Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
UN Periódico Digital

Resultados de Búsqueda:

UN Periódico Digital
La leptospirosis llega con la lluvia

Quien la contrae puede presentar síntomas leves, como fiebre, dolor de cabeza, irritación en conjuntivas y dolores musculares, articulares y óseos, que se confunden con los de otras enfermedades. Pero también puede presentar cuadros clínicos graves que incluso causan la muerte, como falla hepática, insuficiencia renal, hemorragias y afectación de las meninges.
 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que cada año se presentan más de 500.000 casos de leptospirosis en todo el mundo, y aunque se registra en todo el globo, incide especialmente en países con climas húmedos subtropicales y tropicales; por eso el clima es esencial para comprender la dinámica de la enfermedad.
 

El Niño-Oscilación del Sur (ENOS o ENSO por sus siglas en inglés) es el principal modulador del clima en Colombia, al que afecta con frecuencias que pueden ser de tres a siete años. Este tiene dos fases: una fría llamada La Niña, durante la cual aumentan las lluvias en el territorio nacional y las temperaturas bajan un poco; y una cálida conocida como El Niño, con tiempo seco y escasas lluvias.
 

Clara Susana Arias, doctora en Ecología en la Facultad de Ciencias Agrarias, y Alejandro Builes, doctor en Ingeniería - Recursos Hidráulicos de la Facultad de Minas de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) Sede Medellín, adelantaron una investigación que evidenció que en el país existe una estrecha relación entre la leptospirosis y el exceso o la falta de lluvia relacionada con ENSO.
 

Puedes leer: Entre más lluvias, más palmas en el Chocó.
 

Casos e incidencia


El objetivo de los investigadores fue analizar los cambios en el número de casos y la tasa de incidencia de leptospirosis durante los episodios de La Niña y El Niño, en tres escalas espaciales diferentes: país, departamentos y municipios.


En epidemiología la incidencia tiene que ver con el número de casos nuevos en determinada población y tiempo. Para calcularla, el número de casos se divide entre la población susceptible y se multiplica por un factor que normalmente es 100.000 habitantes.


Para el estudio se registraron situaciones diferentes según la escala analizada. En Colombia la escala nacional evidencia que los casos mensuales de leptospirosis aumentan en un 25 % durante el periodo de La Niña, por lo que el incremento de las lluvias es un indicio para generar alertas tempranas que conduzcan a la prevención y disminución de casos.


La significancia estadística demostró que la correlación entre aumento de casos y periodos de La Niña también se da con rezagos de hasta siete meses, es decir que una vez esta se presenta, se puede esperar aumento de casos hasta siete meses después.


En la escala departamental hubo aumento de casos en ambas fases de ENSO, según la ubicación en el país; Valle del Cauca, Antioquia y Atlántico reportaron el mayor número de casos. Las principales incidencias están en Guaviare, Risaralda, San Andrés, Atlántico y Valle del Cauca.


El análisis reveló que en Atlántico, La Guajira, Bolívar, Santander y Norte de Santander (al norte de Colombia), junto con Valle del Cauca, Cauca, Meta, Guaviare y Guainía, aumentan los casos mensuales de leptospirosis durante el periodo de La Niña que trae lluvias.


Te puede interesar: Capa de polvo del Sahara no es tan peligrosa, pero sí requiere seguimiento.
 

Sin embargo también se encontró que en algunos departamentos aumentan los casos durante la temporada de El Niño: “este resultado fue sorpresivo porque la leptospirosis está asociada con la presencia de aguas y el aumento de lluvias, ya que es causada por una bacteria que sobrevive muy bien en las aguas”, explica la investigadora Arias.


Evidenciar el aumento de leptospirosis en otras regiones durante los meses de El Niño abrió dos hipótesis: una, que posiblemente en algunas regiones durante la temporada de El Niño se alcanzan temperaturas óptimas para que esas bacterias sobrevivan y se multipliquen; es el caso de Nariño, donde las temperaturas medias son bajas, por lo que el rango óptimo para la bacteria aumentaría.


La otra hipótesis indica que las altas temperaturas también promueven la proliferación de roedores, fuente de infección común para los humanos; y en climas cálidos, cuando hace calor aumentan los baños en los ríos, y en sus aguas puede estar sobreviviendo la bacteria que infecta a los humanos.


Con respecto a la escala municipal, se analizaron aquellas poblaciones con mayor incidencia y mayor número de casos, y se encontraron 17 en las que la leptospirosis creció durante los meses de La Niña; de ellas, 7 presentaron aumento de casos durante los meses de El Niño. Los municipios con más reportes confirmados son Cali, Barranquilla, San José del Guaviare, Cartagena y Turbo.


En general, en municipios con periodos secos prolongados y lluvias asociadas con La Niña hubo aumento de leptospirosis; pero en municipios que todo el año son húmedos –como los de Urabá, por ejemplo– el incremento de lluvias que trae La Niña al parecer no tuvo repercusión.
 

Entre 2007 y 2015 aumentaron en Colombia los casos de leptospirosis en un 25 % durante las temporadas de lluvias del fenómeno de La Niña, y disminuyeron en un 17 % en el periodo cálido de El Niño.


Medidas de precaución oportunas


Considerando que la leptospirosis se presenta en todo el territorio nacional y que según la investigación los datos retrospectivos sirven de referencia para prever un aumento de casos en el futuro, cuando se avecina la temporada de La Niña se deberían tomar medidas de precaución.
 

Puedes ver: Con las lluvias vuelven las enfermedades transmitidas por mosquitos.
 

En especial, se debería reforzar la prevención dentro de la gestión de riesgo en el norte de Colombia, donde aumentan los casos por La Niña, y ante la susceptibilidad a inundaciones, en ciertas áreas se debe evitar el contacto con esas aguas que pueden estar contaminadas, y lavar muy bien los alimentos.


Los resultados contrastantes de cada escala espacial refuerzan el hecho de que la leptospirosis es una enfermedad en la que inciden varios factores (multidimensional), con altas interacciones complejas entre sus determinantes, por lo que se precisan más estudios e investigaciones.


Arias y otros investigadores de la UNAL seguirán explorando la relación entre la altitud y la enfermedad, para saber si con los años está escalando en altitud o se está quedando en zonas bajas susceptibles a inundación, para intentar ligarlo a unos futuros escenarios de cambio climático. Mientras que con el doctor Builes se explorarán series de tiempo más largas, la repercusión de las lluvias extremas con la enfermedad a una escala municipal y a una escala de tiempo más fina, analizando no meses, sino semanas o días.

Relacionados

3639,188,976,975,660,5,9,3640

Los agujeros negros son los restos fríos de antiguas estrellas que están en un espacio tan pequeño que ninguna partícula material puede salir de allí,...

A mediados de junio la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) le entregó al Ministerio de Justicia el primer borrador de un nuevo Código Civil para...

Germán Bula Hoyos fue un costeño nacido en San Juan de Sahagún, Córdoba, hijo de la universidad pública con costumbres paisas porque estudió Derecho...

Mediante la colaboración con organizaciones locales, regionales, nacionales e internacionales, comunidades víctimas de distintos conflictos en Guapi...

“En una manga del barrio Villa Hermosa, como a las diez de la noche, en un lugar al oscuro, fui herido por un muchacho que llaman Gerardo Atehortúa,...

Consejo Editorial