobladores vivirán menos tiempo.
 

Al evaluar las consecuencias de la actual pandemia, el historiador Yuval Noah Harari, profesor en la Universidad Hebrea de Jerusalén, advirtió que la tormenta pasará, pero las decisiones que tomemos ahora pueden cambiar nuestras vidas, pues decisiones que en tiempos normales tomarían años de debate se toman en horas, porque el riesgo de no hacer nada es mayor; finalmente las medidas tomadas en emergencia tienden a permanecer.
 

Mientras la mayoría de los análisis durante la emergencia se ha limitado al ámbito económico –por ejemplo hablan sobre la evaluación de las políticas fiscales y cambiarias– hasta ahora hay menos estudios acerca de los impactos sociales de la pandemia, la cual afectará más a los pobres, quienes son más propensos a sufrir enfermedades crónicas como diabetes o enfermedades cardiovasculares.
 

Puedes escuchar: Trabajadores informales, los más damnificados por la crisis económica del COVID-19.
 

Existe un vínculo entre la propagación de la pandemia y el agravamiento de la desigualdad.


Otras medidas
 

El rezago en el desarrollo económico y social de la América Latina hace difícil la lucha contra el virus, pues las brechas sociales y las falencias en los sistemas de protección social dificultan la prevención y el control de la enfermedad. Esta crisis afectará las cadenas de valor, y todos los Gobiernos implementan medidas para contener la propagación del virus y mitigar los profundos choques económicos que provocará.

El Sistema de la Reserva Federal de Estados Unidos (FED) y el Banco Central Europeo (BCE) han reducido sus tasas a niveles cercanos a cero y han anunciado compras masivas de deuda pública y de bonos corporativos (sin límites en el caso de reserva), y líneas de crédito para apoyar al sector privado. Pese a estos esfuerzos, las medidas financieras parecen insuficientes ante la magnitud de la caída del aparato productivo.
 

En esta medida, los esfuerzos de los Gobiernos son más necesarios que nunca para contener la crisis, pues los alivios del sector financiero no serán suficientes para compensar el marchitamiento de la actividad productiva. El Congreso de los Estados Unidos tramita un proyecto de ley por 2 billones de dólares que proporcionará 500.000 millones de dólares en préstamos a grandes empresas y regiones afectadas y 350.000 millones de dólares en ayudas a pequeñas empresas. Se trata, sin duda, del plan de estímulo fiscal más grande en la historia de este país.
 

Cabe resaltar las iniciativas de organismos multilaterales como el BM, que aprobó un presupuesto de 14.000 millones de dólares y otros 50.000 millones de dólares del Fondo Monetario Internacional (FMI) para hacerle frente a esta pandemia, además de su llamado a la suspensión de pagos de países en vías de desarrollo a los acreedores de su deuda externa para que estos recursos sean empleados para combatir el virus.
 

Puedes leer: Propuestas para mitigar los efectos socioeconómicos por el COVID-19.
 

Al analizar la pandemia, el profesor Harari contrasta las alternativas entre empoderamiento ciudadano o vigilancia totalitaria, pues por primera vez en la historia existe la posibilidad, gracias a la internet, de monitorear a todo el mundo las 24 horas del día. Y como las medidas temporales tienen el mal hábito de permanecer luego de la emergencia, recomienda proteger la salud y detener la epidemia, no mediante la consolidación de regímenes totalitarios vigilantes sino empoderando a los ciudadanos, y reconstruir la confianza de la gente en la ciencia, en las autoridades públicas y en los medios, y convoca a utilizar la nueva tecnología, “pero para empoderar a los ciudadanos” (El mundo después del coronavirus).
 

En tiempos de crisis aflora lo mejor y lo peor de la naturaleza humana: en Auschwitz, después de una fuga se seleccionaban prisioneros al azar para ser ejecutados. En 1941 el sacerdote polaco Maximiliano Kolbe tomó voluntariamente el lugar de uno de un condenado, a quien no conocía. Dio un paso adelante diciendo: “no tengo a nadie. Soy un sacerdote católico”. Y murió por el otro preso.
 

En medio de la actual pandemia en Italia, el país más afectado, el sacerdote Giuseppe Berardelli murió luego de cederle su respirador a un joven a quien no conocía. Tal vez así sea el mundo después del coronavirus.

Relacionados

3209,2946,3047,3048,3210

En Colombia se consideran como residuos peligrosos los elementos de bioseguridad que se usan durante una pandemia, como tapabocas de un solo uso,...

Las políticas públicas median entre valores que existen en una sociedad, pues si bien se apoyan en conceptos de expertos, finalmente son productos...

Al comienzo de la pandemia surgieron reportes internacionales que señalaban que los niños no eran un alto foco de contagio de COVID-19; aun así, los...

Para enfrentar la pandemia por el COVID-19, los Gobiernos han tomado diferentes medidas, muchas de ellas sin precedentes, como brindar apoyo a los...

Las comunidades indígenas ocupan el 60 % del territorio colombiano, el cual posee un cúmulo de recursos biológicos y áreas geográficas diversas como...

Consejo Editorial