Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
UN Periódico Digital

Resultados de Búsqueda:

UN Periódico Digital
La permanente preocupación frente a la vacunación contra el COVID-19

En aquellos días la expectativa de tener una vacuna era lejana, pero ya para inicios del presente año Israel había vacunado a la mitad de su población1. Y en menos de este año y medio no solo hay una vacuna, sino que ya se están aplicando masivamente al menos seis, y otras ya existen o están en proceso de desarrollo. Los datos no dejan de asombrar: según los registros de Our World in Data, publicación en línea de la Universidad de Oxford, para marzo de 2021 se habían aplicado en el mundo un poco más de 1.000 millones de dosis de vacuna2.
 

Pero rápidamente apareció el flagelo de la inequidad. De ese gran total de dosis suministradas, dos terceras partes se habían aplicado en solo cinco países, y dentro de los países la distribución de la vacuna también es desigual. Por supuesto, no es suficiente poner enormes cantidades de dosis de vacuna, sino que se requiere que las personas reciban el esquema completo de vacunación (la mayoría de las vacunas requieren dos dosis) y eso también aumenta las desigualdades.
 

En la mayoría de los países los procesos de vacunación han sido demasiado lentos debido a problemas de infraestructura sanitaria y dispersión de la población pero, sobre todo, a causa del difícil acceso a las vacunas. Como se sabe, los acuerdos comerciales establecen ciertas restricciones y favorecen las condiciones que imponen las empresas biotecnológicas. Y la iniciativa COVAX, creada para garantizar el acceso equitativo a las vacunas, ha tenido un alcance mucho menor de lo esperado, debido a los enormes intereses de mercado que entran en juego y obstaculizan su ejecución3.
 

Cabe recordar que se han hecho grandes esfuerzos por buscar que se retiren o se posterguen los derechos de patente de las vacunas, debido a la calamitosa situación de pandemia existente, pero estos han sido infructuosos. Y el debate ha sido candente4. Pero el poder empresarial es muy fuerte así como el convencimiento de que el vínculo innovación científico-técnica y sector privado es esencial y sagrado, pese a que se sabe ampliamente que mucha de la investigación básica que permitió hacer las vacunas se desarrolló con dineros públicos5.
 

Resulta claro que la injusta distribución de las vacunas es reflejo de un mundo profundamente inequitativo, algo que ha quedado patente con la pandemia, lo mismo que el gran poder que han adquirido las empresas biotecnológicas en una época caracterizada, por varios economistas, como de capitalismo cognitivo6. Más allá de esta enorme preocupación, que no solo agobia sino que indigna, afloran otras inquietudes frente a las vacunas. En seguida abordaré 4 de ellas, que considero tienen especial interés por estar muy presentes en los medios de comunicación y en varias de las conversaciones que he escuchado al respecto.
 

1. Duración del efecto de las vacunas y posibilidad de requerir nuevas dosis


Como es apenas lógico suponer, los resultados que determinan la duración de una vacuna requieren tiempo, y el hecho de trabajar a marchas forzadas, en medio de la pandemia, exigió adelantar el trabajo sin mayores certezas al respecto. De hecho, todavía no se entiende del todo el comportamiento natural del proceso inmune en las personas que han padecido la enfermedad.
 

Por ello es imposible tener total claridad al respecto. Los estudios avanzan y el seguimiento tanto de los procesos de vacunación como de las personas que han padecido la enfermedad permitirá entender mejor cómo responde el sistema inmune de las personas y estimar los tiempos de duración promedio del efecto de las vacunas. Pero ya se ha propuesto el uso de una tercera dosis en vacunas como Sinovac y Pfizer.
 

Frente a la primera, la situación ocurrida en Indonesia con el personal de salud ha alertado frente a una posible disminución, con el tiempo, de la eficacia de la vacuna, algo que también se ha planteado en Israel, con el uso de la vacuna Pfizer7. Seguramente eso empezará a ocurrir con otras vacunas y es un asunto de gran importancia que exige de un permanente análisis.
 

2. Efectividad de las vacunas frente a las nuevas variantes del SARS-CoV-2


Ante la aparición de variantes del virus –algunas más contagiosas que otras– en diversas regiones del mundo, los sistemas de vigilancia siguen alerta. Aunque estas variantes se empezaron a conocer por la región o el país en que se identificaban, la Organización Mundial de la Salud ha impulsado una nomenclatura que evite estigmas regionales8.
 

Su seguimiento las clasifica en “variantes de interés” y “preocupantes”. Por ahora, al menos cuatro de ellas están incluidas en esta última categoría. Hasta el momento se mantiene la opinión de que las vacunas conservan su efectividad pese a la presencia de estas variantes, pero la posibilidad de que las versiones mutadas del virus requieran ajustes en las vacunas es tema de estudio. Sin embargo, en general existe confianza en la capacidad para hacer esos ajustes, dadas las plataformas tecnológicas con que se elaboran actualmente las vacunas9.
 

3. Efectos y seguridad de las vacunas


Es claro que este tema es central a la hora de aprobar el uso de las vacunas y los estudios de seguridad formaron parte de los protocolos aplicados en los análisis previos a su autorización la cual, cabe recordar, quedó cobijada bajo la noción de “autorización de uso de emergencia”. Con todo, el hecho de encontrar mínimos o nulos efectos adversos a corto plazo fue fundamental para empezar con los procesos masivos de vacunación.
 

Pero dada esta masiva aplicación, las acciones de farmacovigilancia son fundamentales puesto que los problemas que pudieron pasar inadvertidos en una muestra pequeña de personas vacunadas se tornan más visibles al contemplar millones de ellas. Y eso es lo que ha estado ocurriendo. Es conocido el reducido número de casos de eventos trombóticos asociados a la aplicación de la vacuna AstraZeneca, que llevó a frenar por un tiempo el uso de esa vacuna, aunque ya se reconoce que es extremadamente bajo el riesgo como para limitar dicho uso. Y algo similar ha ocurrido con la vacuna de Janssen, de Johnson & Johnson, y su asociación con el síndrome de Guillain-Barré10.
 

Pero si bien, hasta ahora, los resultados de la aplicación de las vacunas tienen un gran saldo a favor, en el balance riesgo-beneficio, lo cual ha permitido defender el uso masivo de la vacunación, es claro que la observación de efectos adversos a mediano plazo se torna un objetivo central de la farmacovigilancia, aunque estos efectos puedan ser más difíciles de establecer, en dado caso de que los haya. Esto seguirá siendo un tema de preocupación entre los expertos y, por supuesto, entre todas aquellas personas que hemos recibido alguna dosis de la vacuna.
 

4. La asociación de la vacunación con la prevención de enfermedades


Como nos han enseñado que la vacunación es el mecanismo preventivo por excelencia, y como prevenir es evitar que algo ocurra, es normal asumir que la vacunación debe evitar que aparezca la enfermedad. Por eso ha resultado tan inquietante ver que ahora se nos dice que las vacunas contra el COVID-19 no impiden la infección, sino que evitan las manifestaciones más graves de la enfermedad.
 

Así que, pese al sentido general que la atribuimos a la prevención, ahora resulta que es posible desarrollar la enfermedad y transmitir el virus a pesar de estar vacunado, lo cual, sin duda, genera intranquilidad. Para esclarecer el asunto, tal vez sea útil establecer una diferencia y precisar una consideración: la diferencia que vale la pena tener en mente es la que existe entre infección y enfermedad.
 

Cuando hablamos de enfermedades infecciosas, como la malaria, la tuberculosis, el dengue o el COVID-19, solemos atribuir a un agente microbiológico (ya sea un protozoario, una micobacteria o un virus) la responsabilidad de la enfermedad. Pero la enfermedad es más que la simple presencia de ese agente puesto que es el conjunto de reacciones producidas en el cuerpo (y en toda la existencia del sujeto afectado) dada la interacción y afectación que dicho agente produce. Lo cual suele manifestarse en algunos cuadros clínicos que son detectados por los médicos y otros profesionales de la salud.
 

Así que la presencia del microorganismo en el cuerpo es, en sí, la infección, pero la enfermedad se produce como un proceso más complejo. Y no todas las personas que tienen infección generan una enfermedad. Aquí actúan factores genéticos pero, también, condicionamientos psicosociales (los llamados, hoy en día, factores epigenéticos). Por eso es por lo que se reconoce la presencia de personas infectadas asintomáticas. Como es común en el caso de Covid-19.
 

En cuanto a la consideración, si bien el sentido original de la noción de prevención suele mantenerse, actualmente en lo referente a las vacunas (no sólo a las usadas contra Covid-19) es importante tener presente que no todas ellas producen un efecto total que incluya evitar la infección. La mayoría tienen un específico rango de protección y suelen ayudar al cuerpo para que enfrente la infección y evite la enfermedad. Por ello no resulta tan extraño pensar que las personas vacunadas puedan transmitir el agente infeccioso. Aunque se espera que las vacunas ayuden a que el organismo elimine eficazmente el agente de tal manera que entorpezca los procesos de contagio y los minimice (esta es la idea que subyace a la llamada “inmunidad de grupo” o “de rebaño”).
 

Hoy se considera que las medidas de vacunación son muy importantes pero no bastan para enfrentarse con los desafíos que producen las enfermedades infecciosas, y menos en medio de una pandemia y en el contexto de una situación sindémica11. La labor exige la confluencia de diversas acciones desde una perspectiva que las articule y las haga complementarias. Por eso es por lo que muchos profesores de salud pública abogamos por miradas que aproximen los enfoques biomédicos y sociomédicos en síntesis creativas que nos permitan actuar según la complejidad de la realidad presente.

 


1 https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-56172594

2 https://www.eltiempo.com/datos/cifras-asi-va-la-vacunacion-contra-covid-19-en-el-mundo-586390. Para julio de este año ya se contabilizaban 3.500 millones de dosis. Ver https://ourworldindata.org/covid-vaccinations

3 https://www.hrw.org/es/news/2021/05/06/covax-deberia-mejorar-la-transparencia-y-compartir-la-propiedad-intelectual

4 https://www.bbc.com/mundo/noticias-56433141; https://www.uoc.edu/portal/es/news/actualitat/2021/125-patentes-vacunas-covid.html

5 https://magnet.xataka.com/en-diez-minutos/financiacion-vacuna-fue-parte-publica-cuestion-ahora-sus-beneficios-seran ; https://blogs.publico.es/vicenc-navarro/2021/06/14/para-resolver-la-pandemia-hay-que-ir-mas-alla-que-la-eliminacion-de-las-patentes/

6 http://nomadas.ucentral.edu.co/nomadas/pdf/nomadas_28/28_5Z_Capitalismocognitivo.pdf

7 https://www.bbc.com/mundo/noticias-56935476 ; https://www.bbc.com/mundo/noticias-57719873

8 https://www.who.int/es/activities/tracking-SARS-CoV-2-variants

9 https://www.who.int/es/news-room/feature-stories/detail/the-effects-of-virus-variants-on-covid-19-vaccines

10 https://www.bbc.com/mundo/noticias-56806442; https://www.forbes.com.mx/fda-alerta-posible-vinculo-de-sindrome-guillain-barre-con-vacuna-jj/

11 http://unperiodico.unal.edu.co/pages/blog/detail/una-sindemia-es-mejor-o-peor-que-una-pandemia/

Relacionados

3047,3048,5128,1336

Los efectos que ha tenido la pandemia del COVID-19 en las economías, y en particular en los hogares más vulnerables de la sociedad colombiana, son...

En la primera semana de julio de 2021 Colombia registró 109.476 personas fallecidas por COVID-19, ubicándose como el tercer país con mayor número de...

Tras hacer un seguimiento a la historia de este país y su influencia en el mundo, expertos de varias universidades explicaron en el programa Análisis...

Las políticas de salud indígena 1son producto de un proceso de configuración contenciosa entre los pueblos indígenas y el Estado, cuya trayectoria se...

Los experimentos que se han hecho con la mezcla de vacunas comenzaron a principios de 2021, liderados por la Universidad de Oxford, y se hicieron...

Consejo Editorial