essay my strength weakness dissertation statistical services analysis consulting postgraduate courses in social work chemistry vsepr help best college admissions essays ghostwriter kollegah business plan writer ottawa math homework lessons cpm homework help and hints
Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
UN Periódico Digital

Resultados de Búsqueda:

UN Periódico Digital
Modelo de mercados de carbono para mitigar el cambio climático

Un mercado de carbono es la comercialización de permisos de emisión de gases de efecto invernadero (GEI) para empresas incluidas dentro de la regulación y que están obligadas a cumplir con una cuota de reducción.
 

Este es uno de los métodos que ayuda a reducir las emisiones de los GEI, ya que define un tope de estas para cada empresa o sector. Por medio de su conversión en permisos de emisión, o bonos, la empresa busca reducir sus emisiones mejorando sus procesos o invirtiendo en tecnología para evitar la penalización, y si sus reducciones están por encima de lo pactado, pueden comercializar ese excedente en permisos con otras empresas que no pueden reducir sus emisiones a corto plazo y que no desean pagar la penalización, teniendo en cuenta que se penaliza por permiso no cubierto.
 

Con dicha comercialización se busca que los costos de reducción de emisiones sean menores y que incluso puedan generar ganancias para las empresas.
 

Para entender su importancia se debe hablar del cambio climático, un tema que se ha trabajado durante mucho tiempo, y se han buscado estrategias viables para empresas y Gobiernos que permitan reducir las emisiones de los GEI, dado que estos son los principales actores contaminantes que contribuyen al cambio climático.
 

El mercado de carbono es una de esas estrategias que se ha implementado o está en ese proceso en varios países para disminuir la emisión de contaminantes, como por ejemplo Suecia, Noruega, Estados Unidos, Nueva Zelanda y China, entre otros; cada uno con sus características propias, y la mayoría enfocados en reducir emisiones del sector eléctrico (generación de energía), la cual es la principal fuente de contaminación en la mayoría de ellos.

En la firma del Acuerdo de París, Colombia se comprometió a reducir en un 20 % las emisiones de GEI proyectadas para 2030, y desde entonces ha buscado implementar algunas medidas que permitan cumplir con dicho acuerdo, como el impuesto al carbono y los estudios que se adelantan hoy para implementar el mercado de carbono en el país, por intermedio del Departamento Nacional de Planeación (DNP).
 

Puedes leer: El agua llegó a la bolsa de valores, ¿eso qué significa?.
 

En la investigación “Modelamiento y simulación de mercados de carbono en Colombia como estrategia de mitigación al cambio climático” se plantea un análisis para entender cómo puede ser el comportamiento de un mercado de carbono en Colombia si se llega a implementar, teniendo en cuenta que el sector eléctrico no es el más contaminante, puesto que en el país la generación eléctrica se da especialmente por hidroeléctricas.
 

Para el análisis se incluyeron los sectores de industria, transporte, agropecuario y forestal y de minas y energía, los cuales abarcan cerca del 94 % de las emisiones, y se excluyen los sectores residencial, comercial y de saneamiento.

El modelo elaborado plantea que una empresa puede decidir qué hacer para cumplir con la cuota de reducción de emisiones y evitar la penalización: invertir en tecnología y evitar las emisiones, o compensar comprando permisos a otras empresas. Si invierte en tecnología, podrá comercializar los permisos excedentes en el futuro, pero si decide compensar, tendrá que hacerlo en cada periodo cuando se defina realizar la evaluación de reducciones.
 

Para comercializar los permisos se tiene en cuenta la atractividad (rentabilidad potencial) de inversión, que depende de la oferta (bonos generados y disponibles para venta), la demanda (bonos necesarios para cumplir la cuota), el valor del bono (que tiene un precio inicial y varía según la relación oferta-demanda) y el valor de la penalidad (varía con respecto al precio del bono).
 

Bajo este contexto se planteó un modelo de simulación que permitiera evaluar el comportamiento del mercado y posibles alternativas, haciendo énfasis en la comparación de producción de bonos (equivalente a emisiones reducidas) y la cuota obligatoria, que permite indicar si el mercado logra cumplir con las metas acordadas.
 

Además de la parametrización inicial (escenario base) se plantean otros tres escenarios para analizar en la simulación:

  • precios de bonos altos: se aumenta considerablemente el valor inicial de los bonos para aumentar la atractividad,
  • penalidad alta: aumentar el valor de la penalización con el fin de motivar la implementación de medidas de reducción, y
  • la combinación de penalidad alta y precios de bonos altos.


Puedes escuchar: “Estamos viviendo en un planeta sobregirado en recursos naturales”.
 

En la simulación inicial se evidencia que los resultados del mercado no son los mejores, debido a que solo se alcanza a reducir cerca de la quinta parte de lo pactado en el Acuerdo de París para 2030.


El escenario de precios de bonos altos evidencia un aumento en la atractividad, pero sin variar en las reducciones del escenario base. En cambio, para los escenarios de penalidad alta y combinación de las últimas dos medidas, se evidencia cumplimiento de la meta de reducción de emisiones, superando en una pequeña parte dicha meta.


Como conclusiones de la investigación se destacan los resultados obtenidos producto de una posible implementación del mercado de carbono, cumpliendo las metas para 2030 si se opta por estrategias que realmente motiven a las empresas a inclinarse por tecnologías limpias; la meta anual de reducción de emisiones por año se debe plantear teniendo en cuenta un periodo de adaptación, tanto de la economía como de la industria y los usuarios finales de productos y servicios, evitando el aumento en los precios de productos y que sean los usuarios finales quienes se vean más afectados. Aunque la investigación no cumple completamente con el sistema de comercio de emisiones que desea implementar el Gobierno colombiano, sí brinda un punto de partida.

Por último, plantea profundizar en las variables que fueron supuestos (como precio inicial y cuota obligatoria, entre otras), incluir experimentos de laboratorio para validar el comportamiento del sistema, desacoplar el crecimiento económico del objetivo ambiental a largo plazo y continuar con investigaciones que permitan reducir las emisiones con mayor facilidad.

Relacionados

4408,4410,2538

El cambio global es un conjunto de cambios y transformaciones que se presentan a gran escala como consecuencia de actividades del hombre. Aquí te...

Cuando se habla de pulmones verdes y ecosistemas claves para frenar el calentamiento global, casi siempre vienen a la mente espacios como la Amazonia...

¿Cómo podemos reconstruir el clima de la Sabana de Bogotá antes de la llegada de instrumentos meteorológicos? ¿En qué momentos la población de la...

La pérdida de la biodiversidad, el desmejoramiento de la calidad de vida y el impacto de las temporadas de sequías e inundaciones son algunas de las...

Los océanos son fundamentales en el desarrollo de diversos procesos físico-bióticos, ecológicos y socioeconómicos en el planeta. En el Día...

Consejo Editorial