Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
Periódico UNAL

Resultados de Búsqueda:

Periódico UNAL
Inflación a raya, uno de los retos de la economía colombiana en 2022

Recibiendo 2022, las expectativas económicas son aún mucho más grandes de lo que los expertos proyectaban a mediados de 2021. Es muy importante conocer los resultados de cierre del año pasado para generar pronósticos de lo que se puede esperar de la economía colombiana a corto y mediano plazo. Por lo pronto, las especulaciones se mantienen bajo la incidencia de la incertidumbre, afincada no solo por la pandemia, sino también por el periodo electoral que se avecina.

 

En 2021 la inflación cerró en un 5,62 %, dato que sirve para hacerse una idea de cuánto podrían subir los precios de varios productos y servicios en diferentes sectores de la economía.

 

Si a lo anterior se la añade la presión que tienen las empresas frente a un aumento del 10 % en el salario mínimo, lo más seguro es que el estallido inflacionario supere con creces la cifra de 2021 durante el primer o segundo trimestre de 2022, y aunque se esperaría que esta sea menor este año, el impacto de la subida de precios será de mucho cuidado, ya que es un indicador fundamental del devenir económico del país.

 

Por supuesto, la ciudadanía debe esperar aumentos tanto en las matrículas y las pensiones de los colegios como en las tarifas de los arriendos inmobiliarios y de los peajes, en el valor comercial del Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito (SOAT), en los costos de varios productos de la canasta familiar y hasta en el avalúo catastral.

 

Algunos cálculos del Observatorio Fiscal de la Pontificia Universidad Javeriana revelan que los descuentos y exenciones en el impuesto de renta aplicados a muchas empresas superan los 74 billones de pesos.

 

No obstante, detrás de todo el panorama inflacionario que se viene para la ciudadanía, también se puede observar un aumento en el nivel de recaudo para este año mediante impuestos como el IVA. Según cifras de la DIAN, para 2020 el Gobierno recaudó 146,2 billones de pesos, de los cuales el 27 % fue por concepto de IVA y el 47 % por concepto de renta.

 

Equilibrio de la carga tributaria

 

El Ministerio de Hacienda y Crédito Público afirmó que en 2021 se registraría un mayor ingreso por concepto de impuestos, lo que sería un indicador de la recuperación que ha tenido la economía del país. Al momento se estima que los impuestos de 2021 aportarían 9 billones más de lo que se tenía previsto.

 

Bien sabemos que el descontento frente a las iniciativas por incentivar el recaudo viene de la mano con la presión que se quiere ejercer sobre las personas naturales, quienes a duras penas podrían celebrar un significativo aumento en el salario mínimo, ya que se enfrentan a márgenes inflacionarios e impositivos que absorben los beneficios de este incremento salarial.

 

También se podría hablar de que muchas empresas aún tienen un sinfín de descuentos y exenciones en el impuesto de renta que, como bien se aprecia en el histórico, es el que mayor participación tiene en las cifras anuales de recaudo. Algunos cálculos del Observatorio Fiscal de la Pontificia Universidad Javeriana han concluido que todos esos descuentos superan los 74 billones de pesos.

 

Se debe aclarar que la existencia de ciertos beneficios tributarios para las empresas de algunos sectores se han mantenido como mecanismos de apoyo que tienen como finalidad contribuir al crecimiento y desarrollo socioeconómico del país. Aquellas ayudas que se traduzcan en un aumento de los cargos formales, que contribuyan a temas como investigación, desarrollo e innovación o que estimulen la empleabilidad de los jóvenes, por mencionar algunos ejemplos, son medidas que tienen un impacto positivo. El asunto es que se debe filtrar cuáles son las organizaciones que sacan provecho de ello sin proporcionar algún resultado beneficioso para la ciudadanía y la economía nacional.

 

Del lado empresarial, se mantiene la expectativa para entrar a evaluar tasas impositivas que no limiten el recaudo nacional, pero que tampoco signifiquen un peso que sofoque el tejido empresarial del país. La tarifa del impuesto de renta para las empresas en Colombia es 10 puntos porcentuales más alta en comparación al promedio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). La carga tributaria para las empresas del país es, sin lugar a duda, bastante pesada.

 

Inflación golpea a los más pobres

 

En varias encuestas no es raro encontrarse con resultados pesimistas que no dejan de confirmar la insatisfacción de las personas con su estándar de vida. Es lógico que con las alzas que se aproximan, y los incrementos que ya iniciaron –como los de pasajes del transporte público (caso TransMilenio en Bogotá)–, las personas empiecen a sentir una disminución en su capacidad de compra que las preocupa, especialmente por productos como los alimentos.

 

Dentro de las cifras recientes más importantes de Invamer (investigación y asesoría de mercadeo) que hacen referencia al tema, se puede apreciar que el 83 % de las personas aseguran que la economía va mal, una afirmación que parecería incoherente a primera vista cuando hace poco el Banco Mundial y la OCDE aumentaron a 9,9 y 9,5 % sus proyecciones del crecimiento del PIB para Colombia en 2022. Otro ejemplo empírico de que el PIB no es nada útil para medir realmente el bienestar económico; bien claro es que crecimiento económico no implica bienestar económico.

La inflación, de hecho, viene ejerciendo una considerable presión desde 2020, cuando empezó a valorarse como el impuesto que más afecta a la población de bajos ingresos. A mayor inflación menor poder adquisitivo de los consumidores. Es por eso que es indispensable mantener un control sobre ella.

 

De igual manera, la volatilidad del peso colombiano a lo largo del primer semestre del año será tendencia, ya que ahora se suma la tensión política derivada de la expectativa electoral.

 

La tarifa del impuesto de renta para las empresas en Colombia es 10 puntos porcentuales más alta en comparación con el promedio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

 

No hay que olvidar que el peso colombiano recibió el nuevo año como una de las monedas más devaluadas en el mundo. Y si, ante la presencia de una crisis, nuestra moneda es altamente volátil, los inversionistas extranjeros son los primeros en espantarse.

 

En 2021, un estudio de Cifras y Conceptos de clima presidenciable mostró que el 82 % de los colombianos no votaría por un candidato que apoye una reforma tributaria, dato clave para los aspirantes a la Presidencia entre 2022 y 2026. Este es uno de los temas más delicados y sobre el que se esperan las más innovadoras propuestas para evitar que la ciudadanía siga percibiendo que las reformas son solo para sacar provecho y limitar, aún más, su capacidad de gasto.

 

Varios organismos internacionales han mejorado sus pronósticos de crecimiento económico para 2021, en la medida en que disminuyen sus proyecciones para 2022 (en un rango del 4,1 al 3,7 %) y 2023 (con estimaciones inferiores al 3,5 %).

 

Son muchos los criterios a considerar, pero el estallido inflacionario y la devaluación del peso colombiano serán dos ejes transversales que pasarán una delicada cuenta de cobro, no solo a las proyecciones de crecimiento económico de los próximos años, sino también a los indicadores de bienestar social como la tasa de desempleo.

 

El problema del empleo sigue sin soluciones estructurales, y aunque la tasa de desempleo viene bajando en el país, las cifras siguen siendo muy elevadas y la informalidad está en sus mayores valores, de ahí el descontento de los ciudadanos por la falta de oportunidades de empleo formal y de calidad, que permita ingresos sostenidos y estables para una mayor masa de personas. 

Relacionados

258,147,5550

Con las estimaciones presentadas en este texto sería posible recaudar alrededor de 45 billones de pesos, cerca de 4 puntos porcentuales del PIB, lo...

Aunque es indudable la imperiosa necesidad de hacer una reforma tributaria en Colombia, como lo señala el informe de la Organización para la...

Indicadores como la inflación, la devaluación de la moneda o la tasa de desempleo forman parte esencial de las proyecciones de crecimiento económico...

La evasión y la elusión fiscal son maniobras que usan los contribuyentes y las empresas para pagar menos impuestos. Aquí te contamos cuáles son sus...

Así lo señala el profesor Orlando Villabona, de la Facultad de Ciencias Económicas (FCE) de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), quien,...

Consejo Editorial