Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
UN Periódico Digital

Resultados de Búsqueda:

UN Periódico Digital
Los retos del sistema pensional colombiano

En efecto, la baja cobertura de este sistema implica que solo 1 de cada 4 personas en edad para pensionarse accede a este beneficio, de modo que una alta proporción de los adultos mayores en el país deben seguir trabajando o dependiendo de terceros. Además, pese a que las transferencias pensionales a cargo de la nación rondan el 3,5 % del PIB, es decir que por cada 4 pesos que recauda la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN) se emplea 1 para financiar este rubro, más del 80 % del respectivo gasto se concentra en el quintil más rico de la población. Esto denota una alta regresividad, evidenciada en el informe de la Comisión del Gasto y la Inversión Pública de diciembre de 2017.
 

Según las estimaciones que hacen varios investigadores del Banco de la República, en el trabajo “Sistema pensional colombiano: descripción, tendencias demográficas y análisis macroeconómico” de 2020, el monto del subsidio otorgado por cada pensionado en el régimen de prima media (RPM) crece conforme lo hace la base de cotización. Así, quien aporta sobre 1 smmlv durante 20 años, sin adquirir el beneficio, tiene un subsidio de -50 millones de pesos, mientras que quien cotiza sobre una base de 5 smmlv durante 26 años es subsidiado por 350 millones de pesos, y quien lo hace durante el mismo tiempo sobre 25 smmlv se beneficia de un subsidio por 1.200 millones de pesos. 
 

En otros términos, el valor presente de los recursos requeridos para pagar las mesadas pensionales de quienes se pensionan en el RPM supera, en promedio, el total de sus aportes en las cuantías antes mencionadas, según la base de cotización. De ahí que el sistema sea regresivo, pues es claro que las personas de mayores ingresos son quienes tienen la disponibilidad para cotizar sobre altas bases durante su historia laboral.
 

Puedes escuchar: Cambio de régimen pensional: ¿una decisión conveniente?.
 

Al respecto, en diferentes espacios se ha manifestado que las acciones para remediar este problema suponen aumentar la edad de jubilación y las semanas de cotización, o incrementar los aportes, además de fomentar la cotización en el Régimen de Ahorro Individual con Solidaridad (RAIS).
 

Una de las propuestas a las que se hace referencia es la presentada por Fedesarrollo en el documento “Reformas para una Colombia post-COVID-19: Hacia un nuevo contrato social”, mediante la cual se plantea que para reformar el sistema pensional en Colombia se debe recurrir a tres pilares: la cobertura universal, el ahorro organizado y el ahorro individual voluntario.
 

El primer pilar hace referencia a que se debe garantizar una cobertura universal para los adultos mayores de 65 años, por lo que mensualmente dicha población recibiría un ingreso de 3 veces la línea de pobreza extrema per cápita (que para 2019 fue de 137.350 pesos según el DANE). Como segundo pilar se establece una contribución flexible a programas pensionales administrados por los fondos privados, de modo que con los aportes realizados por empleadores y empleados se complementaría el ingreso ofrecido por el Estado a los mayores de 65 años, y por último, gracias al tercer pilar se podría incrementar la correspondiente mesada pensional con los aportes voluntarios que haría cada persona.
 

No obstante, la implementación del modelo de pilares supone acabar paulatinamente con el RPM, por lo que se considera un régimen de transición que daría la opción a las mujeres de entre 37 y 47 años y a los hombres de entre 42 y 52 años de elegir si continúan cotizando al RPM con una tarifa del 25 %. Además, se les mantendrían las condiciones actuales a las mujeres y hombres mayores de 47 y 52 años respectivamente.
 

Este sistema de tres pilares está basado en el sistema holandés, que incorpora un pilar básico de beneficios, otro de contribución no obligatorio, y asimismo un pilar voluntario e individual de capitalización.


Sin embargo, y de acuerdo con lo expuesto por el profesor Jorge Armando Rodríguez, decano de la Facultad de Ciencias Económicas en el artículo “Una propuesta ambiciosa de reforma pensional”, no se debe olvidar que en Holanda los fondos de pensiones son entidades sin ánimo de lucro que aseguran un beneficio definido a los jubilados, mientras en Colombia dichos fondos son sociedades anónimas que no ofrecen beneficios específicos a la población, pues estos últimos dependen de la rentabilidad de sus inversiones, que pueden presentar alta volatilidad. En consecuencia, si los fondos privados entran en insolvencia, finalmente sería el Estado el responsable de pagar el pasivo pensional.


Puedes ver: ¿Qué pasa con los derechos de los pensionados durante la pandemia?.
 

La otra propuesta ha sido presentada por algunos congresistas, quienes sugieren a través de un proyecto de acto legislativo modificar el artículo 48 de la Constitución Política para reducir a 15 smmlv el tope de las pensiones reconocidas con cargo al presupuesto público. En todo caso, esta no deja de ser una modificación menor, que sumada a la de Fedesarrollo no resuelve los problemas estructurales del sistema pensional colombiano.
 

En el proyecto de acto legislativo citado se acepta que es necesaria una reforma pensional profunda en el futuro, que además aborde los regímenes especiales, aunque solo se anuncia que para esos fines se deberán considerar los principios normativos de la Organización Internacional del Trabajo, tales como la equidad; la solidaridad y el financiamiento colectivo; la participación de los interlocutores sociales y la suficiencia y previsibilidad.
 

En definitiva, todo lo anterior solo contribuiría a remediar el problema fiscal que implica el pago de pensiones para el Estado, pero no hace nada por solucionar lo estructural, como por ejemplo la baja cobertura, que deja a la mayor parte de la población descubierta con respecto a los riesgos de vejez e invalidez. Si bien el número de afiliados al RAIS se ha incrementado de manera importante y actualmente supera los 16 millones de personas, lo que sumado a los afiliados al RPM totaliza a más de 24 millones de individuos, la tasa de fidelidad del sistema –que mide la proporción de afiliados que cotizan de manera continua– se ubica por debajo del 40 %. Esto es una clara señal de la insuficiencia del mercado laboral para garantizar que la población económicamente activa pueda cotizar el número de semanas requeridas para acceder al derecho a una pensión, así como de la falta de instrumentos para lograr que todos los obligados a aportar al sistema de seguridad social lo hagan en debida forma.  
 

Al respecto, detrás de problemas como la baja cobertura del sistema pensional en Colombia o la prevalencia del régimen subsidiado en la atención en salud, existe un fenómeno transversal: la informalidad. Aunque está fuera del alcance de este artículo hacer una revisión de sus posibles causas, en comienzo se podrían mencionar algunas probables, como la baja productividad del sector informal, que dificulta pagar los salarios y la carga laboral según lo establecido en la ley, además de la migración y el desplazamiento que presionan el aumento de la oferta laboral especialmente en oficios no cualificados, además de los costos de la formalización.

Relacionados

1419,5060,5059,3047,3030,3975,934

En la primera semana de julio de 2021 Colombia registró 109.476 personas fallecidas por COVID-19, ubicándose como el tercer país con mayor número de...

No hay duda de que uno de los mayores logros biotecnológicos alcanzados durante la pandemia de COVID-19 ha sido el desarrollo de vacunas para...

La Misión Alternativa de Empleo e Ingresos –compuesta y desarrollada por economistas, exministros y académicos del país–, propone escenarios de...

La pandemia del COVID-19 ha profundizado la pobreza en Colombia y marcado las diferencias entre cabeceras, centros poblados y rural disperso, que...

Los experimentos que se han hecho con la mezcla de vacunas comenzaron a principios de 2021, liderados por la Universidad de Oxford, y se hicieron...

Consejo Editorial