Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
UN Periódico Digital

Resultados de Búsqueda:

UN Periódico Digital
Hipoxia silenciosa, síntoma de cuidado en tiempos de pandemia

“La hipoxia silenciosa se presenta cuando hay una disminución del oxígeno en la sangre. En términos normales una persona adaptada a la altura satura al 97 %; sin embargo, cuando se presenta hipoxia, la saturación disminuye y no hay ninguna dificultad respiratoria”, destaca la profesora Erica Mancera, del Departamento del Movimiento Corporal Humano y sus Desórdenes de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL).

Agrega que “la persona sigue normal y su saturación sigue bajando. En muchos casos de COVID-19 los pacientes cursan con una hipoxia silenciosa, y en consecuencia solo presentan síntomas cuando la saturación de oxígeno es muy baja y entran en un estado crítico”.

Efectos a corto y largo plazo

El oxígeno es primordial pues permite que las células y los órganos del cuerpo produzcan energía para funcionar. Una parte de él se transporta solo y el 97 %, por medio de la hemoglobina (parte de los glóbulos rojos) y lo lleva a todas las partes del cuerpo.

Algunas causas son:

- vivir a moderadas o altas altitudes como Bogotá,

- el tabaquismo,

- respirar mucho monóxido de carbono.

“Esto les pasa mucho a los estudiantes universitarios que vienen de zonas más cerca del nivel del mar que Bogotá y pasan de tener una presión de oxígeno mucho menor, por lo que pueden aparecer síntomas como respiración más rápida, respiraciones profundas, afectación de la coordinación muscular y grados de inconsciencia. Si la persona es poco tolerante, requerirá administración de oxígeno”, señala la profesora Mancera, doctora en Ciencias - Biología.

Según un estudio realizado por la UNAL, la hipoxia no es tan evidente en los niños; cuando los varones pasan de ser adolescentes a hombres producen testosterona, la cual ayuda aumentar la producción de hemoglobina y glóbulos rojos, mientras que las niñas al llegar a la pubertad, esta no aumenta tanto sino que se mantiene estable por las hormonas como la progesterona, la cual permite ventilar mejor. Sin embargo, esta capacidad disminuye al llegar a la menopausia cuando comienza a aumentar la producción de hemoglobina.

Consejo Editorial