research paper on network security essay write help compare and contrast essay writing brown university creative writing good excuses for homework build business plan how to write a website bibliography persuasive essays to buy how to start an autobiography essay
Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
UN Periódico Digital

Resultados de Búsqueda:

UN Periódico Digital
Desempleo e inflación, hacia el camino de la miseria

El índice de miseria propuesto por el economista estadounidense Arthur Okun se calcula como la suma de la tasa de desempleo más la inflación.
 

Con base en la metodología de López-Calva y Ortiz-Juárez, la información de la Gran Encuesta Integrada de Hogares de 2019 y 2020 se clasificó en cuatro categorías según los siguientes umbrales: i) los pobres son aquellos ciudadanos con un ingreso per cápita inferior a la línea de pobreza monetaria (331.688 pesos al mes, u 11.000 pesos diarios), ii) los vulnerables son aquellos con ingreso per cápita entre la línea de pobreza y 22.000 pesos al día, iii) la clase media son los que tienen como ingreso per cápita del hogar entre 22.000 y 117.000 pesos al día, y iv) la clase alta son las personas cuyo ingreso per cápita del hogar son más de 117.000 pesos diarios.
 

A su vez, el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE) clasifica la canasta familiar para cada uno de estos niveles de ingreso, lo que hace posible calcular su tasa de inflación.
 

En el marco de la pandemia el índice de miseria creció un 22,4 %, al pasar del 14,30 % en 2019 al 17,51 % en 2020; este se explica por el aumento de la tasa de desempleo, ya que la inflación se redujo. Por clase de ingreso, el índice de miseria de los ciudadanos que se encuentran en pobreza creció un 33,6 %, mientras que para los de la clase alta disminuyó un 26,8 % (gráfico 1).
 

El indicador de los ciudadanos en clase media y vulnerable fue de 10,25 % y 10,78 % respectivamente. Cabe señalar que el valor del indicador de quienes se encuentran en pobreza es 6 veces superior al de la clase alta, el triple de la clase media y el doble de quienes están en vulnerabilidad.

Puedes leer: Política económica radical para algo más que una crisis sanitaria.


Esto refleja dos hechos: de un lado, el impacto que tiene el desempleo en los ciudadanos en vulnerabilidad y en pobreza y las diferencias respecto a los de la clase alta; y del otro, que la inflación impacta más a los hogares pobres que los de las capas altas de la sociedad. Lo anterior muestra la disparidad de oportunidades que tienen tanto los jóvenes como las mujeres en las cabeceras y en el área rural, como la profundización de las desigualdades que se vienen presentando con la pandemia. Colombia es una sociedad fragmenta tanto espacialmente como por clase de ingreso (cuadro 1).

La fragmentación se observa en la tasa de desempleo, la cual muestra diferencias sustanciales tanto entre rangos de edad como entre clases de ingreso o entre urbano y rural. Por ejemplo, se observa que:
 

  • Los jóvenes en pobreza ingresan a una edad temprana a buscar trabajo (12 años), mientras que en los de la clase alta es 7 años superior. Algo similar sucede con la salida: quienes se encuentran en pobreza lo hacen a mayor edad.
  • Las tasas de desempleo para los jóvenes en pobreza –entre 15 y 30 años– son 13 puntos porcentuales (pp) superiores a la media nacional y 28 pp respecto a los de la clase de altos ingresos.
  • Así como la tasa de desempleo de las mujeres es superior a la de los hombres en todo el país, esa misma regla se refleja en las diferentes clases de ingreso, con algunos matices, como por ejemplo que la diferencia entre los que se encuentran en pobreza es en promedio 19 pp para quienes se encuentran entre los 20 y los 30 años.
     

Te puede interesar: Reforma Tributaria, ¿qué pasa con la deuda pública?.
 

Como resultado de la pandemia, las tasas de desempleo aumentaron para los jóvenes entre 17 y 30 años, con diferencias significativas entre las diferentes clases según niveles de ingreso. El aumento promedio de quienes se encuentran en pobreza fue de 9,3 pp, en los vulnerables 3,0 pp y en los de clase media 3,5 pp. El aumento nacional fue de 6,4 pp.
 

Aunque en América Latina pertenecer a la clase media es un privilegio, no sobra señalar que en Colombia un grupo importante de ellos está concentrado en los rangos que bordean el límite de vulnerabilidad (alrededor del 50 % tienen un ingreso per cápita de menos de 1 millón de pesos mensuales), lo cual hace que frente a un cambio abrupto tanto en el crecimiento económico como en el nivel de empleo tienen una alta probabilidad de caer en vulnerabilidad o en pobreza (gráfico 2).

Lo anterior lleva a pensar en ampliar el horizonte de posibilidades para los jóvenes y las mujeres de los hogares vulnerables y pobres en diferentes aspectos de la vida nacional –como la educación y el empleo– y además la necesidad de establecer la renta básica de emergencia para que puedan atender necesidades básicas como la alimentación y la vivienda.
 


[1] La población económicamente activa (PEA) corresponde a la población en edad de trabajar (PET) menos la población inactiva. La PET la constituyen los ciudadanos de 12 años en adelante para las zonas urbanas y de 10 años en las zonas rurales.

Relacionados

4894,1127,4986,934,3048,3047

Situaciones como la pandemia por el COVID-19 y el paro nacional han hecho que los campesinos colombianos se muevan de sus lugares de trabajo para...

Un perfil epidemiológico es la identificación de una serie de indicadores de salud pública en una población como la mortalidad infantil, materna, los...

La pandemia causada por el COVID-19 es un grave problema de salud pública que ha afectado a todo el planeta. Sin embargo, el porcentaje de personas...

Después de que la protesta social –que aún no termina– presionó para que el Gobierno nacional retirara la última y lesiva propuesta de reforma...

Colombia forma parte de los 5 países de mayor concentración del ingreso en el mundo, con niveles altos de pobreza. Aquí te explicamos qué se considera...

Consejo Editorial