Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
UN Periódico Digital

Resultados de Búsqueda:

UN Periódico Digital
Esperanzas e inquietudes frente a la vacunación, en este nuevo año de pandemia

En medio de este inquietante panorama, las noticias acerca de la inminente vacunación no han dejado de llegar. Si bien la actitud del Gobierno colombiano frente a dicho tema ha tenido episodios desconcertantes –como votar en contra de la propuesta de suspender temporalmente los derechos de propiedad sobre las patentes de las vacunas discutida en la Organización Mundial del Comercio2–, también ha tenido momentos de sensatez al trabajar intensamente en un plan nacional de vacunación.


Aunque dicho plan nacional se publicó a finales de diciembre, empezó a divulgarse con cierta amplitud en 20213. El documento presenta algunas ideas de modo general, pues allí no se definen las vacunas que se utilizarán en el país, pero en él sí se exponen alternativas frente a una de las más grandes preocupaciones sanitarias del presente: el acceso global a las vacunas. Sin lugar a dudas, la opción de la vacunación genera esperanzas para enfrentar la pandemia y optimismo por este logro científico y técnico.


Pero el entusiasmo que conlleva tener esta opción no ha impedido que surjan importantes inquietudes. Debido a su particular importancia, destaco cuatro que exigirán una mayor discusión tanto entre los expertos y funcionarios decisores como entre el resto de la población colombiana. Puesto que son preocupaciones que comprometen la salud de todos nosotros, requieren de una amplia y ponderada discusión ciudadana.
 

La vacunación y las causas socioambientales de la pandemia


La primera inquietud tiene que ver con el enfoque general que guiará hacia futuro el manejo de la pandemia. Es claro que tener vacunas disponibles con un notorio grado de seguridad y eficacia es un gran logro, y fortalece el abordaje biomédico del problema, pero esto no puede hacernos olvidar lo que se ha hecho evidente con el surgimiento del fenómeno pandémico: que existe un modelo de desarrollo socioeconómico patogénico y que estamos en medio de una profunda crisis civilizatoria que nos expone a enormes riesgos que se podrían evitar si vivimos de otra manera4.


Aunque en algún momento se pueda disponer de un recurso tecnológico para protegernos inmunológicamente del agente viral, este no detendrá los riesgos generados por las actuales granjas agroindustriales y los circuitos comerciales de especies animales, y tampoco mitigará el desastre ecológico que padecemos5.
 

La aplicación masiva de las vacunas no debe impedir que se implementen nuevas estrategias de desarrollo tendientes a aumentar formas de producción de comida menos dañinas de los ecosistemas, menos indolentes con el sufrimiento animal y menos proclives a la emergencia de cepas virales más virulentas.


Una segunda inquietud –muy presente actualmente– se refiere al acceso equitativo de las vacunas. Con la decisión de mantener intacta la estructura de las patentes, dejando que prime la lógica económica de los mercados competitivos, los costos de las vacunas y la forma en que se distribuirán generan grandes preocupaciones. El discurso oficial habla de equidad en el acceso, y en el plan nacional de vacunación formulado en el país se tienen especificadas fases, etapas y prioridades. Sin embargo, en Colombia es habitual que la retórica propia de las buenas intenciones gubernamentales disimule enormes desigualdades sociales6. Y en dicho documento no se habla mucho de los precios, aunque existe una referencia a unos posibles rangos por dosis según lo establecido en el mecanismo Covax (pero hoy sabemos que el tema forma parte de los acuerdos de confidencialidad impuestos por las empresas farmacéuticas).


Cabe destacar que la pandemia ha hecho muy visibles las desigualdades sociales, y es por eso que, más allá de las buenas intenciones, se necesitan mecanismos concretos y adecuados que permitan que las vacunas realmente lleguen de forma prioritaria y efectiva a las personas más vulnerables y necesitadas. Como lo señala el plan, es claro que la vacunación deberá aplicarse a la mayoría de la población colombiana.


Si bien en el documento oficial se habla de la negociación con Pfizer y el uso de su vacuna con base en centros de acopio regionales, la exigente cadena de frío que requiere esa vacuna lleva a pensar que no puede ser la primera elección puesto que el país no tiene las condiciones logísticas adecuadas para garantizar el uso de ultracongeladores en la mayor parte del territorio nacional.


Una tercera inquietud tiene que ver con la vigilancia que se debe hacer sobre los efectos de las vacunas. Seguramente el país necesitará recurrir a vacunas producidas por diferentes compañías farmacéuticas y esto hará necesario un seguimiento que posibilite discriminar el tipo de vacuna administrada. Pero dado que todas ellas se han producido en un tiempo corto, es necesario duplicar los esfuerzos para seguir sus efectos a mediano y largo plazo.


Las pruebas de seguridad realizadas a las vacunas se han hecho en un muy corto plazo, pero los efectos adversos y la real duración de la respuesta protectora solo se pueden valorar adecuadamente con el paso del tiempo7. Cabe recordar que los efectos de las vacunas no solo atañen a su principio activo pues ellas tienen otros componentes, por lo cual es necesario conocerlos en detalle para hacer los seguimientos respectivos.


Por último, una cuarta inquietud tiene que ver con la poca información que se suministra acerca de las novedosas técnicas con la cual se desarrollan las vacunas actuales. Varias de ellas son tan nuevas que nunca se habían usado antes, y por ello requieren de una mayor explicación frente a los detalles de su producción y los posibles efectos esperados a corto y mediano plazo. Conocer con más precisión estos aspectos ayudaría a cualificar el debate público y hacer más clara la definición de las vacunas que, en últimas, van a ser administradas en el país.


Aunque es entendible que un documento político como el plan nacional de vacunación no pueda extenderse demasiado en asuntos muy técnicos, dado que su interés está puesto en establecer directrices, prioridades y una metodología básica, cabe tener presente que la manera como se llevará a cabo el proceso de vacunación dependerá en buena medida, de la decisión de compra que se tome frente a las vacunas existentes.


Dado que en el documento se menciona que el país requiere de un portafolio de al menos 6 vacunas, toda la información que se suministre frente a cada una de las vacunas se torna imprescindible. Como colombianos preocupados por nuestra salud y la de nuestros parientes, amigos y coterráneos, merecemos conocer las razones por las que se opta por algunas vacunas frente a otras y requerimos que el debate entre los más expertos se lleve a cabo como un asunto público, constructor de ciudadanía en salud.

 


1 https://www.eltiempo.com/salud/por-que-estan-aumentando-los-casos-de-covid-19-en-colombia-en-enero-559421 ; https://colombia.as.com/colombia/2021/01/07/actualidad/1609981531_444182.html

2 https://www.youtube.com/watch?v=FxxaivQ2cxI

3 https://www.minsalud.gov.co/sites/rid/Lists/BibliotecaDigital/RIDE/VS/pnv-contra-covid-19.pdf

4 https://doi.org/10.17533/udea.rfnsp.e342049 ; https://doi.org/10.17533/udea.rfnsp.v38n1e341123

5 https://www.laizquierdadiario.com/Agronegocio-capitalista-y-Covid-19-una-combinacion-mortal

6 a href="https://razonpublica.com/pobreza-desigualdad-tiempos-pandemia/">https://razonpublica.com/pobreza-desigualdad-tiempos-pandemia/ https://unperiodico.unal.edu.co/pages/detail/la-pandemia-desnuda-el-grado-de-desigualdad-regional/

7 https://lasillavacia.com/silla-llena/red-de-la-innovacion/la-vacuna-del-covid-colombia-exigir-las-evidencias-no-capricho

Relacionados

3048,3047,4247,1336,4487

Desde que llegó el primer caso a Colombia, el 11 de marzo de 2020, la pandemia de COVID-19 no solo ha afectado a los colombianos sino también a las...

Desde que comenzó la pandemia de COVID-19, la producción de literatura al respecto ha sido asombrosa e incluye materiales de todo tipo. En el grupo de...

Pese a que Bogotá cuenta con 37 comisarías de familia, prestas a atender y garantizar el acceso a la justicia y protección de las víctimas de...

La discusión sobre la vacuna como bien global o protegido por propiedad intelectual no es nueva: hace 20 se vivió con la epidemia del VIH. La...

El reciclaje depende de la separación en la fuente de los diferentes componentes que constituyen el residuo urbano. Para facilitar la gestión de los...

Consejo Editorial
"