Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
Periódico UNAL

Resultados de Búsqueda:

Periódico UNAL
Modelo matemático con drones ampliaría programas de vacunación en zonas apartadas

Según datos del Banco Mundial (BM) y de la Comisión de Salud Global de Lancet, en Colombia mueren alrededor de 22.000 personas al año por fallas en la atención en los servicios de salud, y 12.000 más porque no tienen acceso. Chocó es uno de los departamentos que vive esta realidad. Según un diagnóstico de la Cruz Roja Internacional de 2016, “la calidad del servicio de salud en el departamento del Chocó es muy mala, pues no se tiene los medios y no se hace mantenimiento oportunamente; no hay agua potable y los médicos que prestan sus servicios están en el año rural y no tienen la suficiente experiencia para atender los casos que se presentan. Se han visto casos en que los médicos han fallado y mueren los pacientes”1.
 

En su zona costera, los altos niveles de ruralidad, pobreza y poca infraestructura en el sector de la salud son latentes. Además se presenta dispersión poblacional (las viviendas están muy separadas entre sí) y pluricultural, pues el 82,7 % de sus habitantes son afrodescendientes y el 11,9 % indígenas y se caracteriza por tener altas tasas de morbilidad y mortalidad.
 

Este panorama llevó a la ingeniera industrial Catalina Moreno Castro, estudiante de la Maestría en Ingeniería Industrial con enfoque en Logística de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), a investigar la dinámica de los medios de distribución necesarios para llevar a cabo el procesode suministros de vacunas en el Chocó y a diseñar una estrategia que reduzca el tiempo de distribución y maximice la cobertura de la demanda de los medicamentos.
 

Consulta aquí el especial: Golfo de Tribugá: gente de agua, selva y resistencia.
 

“La implementación de herramientas o modelos de gestión logística de la cadena de suministro en salud puede ayudar a reducir la brecha entre acceso a servicios, calidad y costos, ya que estas han sido escasas al momento de hablar de los sectores rurales o las zonas apartadas del municipio principal”, destaca la investigadora.


Por eso el grupo de investigación Sociedad, Economía, Productividad (SEPRO) –al cual pertenece la investigadora– adelantó un proyecto financiado por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación para estudios asociados con las cadenas de suministro en salud, desarrollando tecnologías de operación logística de la red en atención en la región costera.
 

Estrategia de distribución


Desde un inicio la investigadora se enfocó en el municipio de Bahía Solano y sus poblaciones adscritas. En esta zona están los corregimientos de Bahía Cupica, Huina y Nabugá entre otros, y los resguardos indígenas Posamanza, El Brazo y Boroboró. Los indígenas se desplazan caminando y en lanchas –o en carro o moto si la zona lo permite– hasta la cabecera municipal (sede administrativa de un municipio) haciendo un largo recorrido para tener atención médica o acceso a medicamentos básicos.
 

Allí la ingeniera Moreno propuso un nuevo modelo para la distribución de medicamentos de salud pública –específicamente para las vacunas del Programa Ampliado de Inmunizaciones (PAI) de recién nacidos, niños, adolescentes y adultos– con el objetivo de mejorar el acceso oportuno de estos medicamentos y reducir el tiempo de desplazamiento de la población y de los profesionales que participan de las campañas o brigadas de vacunación.

Aplicó además un modelo matemático con el cual logró calcular el tiempo de distribución de las vacunas desde la cabecera municipal hasta todos los corregimientos del municipio por medio de transporte fluvial y marítimo por lanchas (transporte actual), teniendo en cuenta las campañas extramurales de salud pública y el desplazamiento de los profesionales hasta la zona.
 

Las diferentes brigadas de salud se trasladan hasta la cabecera municipal por transporte fluvial y terrestre, duran entre 2 y 4 semanas en el proceso de vacunación por los 10 corregimientos, esperando a que la población logre llegar a donde el personal de salud se encuentra ubicado.


A partir de ahí, la investigadora quiso reducir el tiempo total del medio de transporte de la zona actual, buscando otras alternativas para transportar vacunas y que la población no tuviera que desplazarse hasta la cabecera municipal ni esperar a las nuevas campañas o brigadas.
 

Puedes ver: ¿Es posible saber cuál es la mejor vacuna contra el COVID-19?.
 

La investigadora tomó como referencia una estrategia de una compañía de vehículos aéreos no tripulados (UAV) en África –continente que no cuenta con la infraestructura vial para llegar a las zonas más alejadas de este territorio– que comenzó a transportar medicamentos, vacunas y suministros de sangre.


Según el diario El País, “en 2019, el Hospital New Tafo mostró por primera vez la puesta en marcha de una nueva estrategia del Gobierno: la incorporación de drones al sistema público sanitario para realizar envíos de medicinas y sangre a todo el país de Ghana”.

En ese sentido, estudió tres tipos de UAV: dos drones híbridos VTOL (pequeño de 3 kg y grande de 5 kg) y uno multirotor de 20 kg, los cuales tienen despegue y aterrizaje vertical, distintas velocidades, autonomía de vuelo, no necesitan una pista de aterrizaje y cuentan con diferentes capacidades de carga.

Resultados de la iniciativa


“Según las estadísticas y la aplicación del modelo matemático en el medio aéreo (dron) no se reducía el tiempo de distribución de medicamentos; por el contrario, se debían hacer más viajes para cubrir la demanda de vacunas en los corregimientos” señala la investigadora Moreno.
 

Con estos resultados preliminares planteó un modelo de transporte intermodal (aéreo y fluvial), es decir tomó las nuevas tecnologías –como los drones– y las unió con las lanchas, botes o canoas que se utilizan en la región. El resultado de esta fusión demuestra que el tiempo total recorrido se reducía en un 25 % frente al modelo original, lo cual representa una reducción de 1 a 2 días.
 

“Aunque los drones son una gran apuesta para acceder a los sitios con mayor dificultad, su mayor desventaja es la capacidad de transporte, por eso se propone un modelo intermodal que pueda suplir la demanda de vacunas de la región”, destaca la investigadora.
 

La apuesta del uso de drones y lanchas cumple con las dos premisas propuestas por la investigadora: minimizar el tiempo de la distancia recorrida y maximizar la cobertura de vacunas entregadas a la población.


También destaca que es un proyecto escalable a otras regiones del país y que se podría aplicar dentro del Programa Ampliado de Inmunizaciones de cada zona; por ejemplo, se podría implementar en Vaupés, Vichada y la Amazonia, los departamentos que son más selváticos y sus corregimientos se encuentran más dispersos.
 

Esta iniciativa se podría vincular a la toma de muestra de laboratorios, y faltaría hacer un estudio financiero, no tanto para la infraestructura del modelo sino para adquirir los drones.

Relacionados

9,5142,5143,5144,2780,829

El aumento de la temperatura global en las últimas décadas, y sus consecuentes alteraciones climáticas, han generado una extinción masiva que amenaza...

Traumatismos, enfermedades, accidentes deportivos, domésticos o de trabajo, entre otras afecciones, pueden representar pérdida de hueso, algunas veces...

La situación de los jóvenes que no estudian ni trabajan (nini) no se soluciona con políticas focalizadas como el subsidio a la nómina para las...

El programa Análisis UNAL de Radio UNAL (98.5 FM), muestra un panorama de las dudas, preocupaciones y lo que piensan los jóvenes sobre la situación...

Desde hace varios años la Amazonia es la región más deforestada del país: entre 1990 y 2018 perdió más de 190.000 hectáreas de bosques. ¿Quiénes son...

Consejo Editorial