Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
UN Periódico Digital

Resultados de Búsqueda:

UN Periódico Digital
¿Colombia ha cumplido con las recomendaciones internacionales para el manejo del COVID-19?

A principios de abril la regional europea de la OMS entregó 16 recomendaciones para reforzar los sistemas de salud y reorganizar rápidamente la prestación de servicios sanitarios para la atención del COVID-191; estos son básicamente es una secuencia de acciones estratégicas para adoptar en las diferentes fases de la pandemia.
 

Aunque la expansión mundial del COVID-19 es una eventualidad para la cual ningún sistema de salud del mundo estaba preparado, lo que sí ha marcado diferencias en la efectividad del manejo radica en la anticipación de los escenarios de colapso y la adopción de medidas materializables. La siguiente es una breve consideración del manejo de cada uno de estos aspectos en nuestro país.
 

Puedes leer: Un Marco Fiscal de Mediano Plazo (MFLP) lejano de la reactivación económica.
 

Ampliación de la capacidad de comunicación y gestión proactiva de las relaciones mediáticas


Esta no podría ser una debilidad en un país donde los medios de comunicación ostentan tanta relevancia en la opinión pública; el programa televisivo del presidente, sumado a las tres franjas de noticias diarias, han presentado la situación de la pandemia de manera reiterada y constante con información precisa y actualizada. Sin embargo, valdría la pena indagar sobre los efectos de la sobrecarga informativa en la estabilidad mental de las personas.
 

Reforzamiento de la capacidad de los servicios esenciales de salud pública para permitir la respuesta de emergencia


Este punto es tal vez el más importante en relación con la gestión efectiva y palpable de los refuerzos requeridos en salud pública para el manejo de la pandemia, pues para el caso colombiano han sido insuficientes. La apremiante necesidad del testeo masivo se ha convertido en un obstáculo; la avería en la máquina de testeo reportada por las redes del Instituto Nacional de Salud (INS) el 27 de marzo, sumada a las trabas en la adquisición de las pruebas confiables, ubican a Colombia en el antepenúltimo puesto de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) en la realización de pruebas para COVID-19, tomando en promedio 2,3 pruebas por cada 1.000 habitantes, cuando Islandia, el país mejor posicionado, toma alrededor de 1472.
 

Las afectaciones del virus se reflejan en el sistema respiratorio de los contagiados, por eso la adquisición de respiradores artificiales es una necesidad apremiante; aún así, hasta el 5 de mayo (casi dos meses después del reconocimiento como pandemia mundial) el Gobierno anunció la compra de 2.817 unidades. Si bien las autoridades se tienen que enfrentar a grandes dificultades por la puja de cada nación en la adquisición masiva de ventiladores, los que llevan la ventaja sin duda alguna son aquellos países industrializados que pueden consagrar su aparato productivo al desarrollo de este tipo de tecnologías.

Definición de estrategia del primer punto de contacto para posibles casos de COVID-19


Aquí es donde el gran impacto mediático mencionado antes cobra mayor relevancia, pues el trabajo conjunto del Gobierno y los medios de comunicación ha posicionado a CoronApp como el medio de primer contacto tanto para los posibles pacientes como para la ciudadanía en general. No obstante, el lanzamiento de dicha aplicación no se puede ver como garantía de comunicación efectiva, dadas las profundas dificultades de conectividad en las que se encuentran muchos de los grupos vulnerables del país.


Puedes ver: ¿Hacia dónde va la pandemia?.
 

Protección de otros posibles puntos de entrada de primer contacto del sistema de salud al virus


Es previsible que las personas no sigan el protocolo designado y acudan a los diferentes centros médicos sin ponerse antes en contacto telefónico o virtual, por lo que se vuelve necesario situar barreras epidemiológicas en los accesos a dichas instalaciones. Es una tarea que se le ha delegado al personal sanitario y que en términos generales se ha puesto en marcha efectivamente.
 

Designación de hospitales para recibir pacientes con COVID-19 y preparación para el aumento de unidades de cuidados intensivos agudos e intensivos (UCI)


Han sido escasos los espacios destinados para la atención exclusiva del COVID-19, solo se destaca el acondicionamiento del centro de eventos Puerta de Oro en Barranquilla y la instalación de algunos hospitales de campaña en otras ciudades, de ahí que los centros de atención del país se hayan visto en la necesidad de designar pabellones o áreas específicas para este propósito. Por otro lado, el déficit y las precarias condiciones de infraestructura hospitalaria en las regiones determinan panoramas desalentadores como la ausencia de UCI en la Amazonia.  

 

Organización y expansión de servicios cercanos a hogares para la respuesta al COVID-19

 


Aunque en este ítem se busca potencializar las redes locales de salud comunitaria, como lo ha expuesto la investigadora en salud pública Ofelia Restrepo Vélez, en Colombia esto no es más que una utopía3.
 

Solo Bogotá se ha destacado por cumplir con este propósito, al adecuar el centro de eventos de Corferias con alrededor de 2.000 camas de hospitalización destinadas a la atención de pacientes COVID-19.

 

Capacitación, reasignación y movilización de la fuerza laboral de salud de acuerdo con los servicios prioritarios


Mediante la Resolución 628 del 23 de abril, el Ministerio de Salud y Protección Social realizó un llamado al talento humano para reforzar y apoyar a los prestadores de servicios de salud; dentro de los perfiles adicionales están los perteneciente a las fuerzas armadas, pensionados, administrativos de la salud, las misiones extranjeras y los estudiantes de Medicina de último año.

Protección de la salud física de los trabajadores de salud de primera línea


La insuficiencia en el suministro de los elementos de protección personal ha sido una de las grandes quejas del personal de salud, que ha llevado a un malestar generalizado, sumado a las precarias condiciones laborales y de contratación. Además, por las constantes amenazas y maltratos que han soportado por la intolerancia y la desinformación colectiva, el resultado termina revelando la profunda vulnerabilidad en la que se encuentran quienes se dedican a salvar vidas en Colombia.
 

Puedes ver: Ivermectina: ¿qué es y por qué se usa en ensayos clínicos del COVID-19?.
 

Anticipación y abordaje de las necesidades de salud mental de la fuerza laboral de salud


Entre las afecciones más recurrentes que soportan los trabajadores de la salud están: el aumento de la carga laboral, la ansiedad, la depresión, el temor de contagio, la sensación de vulnerabilidad, la preocupación por la salud de los familiares, el rechazo social y el insomnio, entre otras. En este aspecto, la OMS no va más allá de recomendar la implementación de una línea de consulta, mientras que por su parte el Gobierno colombiano ha dictaminado una serie de lineamientos para el manejo del estrés producido por la pandemia. Sin embargo, es evidente que el acompañamiento integral de la salud mental del personal sanitario debería ser una prioridad que actualmente no se tiene muy en cuenta.
 

Revisión de cadenas de suministro y existencias de medicamentos esenciales y tecnologías sanitarias


El 25 de marzo mediante la resolución 507 el ministerio de Salud y Protección Social destinó los recursos del Sistema General de Participaciones a la adquisición de diferentes insumos para la pandemia como mascarillas, alcohol glicerinado, caretas, entre otros. No obstante, la asignación de recursos no ha sido garantía de protección efectiva para el personal sanitario, pues el suministro de dichos elementos por parte de las entidades prestadoras de servicios de salud y las ARL ha sido insuficiente.
 

Movilización del apoyo financiero y alivio de barreras logísticas y operativas


En materia de hacienda, al día de hoy el gobierno ha tomado más de 50 medidas entre decretos y resoluciones ministeriales que buscan regular la situación de la pandemia en materia de liquidez financiera. La confianza inversionista ha hecho que el país pueda aprovechar su capacidad de endeudamiento al máximo y poder disponer de recursos provenientes de organismos como el Banco Mundial o el BID.

Evaluación y mitigación de las posibles barreras financieras para acceder a la atención


Si bien el país ha encomendado en gran parte el servicio de salud a las EPS, el sistema de salud pública por ley debe atender las necesidades de los sectores más desfavorecidos de la sociedad, en este orden de ideas, ciertamente se cuenta con el acceso a la atención médica pero con implicaciones bastante negativas en aspectos como la incipiente prevención del contagio en campo o las prolongadas demoras en la atención.
 

Evaluación y mitigación de posibles barreras de acceso físico para grupos vulnerables de personas


Se puede decir que la mayoría de personas en condición de vulnerabilidad tienen prioridad en la atención ante los eventuales contagios, sin embargo el manejo que han tenido tanto los conglomerados como los privados de la libertad ha sido más de contención que de prevención.
 

Optimización de la protección social para mitigar el impacto de las medidas de salud pública en la seguridad financiera de los hogares


Las consecuencias sociales que ha traído el COVID-19 han sido casi igual de críticas que las repercusiones en materia de salud, de ahí que un amplio grupo de condiciones deban ser garantizadas para sostener un modo de vida tan atípico como la cuarentena, de lo contrario las medidas de confinamiento terminan siendo vulneradas.
 

El otorgamiento de licencias laborales se ha visto opacado por los despidos masivos de trabajadores; si bien el Estado ha intentado sobrellevar el cese de la actividad productiva con subsidios y ayudas, la incapacidad de cubrir las necesidades básicas de los ciudadanos como la alimentación o el pago de deudas y arriendos hizo que el 11 de mayo -casi 7 semanas después del inicio del aislamiento obligatorio4-, se adelantara una reactivación de sectores económicos que naturalmente influyó de sobremanera en el aumento exponencial de contagios.


Claridad en los roles, relaciones y mecanismos de coordinación en la gobernanza del sistema de salud y del Gobierno


La última recomendación de la OMS toca una de las particularidades más evidentes en cuanto a la gobernanza articulada en Colombia se refiere, pues la falta de coordinación entre las diferentes entidades territoriales y la búsqueda de la capitalización política del manejo de la pandemia han sido factores generadores de confusión para los ciudadanos en momentos donde la confianza en las instituciones debe ser primordial.


El cumplimiento de las recomendaciones de la OMS según el manejo que se le ha dado a la pandemia en el país se puede clasificar así: 5 resultaron favorables, 7 fueron desfavorables y 4 que -aunque se encuentren bien encaminadas- por motivos estructurales no han podido llevarse a cabo de forma exitosa.


Te puede interesar: La dexametasona, una opción eficaz en el tratamiento de la COVID-19.


Las profundas dificultades técnicas a las que se enfrenta un país que invierte poco en educación e investigación han hecho que el desarrollo de tecnologías sanitarias se vea retardado. De igual forma, mientras el aislamiento siga siendo la medida más efectiva de prevención, las acciones socioeconómicas más plausibles se orientan hacia el abandono de la reactivación económica por ciclos y el aseguramiento de la provisión alimentaria.


Por último, en materia sanitaria el Estado colombiano debería proponerse el rescate del sistema de salud pública en vez de encomendar el bienestar ciudadano a la fragilidad de las entidades prestadoras de servicios de salud. Así mismo, se debe transformar –al menos transitoriamente– el sentido de atención médica y pasar de la concentración de pacientes en centros hospitalarios a la atención en los territorios.


Consulta aquí el especial de UN Periódico sobre el COVID-19.

http://unperiodico.unal.edu.co/especialcovid/

 


1 WHO Regional Office for Europe. (2020). Strengthening the health system response to COVID-19: Recommendations for the WHO European Region. Policy Brief. Copenhagen. Licence: CC BY-NC-SA 3.0 IGO.

2 OECD. (2020). Testing for COVID-19: A way to lift confinement restrictions.

3 Vélez, O. R. (2003). Salud comunitaria: ¿concepto, realidad, sueño, utopía? Avances en Enfermería, 21(1), 49-61.

4 http://www.regiones.gov.co/Inicio/COVID-19.html#features11-2l

Relacionados

3048,3047,3755,3756,1744

Las enfermedades zoonóticas han existido desde que los primeros asentamientos humanos empezaron a domesticar animales, e incluso desde antes, pero lo...

A la fecha el mundo cuenta con 14 millones de contagiados con COVID-19 y el PIB mundial espera contraerse 4,9 % en 2020 según los cálculos del Fondo...

For some years Colombia has had a structural fiscal problem: tax income is not enough to cover the budgetary expenditure approved by Congress, and...

Recibir una atención integral de urgencias en todo el país e información sobre los servicios que ofrece son algunos de los derechos que tienen los...

Desde finales de marzo los espectáculos con público se cancelaron en el país, entre las medidas de aislamiento social por la pandemia del nuevo...

Consejo Editorial