Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
UN Periódico Digital

Resultados de Búsqueda:

UN Periódico Digital
Megaproyectos de hidrógeno: un nuevo mercado de exportación a la vista

En el proyecto HIF –desarrollado por la energética chilena AME– participan Enel Green Power, Siemens Energy, Enap, Sinopec, ExxonMobile, Global Thermostat y Porsche; cuenta con la aprobación unánime de su declaración de impacto ambiental, y busca generar combustibles sintéticos (e-fuels) para exportación1. El HYEX lo desarrolla Engie y Enaex en la región de Antofagasta, para generar amoniaco verde y fabricar explosivos para minería.
 

Aunque para Latinoamérica son apuestas muy importantes, son menores comparadas con las expectativas australianas, donde se realizarán inversiones por 36.000 millones de dólares, resaltando entre sus grandes proyectos, con una capacidad récord de 14 GW una vez finalizado a final de esta década.
 

A todos los países promotores de estas megainversiones –todas ellas antes de 2030– los unen sus intereses de suplir las necesidades crecientes de sustitutos limpios en los diversos sectores económicos que están en constante transformación productiva, como el automotriz, el de generación eléctrica, de siderúrgicas, de logística y químicas.
 

En el caso de Australia, están orientados a cubrir los desarrollos en movilidad con celdas de hidrógeno, los cuales vienen impulsados por las automotrices japonesas que se han apartado de las proyecciones de dominio del vehículo eléctrico masivo a futuro y buscan suplir su mercado aprovechando al máximo las plantas de licuefacción de gases preexistentes.
 

Puedes ver: ¿Qué es el gas líquido y para qué sirve?.
 

En el caso de Arabia Saudita, se han inspirado en la necesidad de reutilizar su vasta infraestructura petrolera cuando la transición energética se profundice, y para ello intentan apostar en la sustitución de vehículos de carga a gasolina en el mediano plazo, ya que este es un segmento insatisfecho por las tecnologías de baterías actuales. Así mismo, en el Medio Oriente se han iniciado decididas inversiones en fuentes renovables, y con nuevas infraestructuras de licuefacción podrían mantener un papel protagónico en la exportación de los nuevos energéticos como el hidrógeno azul –en esta misma década– y posteriormente hidrógeno verde para 2030.
 

Por su parte, en Europa encontramos el caso más destacado en Alemania, cuyos intereses provienen del liderazgo tecnológico acumulado en esta materia y su posible impacto en las cadenas de suministro, pues la modernización del sector siderúrgico asociado con el acero y la industria química pesada les permitiría adelantarse a varios países que han soportado su ventaja en el uso intensivo de fuentes no renovables como carbón y gas natural. Además que les favorece potencializar las inversiones preexistentes en energías renovables.
 

Allí el sector automotriz no sería prioritario, dadas las grandes inversiones en megafábricas de baterías para vehículos eléctricos en curso y que se constituyen en la gran esperanza del continente para ganar competitividad frente a los gigantes asiáticos.
 

Por su cuenta, en Asia vemos como las apuestas de China son más defensivas, ya que es un actor relevante en la industria del hidrógeno actual; no tienen incentivos claros para avanzar en su promoción y menos generar condiciones para rivalizar con los vehículos eléctricos, en los cuales tienen una gran ventaja estratégica y continúan liderando la electrificación de su economía.
 

A Chile –el caso más cercano– le permitiría fortalecer la industria eléctrica y minera, pues estos eslabones tendrían una mejor posibilidad de generar valor agregado con alternativas de almacenamiento masivo que el hidrógeno verde sí permitiría.
 

Cabe recordar que aquellos países con capacidad de expandir su generación renovable de energía, inmediatamente podrían entrar en industrias intensivas en energía y con ello propiciar la reconversión industrial a costa de asumir el riesgo de iniciar este camino antes de la consolidación del mercado, como sucede con el oxígeno, donde existe un oligopolio desarrollado por las inversiones de pocos países en sus inicios, y que hoy generan tantas restricciones para su democratización regional.
 

Sin embargo, es claro que una apuesta aún incipiente de nuevos aspirantes internacionales aún no genera la tracción necesaria para vislumbrar las posibilidades de que estas grandes megainversiones tengan el impacto esperado por sus países promotores.
 

Para el caso colombiano es importante iniciar la exploración de los actores necesarios para generar la cadena de suministro de este nuevo energético donde deberían estar las empresas petroleras y mineras ya existentes, ya que serían las que podrían obtener –de forma más inmediata– grandes réditos en productividad e incorporación de nuevas cadenas de suministro tecnológicas asociadas.
 

Hace unos 30 años, cuando en Colombia se descubrieron grandes yacimientos en zonas apartadas del país, el Gobierno promovió agresivamente el consumo residencial de gas natural en los mismos sectores: industrial, transporte y generación eléctrica.
 

Hoy ha llegado una nueva oportunidad de repetir las apuestas energéticas y de esta manera lograr ir más allá y llegar a tener un producto de exportación diferente al gas natural, que fue la gran promesa incumplida y por ello ahora se dificulta su sostenimiento a largo plazo como energético rentable.
 

Colombia cuenta con la materia prima, que son fuentes renovables abundantes, y, a diferencia de lo que sucedía en el pasado, el hidrógeno sí permitirá una industrialización desde que se oriente con fuerza hacia el mercado internacional para generar divisas y desarrollo tecnológico nacional.

 


1 https://www.energiaestrategica.com/estos-son-los-siete-proyectos-clave-en-hidrogeno-verde-del-sector-privado-en-chile/

Relacionados

3623,4990,4991,4992

El pasado 19 de junio la Cámara de Representantes aprobó con una velocidad excepcional la Ley de Transición Energética (TE), la cual se discutió en...

El hidrógeno es un elemento abundante, y el hecho de que dependa del agua garantiza su disponibilidad. Como es la partícula más disponible del...

Por estos días ha llamado la atención en el país un contradictorio modelo de desarrollo gubernamental en el cual se promueven megaproyectos de...

La pandemia del COVID-19 ha escondido la impotencia de los ciudadanos para reconocer su vulnerabilidad ante eventos naturales que requieren gran...

La fase de desmantelamiento de un megaproyecto minero es la inversión más significativa en los esfuerzos de regeneración ambiental posteriores a la...

Consejo Editorial