Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
UN Periódico Digital

Resultados de Búsqueda:

UN Periódico Digital
Venezuela: ¿dos presidentes o una sola confusión?

A pocas horas de la juramentación del presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, como presidente interino de Venezuela, dicho acto entra en disputa directa con la continuidad institucional del régimen de Nicolás Maduro Moros. Ante esta situación inédita en América Latina surgen inquietudes como por ejemplo ¿qué implica el hecho de que Guaidó sea un presidente interino? ¿cuáles son las bases de legitimidad que estos dos bandos en disputa pretenden mostrar dentro y fuera del país?, e independientemente de quien gane ese pulso político, ¿cuáles son las bases sobre las que parten en lo institucional estos dos proyectos políticos, y cómo se sustentan en lo internacional para ganar en lo interno?

Nicolás Maduro alega que es el legítimo presidente de Venezuela, sustentándose en la manipulación electoral que operó tanto para su lejana y cuestionada elección presidencial del 20 de mayo de 2018, como para la imposición de una Asamblea Nacional Constituyente de exclusivo corte chavista. En este contexto, a la mayoría de los partidos de oposición se les canceló la personería política, con lo que se desconoce su representatividad creciente como resultado del descontento que generó la grave crisis económica y social, dada por la incapacidad absoluta que Maduro y su círculo de poder han demostrado para administrar el país, una progresión de desaciertos macroeconómicos iniciados por Hugo Chávez.

20 años de chavismo

Desde aquel 2 de febrero de 1999, cuando Hugo Chávez Frías comenzó su mandato, el régimen chavista ganó en franca lid una sucesión de elecciones celebradas con el pleno cumplimiento de todos los requisitos democráticos, en medio de una división de clases sociales y una progresiva polarización política, que se manifestó con el intento de golpe de Estado de 2002, liderado por Pedro Carmona.

La intentona golpista profundizó la radicalización de Chávez en el llamado “Socialismo del siglo XXI”, entendido como un proyecto continental en el que los recursos petroleros de Venezuela y la vanguardia política de Fidel Castro –en el marco del Foro de Sao Paulo– crean la emergencia de una nueva izquierda latinoamericana sustentada en una bonanza petrolera que ayudó a su expansión continental, logrando incluso que Cuba reemplazara la cooperación soviética perdida tras la caída del Muro de Berlín en 1990.

En el contexto de ese nuevo socialismo petrolero, Chávez apostó por un proyecto continental estructurado en los recursos de la petrolera estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA), lo que aumentó el carácter rentístico de la economía venezolana y facilitó la destrucción de la producción interna de alimentos, bienes y servicios.

La propia industria del petróleo venezolana ha sufrido tanto este caos institucional, que Venezuela produce hoy casi la misma cantidad de petróleo que Colombia, por la incapacidad institucional de actualizar el mantenimiento de los campos petroleros y la refinación del crudo. La gasolina que se consume en Venezuela proviene de las subsidiarias de PDVSA en Estados Unidos; en otras palabras, Trump tiene el grifo de la gasolina venezolana.

La destrucción irreversible del régimen de Maduro

Tras la muerte de Chávez, la reducción de los precios del petróleo y el manejo antitécnico de la economía venezolana agravaron las debilidades estructurales del sistema chavista.

Nicolás Maduro llegó a la Presidencia gracias a las cuestionadas elecciones del domingo 14 de abril de 2013, en las que muchos venezolanos consideraron real vencedor a su opositor, Henrique Capriles, con lo que se abrió otra brecha de ilegitimidad, en medio de los progresivos fracasos económicos ampliamente conocidos en la Venezuela de hoy.

En ese contexto, la terminación de ese primer periodo presidencial el pasado 10 de enero de 2019, y la absoluta opacidad de las elecciones que lo reeligen, facilitó que importantes actores políticos internacionales tomaran como fecha de caducidad el anterior periodo presidencial del régimen madurista.

La suma de una Asamblea Constituyente corporativista y el consenso de importantes actores políticos internos e internacionales respecto de la ilegitimidad de unas elecciones presidenciales –consideradas abiertamente tramposas– en mayo de 2018, hicieron que Maduro comenzara 2019 aislado en lo político internacionalmente, y aferrado por un complejo respaldo de las fuerzas militares venezolanas.

El caos institucional y la temporalidad de Guaidó

El caos institucional antes descrito, más la abierta ilegitimidad del sistema electoral, facilitaron el repudio de un grupo significativo de países de la comunidad internacional, lo que, en medio del descontento social de los venezolanos, genera un clima político del que Maduro parece no poder salir.

Por ello Guaidó, en su calidad de presidente de la Asamblea Nacional, se posesionó como presidente este 23 de enero, alegando la aplicación del artículo 233 de la propia Constitución chavista de 1999, el cual señala que si un presidente electo no puede juramentar para iniciar su mandato, la Presidencia se debe encargar al presidente de la Asamblea Nacional hasta que se designe a un nuevo mandatario que culmine el periodo constitucional de gobierno de seis años.

 

Los argumentos jurídicos se sustentan en una legitimidad de origen. Ahora Guaidó busca una legitimidad de ejercicio, sustentado en el reconocimiento que le hacen significativos actores internacionales (hasta el momento países como Colombia, Chile, Perú, Ecuador, Canadá y Brasil lo han hecho) y el repudio popular al régimen de Maduro. Por lo pronto, las decisiones del presidente encargado no tendrán un efecto práctico, de momento.

En la actual Venezuela puede pasar cualquier cosa, todo dependerá del apoyo “de la calle” a uno de los dos proyectos, de la decisión de tomar partido de los militares para apoyar una de las dos institucionalidades y del ingreso de los recursos del petróleo provenientes de los Estados Unidos, ¿a cuál de los dos pagará Trump el petróleo venezolano?

Solo hay una cosa concreta: sea quien sea el que tome el poder, el caos venezolano tardará mucho más tiempo del deseado, aún si se aplicaran las medidas inmediatas y concretas para corregirlas.

Relacionados

1997,787,1998,59,290

Reducir el gasto público, el salario mínimo y los beneficios a los jubilados son algunas de las medidas promovidas por el Gobierno de Puerto Rico para...

Las necesidades de justicia en Colombia también se deben construir de manera colectiva, porque en una sociedad dividida y polarizada el resultado será...

Las necesidades de justicia en Colombia también se deben construir de manera colectiva, porque en una sociedad dividida y polarizada el resultado será...

Aunque las Fuerzas Armadas son el soporte del régimen de Nicolás Maduro, obtener su apoyo no es el único reto que afrontan los opositores en...

Por primera vez en el país, un estudio demostró que en la quema de biomasa en el vecino país está parte del origen de las alertas por contaminación...

Consejo Editorial