Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
Periódico UNAL

Resultados de Búsqueda:

Periódico UNAL
“El canto del agua”: sendero ecológico que rescató El Arenillo del conflicto armado

La población de El Arenillo inauguró en 2018 el sendero ecológico “El canto del agua”, como una agradable actividad turística que se encuentra en el corregimiento de Ayacucho - La Buitrera, a unos 30 minutos de la cabecera municipal de la Villa de las Palmas. Está dividida en parte alta y parte baja, en las que habitan 43 y 92 familias respectivamente, con una temperatura entre los 17 y 23 oC.
 

Entre 1999 y 2004 los habitantes de El Arenillo vivieron una pesadilla. El Bloque Calima del grupo paramilitar Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) y el frente sexto de la antigua guerrilla de las FARC-EP llegaron al sector causando terror, sufrimiento y dolor.
 

La vereda vivió sometida a un frecuente robo de ganado y cosechas que afectó su sustento económico, ya que muchos residentes son campesinos y agricultores. Si de una vaca se producía leche para su alimentación o para vender en el mercado, estos grupos les quitaban esa vaca y se quedaban sin recursos. Durante 5 años vivieron todas sus noches bajo un toque de queda y confinamiento obligatorio a partir de las 6 p. m., y a quien incumpliera la norma no lo volvían a ver.
 

Según cifras de la Unidad para la Atención y la Reparación Integral a las Víctimas, durante esos cinco años 17.031 personas de la vereda fueron reportadas como víctimas del conflicto armado. Por eso la zona es considerada como una de las más afectadas por la guerra en el Valle del Cauca tras la violencia, asesinatos selectivos, secuestros, apropiación, confinamiento, reclutamiento y desapariciones forzadas que padecieron.

Por el miedo y el trauma, después de 2005 la población estuvo encerrada, quieta y en silencio, y no se dio a conocer mucho en la región. Pero el proceso de paz entre 2012 y 2016 les dio una esperanza para iniciar otra vez con garantías, e incrementó cuando llegó la firma del Acuerdo Final de Paz.


Dieciséis años después El Arenillo se ha convertido en un lugar de resiliencia, paz y reconciliación cuya comunidad rural propone emprender con su naturaleza y su cultura y les da la bienvenida a los turistas.


Con este propósito, la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) Sede Palmira quiso aportar a la mejora de  su calidad de vida, trabajando hombro a hombro con la comunidad en el desarrollo del proyecto “Fomento de comunidades sostenibles en el manejo integral del agua en zonas rurales del Valle del Cauca”.
 

Sendero ecológico: guardián de un río y las tradiciones


Puedes ver: Vereda Arenillo se recupera después de ser zona de conflicto armado.
 

En un principio “El canto del agua” era muy corto y estaba ubicado en la parte baja de la vereda, pero quedaba mucho camino pendiente por recorrer. Así lo consideró el Grupo de Investigación Prospectiva Ambiental y los estudiantes de Estrategias Educativas Ambientales de la UNAL Sede Palmira.


En 2019, cuando trabajaban en este proyecto que, con la construcción de nuevas tecnologías, mejoraba la gestión del agua y abastecía de energía sostenible a  la vereda, le apostaron a magnificar el crecimiento turístico de este sendero.


La profesora Luz Stella Cadavid, Ph. D.  en Ingeniería  Ambiental y coordinadora del grupo, relató que con la asociación de mujeres comenzaron a ampliar los recorridos del sendero y documentar toda la experiencia, con el fin de promover la educación y el turismo ambiental del territorio.

“Nos enteramos de que había una asociación de mujeres que tenían un sendero pequeño al lado del río Edén, uno de los ríos que pertenece a uno de los acueductos en el que estábamos trabajando, y pensamos que con las tecnologías que hicimos podríamos ampliar más este sendero para darle un gran sentido a toda la vereda en el cuidado del ecosistema y al turismo comunitario”, narró la docente Cadavid.

Con esta idea se reunieron, realizaron varios talleres, visitas a las zonas, escucharon las historias y leyendas que se podrían contar en el trayecto, y utilizaron semiótica ambiental y señalética para resaltar el entorno. Algunos de estos fueron la importancia de las mariposas y los árboles presentes en El Arenillo, junto con la función de la fauna de la quebrada El Edén. De ahí nació la estación Naturaleza que inspira el sendero.

Después de este proyecto, la coordinadora Cadavid destacó que los turistas pueden recorrer autónomamente dos recorridos: uno corto, guiado, de 1,5 km de ida y vuelta en la parte baja de la vereda, y uno más largo, autónomo, de 3 km, que llega hasta la parte alta.
 

Ahora “El canto del agua” cuenta con nueve estaciones y varias subestaciones, donde los amantes y curiosos del turismo de naturaleza, cultural y ambiental podrán escapar de la rutina o la urbanización para escuchar las historias que la comunidad tiene por contarles, ver cómo las tecnologías mejoran su calidad de vida y concientizarse de la importancia de mantener un territorio que superó el conflicto armado.

El aporte que mejoró calidad de vida


El mayor aporte de la UNAL Sede Palmira fue transformar este sendero, mejorar la gestión  del agua potable y residual y brindarles un módulo de energía solar y  una microturbina hidráulica a la comunidad, para mejorar sus recursos públicos. El trabajo se ejecutó entre 2018 y 2020 con el apoyo de Colciencias (actual MinCIT), MinTic y el trabajo de extensión solidaria de la Universidad.

La docente Cadavid agregó que de la documentación e información recopilada resultó un video y unas cartillas-manuales con las cuales la comunidad puede ayudar a guiar, orientar o encaminar a los visitantes del sector y a cuidar sus sistemas tecnológicos.

Casi dos años después de la aplicación del proyecto, “El Canto del Agua” recibe en promedio entre 60 y 70 visitas al mes, y cada recorrido ida y vuelta dura entre una hora y media y tres horas.
 

La comunidad de El Arenillo cuida juiciosamente sus tecnologías, con base en el aprendizaje que obtuvieron al trabajar en equipo con la UNAL.

 

Para los habitantes de esta vereda, el sendero que consideran “eco mágico”, sus acueductos mejorados, su humedal para tratar las aguas residuales, su módulo y microturbina de energía sostenible son una victoria de innovación en su territorio. No solo tienen una mejor calidad de vida, sino que también ofrecen un modelo de sendero ecoturístico diferente: “contamos la historia del sendero al tiempo que lo viven”.
 

De ahí que “El canto del agua” sea un ejemplo de conservación ambiental, territorial, cultural y de turismo para otras comunidades rurales que quieran emprender y fortalecer procesos de turismo rural y de naturaleza”, concluyó el grupo de investigación.

Relacionados

734,5145,5146,457,9,5147

El aumento de la temperatura global en las últimas décadas, y sus consecuentes alteraciones climáticas, han generado una extinción masiva que amenaza...

Traumatismos, enfermedades, accidentes deportivos, domésticos o de trabajo, entre otras afecciones, pueden representar pérdida de hueso, algunas veces...

La situación de los jóvenes que no estudian ni trabajan (nini) no se soluciona con políticas focalizadas como el subsidio a la nómina para las...

El programa Análisis UNAL de Radio UNAL (98.5 FM), muestra un panorama de las dudas, preocupaciones y lo que piensan los jóvenes sobre la situación...

Desde hace varios años la Amazonia es la región más deforestada del país: entre 1990 y 2018 perdió más de 190.000 hectáreas de bosques. ¿Quiénes son...

Consejo Editorial