how to cite a phd dissertation research paper on social networking services postgraduate course in social work how to write a good introduction to a research paper the most dangerous game essay write my mba essays powerpoint presentation ideas defense contracting dissertation essay on money
Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
UN Periódico Digital

Resultados de Búsqueda:

UN Periódico Digital
Las criptomonedas, en contravía de las leyes económicas

Es indiscutible la presión que se ejerce desde las redes y por algunos medios de comunicación para que la población se motive a usar criptomonedas. Este tipo de conductas son rechazadas por las leyes económicas. No quiero empezar refiriéndome a los mercados porque tiende a confundirse con las personas, o en su defecto se asume como aquellas interacciones que están marcadas por alguna sabiduría de los agentes. Pero no. Los mercados están regidos por las leyes económicas y es por ello por lo que no pueden ser engañados.

La incursión atomizada, acelerada y bajo presiones de saturación de información por todos los medios, mostrando cifras fantásticas, son la estrategia de quienes quieren obligar a usar las criptomonedas. Bien conocen ellos de la sabiduría convencional, la avaricia de la sociedad y la existencia de incautos. Por más que quieran obligar al uso de aquellas, siempre se mantendrán el lineamiento y las reacciones de las leyes económicas. Ello quiere decir que la abundancia en ganancias son un número nominal, y, por qué no decirlo, ficticio, pues en últimas su hábitat es artificial.

La economía ha ido mutando en sus medios de pago. Ello en razón a las actividades productivas y a su desarrollo. Es así como se inició con el trueque a través del intercambio de bienes agrícolas. Después se pasó al uso de metales; de ahí se llegó al uso de monedas y posteriormente a los billetes.

El recorrido ha sido orientado por exigencias económicas. El dinero es un medio de pago que sirve para identificar el valor a los bienes y para facilitar los intercambios tanto presentes como futuros. Estas características son la razón por la cual ha evolucionado desde el trueque hasta las monedas y los billetes. Pretender ahora que ello sea reemplazado por bits y manejados desde computadores y servidores, es querer desechar su esencia. Ello se puede decir por lo siguiente que mencionaré.

Un mundo del que no todos forman parte

En cuanto a la condición de ser un medio de pago, las criptomonedas llevan a la creación de un mundo en el que no todos pueden ser parte de la oferta y la demanda. Desde ese punto se empezaría a eliminar miembros de la sociedad. Muchos dirán que la solución es el acceso universal.

Pero lo primero es pensar en la existencia del acceso universal para la educación hasta los niveles superiores. En efecto, un estudio reciente que coordiné para evaluar el impacto de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (Tic) sobre la productividad en Colombia demostró que en países en los que existen deficiencia en el capital humano, es muy difícil que las Tic logren impactos positivos e importantes.

La segunda condición monetaria, es la relacionada con el servicio de identificar el valor a los bienes. Resulta que mientras los bienes se produzcan y existan en los procesos que fluyen desde factores productivos como capital humano, maquinaria y conocimiento, entre otros, es indispensable no dejar de lado el principio de la productividad marginal, que depende de la manera como se haga la combinación de dichos factores en cualquier sector económico.

De lo anterior se desprende el concepto de productividad y en consecuencia el valor de lo producido. Todo ello, producto de la combinación de unos factores que están directamente relacionados y concatenados en una función de producción.

En medio de esa interrelación existe un valor representado por el costo del capital, que depende de la estructura de las empresas, los riesgos de cada país, las circunstancias políticas y desde luego de la política monetaria que opere en el momento, y ella va relacionada con el manejo de la inflación, de la tasa de interés y hasta de la tasa de cambio.

En últimas, entonces, el valor de los bienes se da por la productiva, la cual se desprende del factor trabajo. Este valor es recogido a través de un mecanismo de unidad (el dinero, diferente a una criptomoneda) que facilita organizar valores a los bienes que representan el trabajo de la mano de obra.

La tercera condición es facilitar intercambios presentes. Pero más importante aún los futuros. Esta particularidad permite una homogeneidad entre el valor presente y el valor futuro que de paso se asocia con la anterior condición porque el crecimiento del capital productivo depende, entre otras, del costo del capital.   

Los valores presente y futuro tienen como punto de interrelación la tasa de interés y la inflación. Estas dos variables representan el costo de la vida y la viabilidad de los negocios. Reflejan el estado de salud de los mercados como también los riesgos, y sirven de punto de comparación para tomar decisiones económicas.

Un condición que se enfrenta al egoísmo

Los algoritmos de las criptomonedas tendrán que estar conectados y recoger la información que va desde el número de tintos que se toma un trabajador hasta el pensamiento que tiene la Junta Directiva del Banco de la República. Tremenda condición.

Es, nada y nada menos, pretender recoger la condición humana en unos bits. Semejante virtud es la que precisamente se representa en los modelos matemáticos que agrupan a las variables económicas. Pero, dentro de la condición humana existe la característica del egoísmo, que en ocasiones quiere manipular las leyes económicas.

Dicha característica muy fácilmente se podría simular desde algoritmos y establecer altas restricciones que llevarían a fuertes monopolios. Entraría en conflicto con las leyes económicas.

Los monopolios son estudiados por la ciencia económica. Pero son tratados como una falla originada por el flagelo de la escasez, el costo o la manipulación de la oferta de ciertos bienes o servicios.

Otras miradas

Como aquí no se trata de mirar una sola posición, considero necesario decir cómo ven las criptomonedas desde otras ópticas. Kariappa Bheemaiah, de la Grenoble École de Management, dice que son un libro de contabilidad compartido, un medio para emitir dinero, un medio de intercambio de valor de manera descentralizada y un mecanismo de consenso que ofrece la posibilidad de lograr la inclusión financiera global.

Para Bheemaiah, más relevante que cualquier otra cosa es la realización digital de la confianza. Con esta idea, busca darles a las criptomonedas las mismas características del dinero. Pero una cosa es decirlas y otra es que los bits cumplan en el acontecer económico esas tareas.

Uno de los argumentos que explica se basa en la información. Así, deja de lado estudios que demuestran que la información en estos escenarios no aporta para la construcción de eficiencias en los mercados.

Por su lado, William J. Luther, de la Universidad Atlántica de Florida, señala que en la medida en que se presenten conflictos de criptomonedas, como el bitcoin, con objetivos gubernamentales (por ejemplo, llevar a cabo una política monetaria, aumentar los ingresos, evitar que los agentes privados participen en transacciones ilegales, proteger a los agentes privados contra el fraude, etc.), ello podría estar sujeto a esfuerzos regulatorios dirigidos a impedir o disuadir a los usuarios de adoptarlo.

Por tal motivo, Luther está de acuerdo en que algunos Gobiernos ya han tomado medidas para prohibir o regular el bitcoin. Agrega que en la medida en que sobrevivan, probablemente funcionarán exclusivamente como dineros de nicho. Complementa diciendo que los Gobiernos que manejan mal sus monedas son los que tienden a hacer “cambios draconianos cuando las cosas van mal”.

Neil Dias Karunaratne de la Universidad de Queensland, en Australia, concluyó en su momento que es prudente adoptar un enfoque cauteloso sobre los efectos de disminución de la inflación como una consecuencia del uso de las TIC o por los efectos de la nueva economía como se ha querido llamar a los efectos de la presencia de las TIC en la economía.

Por su lado,   Robert J. Kauffman, de la Universidad de Singapur y Dongwon Lee, de la Universidad de Pensilvania, en Estados Unidos, indican que por su estudio llegaron a la conclusión de que la rigidez de los precios en el comercio electrónico persiste. Indican que en este contexto se pueden dar condiciones de colusión implícita y fallas de mercado.

Epílogo

Desde mi punto de vista, y como bien lo indiqué, existe presión para que se implemente el uso de las criptomonedas sin evaluar realmente los alcances de esta medida. La influencia se genera hacia la sociedad invitando a adquirirlas, pero con la particularidad de que ofrecen tasas de rentabilidad muy superiores a las existentes, a pesar de ser los mercados, donde se produce la productividad marginal de los factores y el costo del capital, los que median esos precios.

Evidentemente, desde las leyes económicas, las criptomonedas impulsan la creación de demanda y expectativas de manera artificial.

Sin dudarlo, la evolución de los medios de pago ha sido impulsada por las leyes económicas. Es evidente que las criptomonedas tienen comportamientos contrarios a las leyes económicas. En consecuencia, las leyes económicas por razones objetivas y humanas las terminarán rechazando y no aceptando en la familia de las variables económicas.

Perfil

Francisco Montes Vergara

Integrante del Grupo de Investigación GRIEGO, Facultad de Ingeniería UNAL.