Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
UN Periódico Digital

Resultados de Búsqueda:

UN Periódico Digital
El Cauca necesita mayor inteligencia militar para salvar a los jóvenes y líderes sociales

Estos grupos –algunos parte de disidencias de las FARC, otros del ELN y otros que se mueven alrededor del narcotráfico– compiten entre sí para dominar el territorio y asegurar tanto los cultivos de marihuana y coca como la ruta hacia el Pacífico, lo cual ha generado el asesinato de los líderes indígenas o campesinos que se oponen a la invasión de los territorios.
 

Puedes leer: Iván Mordisco y el asesinato de indígenas en el Cauca.


Para la antropóloga Myriam Jimeno Santoyo, profesora emérita de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), la situación que ya viene de mucho antes se centra en tres escenarios:
 

  • Con el posconflicto, las fuerzas militares o policivas no pudieron contener la presencia de estos grupos que compiten entre sí por el dominio del territorio y de las rutas, y cuando no lo consiguen ocasionan desplazamientos principalmente en las zona de Argelia, Cauca. Por el número tan importante de líderes de las organizaciones indígenas y afrodescendientes que intentan defender su autonomía territorial, el tema central es el asesinato de líderes, no el desplazamiento.
     

En 2020 han ocurrido cinco masacres en el Cauca, y la respuesta del Gobierno ha sido militarizar la zona.

  • Es importante decir que el Cauca se destaca por la organización indígena, que tiene una larga presencia, liderazgos muy fuertes, una política de educación y otra de defensa de su territorio. Lo más importante es que este liderazgo indígena es el que ha reclamado la presencia militar, porque finalmente son hombres en armas los que los atacan; pero esto no es suficiente: se necesitan programas mucho más agresivos y decididos tanto de sustitución de cultivos como de apoyo a alternativas económicas para los jóvenes, porque esto es lo que les puede quitar jóvenes a la guerra.
     

Para la profesora Jimeno, “lo que se reclama, como se ve en los comunicados del Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC), es un enfoque integral: sí se necesita presencia militar más efectiva, con mayor inteligencia militar que pueda golpear a los líderes de estas organizaciones, pero también se requieren planes de sustitución de cultivos que prácticamente están parados en el Cauca, y programas que incentiven oportunidades para los jóvenes, que son los que pueden ver atraídos por cualquiera de estas organizaciones”.
 

  • En la medida en que los indígenas sigan organizados y reclamando la celeridad del cumplimiento de estos acuerdos, se va logrando algo más. Esto no depende de si con este Gobierno funciona o no, pues las organizaciones indígenas y campesinas han sido muy activas, y por eso es que matan a la gente, porque piden planes específicos y apoyos concretos, por ejemplo en temas que no solo son los productivos, sino también en los educativos, con oportunidades para los jóvenes.
     

Te puede interesar: Aumento de la población indígena no es cuestión de ‘malicia’.


En las últimas semanas, habitantes de municipios como Santander de Quilichao, Cajibío, Morales, Piendamó, Silvia y Caldono han reportado presencia de grupos armados que han dejado panfletos y pintado carros para marcar territorio. En ocasiones, los atacantes logran llegar a los puntos de control de COVID-19 establecidos por las comunidades indígenas.
 

La pandemia


Para la antropóloga Jimeno, “las organizaciones del Cauca han sido muy activas y claras al respecto: han entrenado a la guardia indígena para resguardar de grandes contactos a los territorios y lo están practicando. Ellos son agricultores o ganaderos que deben seguir cultivando en las parcelas y tienen que seguir comerciando sus productos”.

Así mismo, el Cauca no es un gran foco de contagio del COVID-19, pues la enfermedad se ha mantenido en niveles bajos, y en buena medida es por la actividad protectora y activa de las organizaciones. Según cifras del Ministerio de Salud en este departamento hay 64 casos reportados, lo cual contrasta con la situación del Amazonas, donde actualmente hay más de 1.300 contagiados por el coronavirus.
 

Según el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE), este departamento del sur del país tiene 79.020 habitantes, y cerca del 57,7 % de la población se identifica como parte de los 26 pueblos indígenas que habitan este territorio.
 

Como se puede ver en la página de la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC), existen directrices y entrenamiento a los líderes del resguardo, pues en el país se monitorean los territorios indígenas con recomendaciones para proteger la vida de esta población.
 

Una de las razones por las que el COVID-19 no ha tenido tanto impacto en el Cauca es porque las organizaciones han sido proactivas con las medidas impartidas por el Gobierno.


Parte fundamental del monitoreo ha sido el Consejo Regional Indígena del Cauca, organización creada en 1971 que forma parte de una amplia red de organizaciones locales o cabildos que todos los años tienen un grupo de personas con diversas responsabilidades pues son ellas quienes han impulsado las medidas de protección internas y las del país.
 

Además: El Salado: a 20 años de un hito de violencia.


La profesora Jimeno agrega que el Cauca también cuenta con otra organización que en su concepto es una experiencia ganada e influyente: “la Guardia Indígena, quienes han puesto en práctica las medidas que han sugerido los epidemiólogos para el país: higiene personal, guardar distancia y evitar la circulación de la población”.
 

Por el contrario, explica la profesora “quienes rompen y se enojan con esas medidas son los grupos armados, quienes son los que siguen matando líderes que justamente imponen que no haya extraños en sus territorios. Para ellos, esta medida es nociva porque les limita el ingreso a rutas o zonas de cultivo o minería ilegal de oro”.
 

Teniendo en cuenta los tres escenarios expuestos, los hechos recientes y la prevalencia de la pandemia, la profesora Jimeno exalta “la importancia de hacer una mirada integral que tenga fuerzas del orden pero que también tengan planes en el posconflicto que representen oportunidades para los jóvenes, pues es su población crítica, mientras los líderes son su población en riesgo”.

Relacionados

1603,3407,1382,2530,3048,2729,3408

Un análisis encendió la alerta sobre el COVID-19 al referirse a él como una “sindemia” y no como una pandemia. El profesor Juan Carlos Eslava, del...

Hace pocos días la prestigiosa revista The Lancet publicó un comentario editorial con el provocador título de “COVID-19 no es una pandemia”1. Más allá...

La seguridad ciudadana se entiende como el conjunto de condiciones en el cual los seres humanos pueden ejercer sus derechos y libertades. Cuatro años...

Con la pandemia por el COVID-19 la economía colombiana sufrió un fuerte impacto, del cual ha sido difícil recuperarse. Expertos debatieron en el...

Esta fue la conclusión del politólogo Miguel Silva en el programa UN Análisis, de UN Radio (98.5 FM), quien explica cómo en medio de la pandemia las...

Consejo Editorial