Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
UN Periódico Digital

Resultados de Búsqueda:

UN Periódico Digital
Es necesario implementar una Renta Mínima Básica en Colombia

Como no se está enfrentando una guerra sino una situación de emergencia como consecuencia de un virus, algunas autoridades locales en Colombia -como en Bogotá- han llamado a este escenario economía de contingencia, término que ubica mejor la situación y en la que, a diferencia de una guerra, debemos enfocarnos en medidas de salud pública que incluyen robustecer las herramientas con las que hospitales, clínicas y profesionales especializados combaten el virus; esto implica el mayor aislamiento posible del conjunto de la población para evitar picos epidemiológicos que colapsen el ya deteriorado sistema de atención en salud.
 

De igual manera una de las medidas discutidas por académicos y gobiernos alrededor del mundo es la de una Renta Básica Universal (RBU) o Ingreso Mínimo Vital (IMV), para el caso, nos referiremos a la primera.
 

Puedes leer:  Es hora de que el Congreso entre al juego.


La renta básica es entendida como un ingreso garantizado por el Estado en tanto derecho de las y los ciudadanos para poder acceder a una canasta de bienes mínima que les permita subsistir.
 

Históricamente la idea de una RBU, ha tomado diferentes matices y ha sido planteada en diversas versiones por pensadores de tiempos y orillas diferentes: desde teólogos como Tomás Moro en el siglo XVI y filósofos como el norteamericano Thomas Paine en el siglo XVIII, así como socialistas utópicos del siglo XIX y premios nobeles en el siglo XX como el matemático británico Bertrand Russell y el economista de la escuela de Chicago Milton Friedman a través de la idea de Impuesto Negativo sobre la Renta (INR), retomando la idea inicial del francés Augustin Cournot y profundizada por el keynesiano norteamericano James Tobin. Así pues, el planteamiento de una renta universal no es novedosa, y más bien hace parte de una discusión de larga data.
 

En medio de la crisis generada por la pandemia, la Renta Básica (RB) en Colombia es una gran posibilidad para garantizar el mayor aislamiento posible de la población y al mismo tiempo se convierte en una garantía mínima de subsistencia para las personas en condiciones de vulnerabilidad (39,8 %), pobreza (19,8 %), pobreza extrema (7,2 %) o que se encuentran en la informalidad (48,1 %) y/o que dependen del cuentapropismo (42,8 %), convirtiéndose en un instrumento para tramitar las dificultades que en materia económica, social y sanitaria se presentan en el país.

En el mundo ya se han desarrollado ejercicios pilotos de RB en países como Finlandia, Holanda y Kenia, y en medio de la actual coyuntura se está discutiendo en el parlamento británico, así como en España con el nombre de Ingreso Mínimo Vital Puente planteándose como una renta mínima cercana a los 440 euros, equivalentes a $1.904.993. Incluso en Estados Unidos el secretario del tesoro Steven Mnuchin planteó girar 1000 dólares, unos $3.979.080 a las familias norteamericanas que no tiene cómo sostenerse en la actualidad.
 

Si se suma la población vulnerable, pobre y en pobreza extrema en Colombia (66,8 %) se obtendría una cifra cercana a las 9.485.600 familias, cifra que se correlaciona con los 9.584.000 trabajadores por cuenta propia que tiene el país.
 

De esta manera, dados los impactos económicos que trae sobre la economía la pandemia, la medida de RB podría beneficiar entre seis millones y diez millones de hogares que viven en la informalidad, son pobres extremos, pobres o vulnerables y que podrían acceder dependiendo del número de integrantes de su familia a transferencias que podrían oscilar entre medio y un salario mínimo, medida que se podría complementar con recursos que el Estado giraría a las empresas que han visto truncados sus ingresos por la emergencia, con el objetivo de mantener la nómina tal como lo han planteado Botero y Lora (2020).
 

Puedes ver: La verdad sobre la devolución del IVA.


Si la Renta Básica se garantizará durante tres meses a un rango de familias entre los seis millones y diez millones podría costar entre 15,9 y 26,4 billones de pesos colombianos, menos de 2,6 puntos del Producto Interno Bruto (PIB), existiendo diferentes posibilidades para financiar la misma:
 

  • Un impuesto para los ricos y superricos del país que tienen patrimonios superiores a 100.000 millones en el sentido de lo planteado por Garay y Espitia (2020),
  • el congelamiento parcial o total pago de intereses de deuda pública por un periodo de seis a dieciocho meses mediante renegociaciones, teniendo en cuenta que los intereses por concepto de servicio de la deuda en un año son superiores al 2,5 % del PIB,
  • un crédito del Banco de la República al Gobierno facultado por el artículo 373 de la Constitución Política Nacional,
  • una reestructuración del gasto público,
  • unificar en un solo fondo todos los subsidios que en la actualidad otorga el Gobierno Nacional
  • flexibilizar la regla fiscal
  • utilizar un porcentaje inferior al 10 % de las Reservas internacionales que a febrero de 2020 giraban alrededor de los 53.000 millones de dólares.
     

Superada la contingencia que obliga a la cuarentena, extender al menos por un mes la RB se convierte en una posibilidad para dinamizar el consumo y la demanda interna. Además, complementar la medida con una política fiscal expansiva por parte del Gobierno Nacional enfocada en impulsar y fortalecer el aparato productivo doméstico, incluyendo la producción agroalimentaria que hoy es un asunto de seguridad nacional, puede -gracias al multiplicador del gasto- generar un círculo virtuoso que fomente el crecimiento económico, el empleo y la tributación permitiendo compensar los esfuerzos financieros que se hagan.
 

Los esfuerzos financieros en la materia son la posibilidad de garantizar la vida y bienestar de la población hoy y la recuperación de la economía mañana; la salud, la vida y la economía no son antagónicos y la Renta Mínima Básica es una posibilidad de demostrarlo.
 

Para consultar:

Propuestas para mitigar los efectos socioeconómicos por el COVID-19
 

Botero, Jorge H. y Lora, Eduardo (2020, abril 10). Una estrategia para la defensa del empleo y la estabilidad de la economía. Versión Digital.

Cárdenas, Mauricio (2020, febrero 4). Les adelanto un gráfico de mi nuevo texto de Introducción a la Economía Colombiana. Dice más que muchas palabras (actualización de estado de Twitter).

Garay, Luis J. y Espitia, Jorge E. (2020, marzo 26). Medidas de emergencia para mitigar los efectos socio-económicos de la propagación del coronavirus -COVID-19. Una visión alternativa a la gubernamental. Versión Digital.

Relacionados

3231,3232,3047,147,3233

Un análisis encendió la alerta sobre el COVID-19 al referirse a él como una “sindemia” y no como una pandemia. El profesor Juan Carlos Eslava, del...

A few days ago, the prestigious journal medical The Lancet published an editorial with a controversial header “COVID-19 is not a pandemic” 1. Beyond...

El reporte más reciente del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE) mostró que durante la pandemia por el COVID-19 una cuarta parte...

Hace pocos días la prestigiosa revista The Lancet publicó un comentario editorial con el provocador título de “COVID-19 no es una pandemia”1. Más allá...

The capital of the Province of Amazonas has close to 50,000 inhabitants and 100,000 visitors a year and has the intention of turning into a national...

Consejo Editorial