Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
UN Periódico Digital

Resultados de Búsqueda:

UN Periódico Digital
Variaciones climáticas afectan productividad del café en Caldas

El cambio climático se ha convertido en una amenaza para el agro colombiano, y la producción de café no es ajena a esta realidad. Según un estudio del Centro Internacional de Agricultura Tropical de Vietnam, publicado en 2017, algunas zonas de América Latina podrían dejar de ser aptas para el cultivo del grano en 2050, debido a la drástica transformación del clima.

Otros estudios pronostican que el aumento de la temperatura en las próximas tres décadas podría estar entre 2 y 5oC, lo cual afectaría sobre todo las zonas bajas, entre las cuales se encuentra el Eje Cafetero.

La economía de departamentos como Caldas, en la que el café tiene el mayor peso, con un 54,4 % de su pib, sufriría serios reveses.

Frente a este panorama es importante profundizar en estudios sobre los efectos del cambio y la variabilidad climática en la producción de café en regiones como Caldas, y definir estrategias efectivas de adaptación que aseguren su sostenibilidad económica, como lo que proyecta el trabajo de Olga Lucía Ocampo López, doctora en Ingeniería – Automática, de la Universidad Nacional de Colombia (UN) Sede Manizales.

Para el estudio se recopilaron los registros diarios y los horarios de las estaciones meteorológicas y pluviométricas administradas por el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam), la Central Hidroeléctrica de Caldas (chec), el Centro Nacional de Investigaciones del Café (Cenicafé), Isagén y la un Sede Manizales.

La investigadora analizó variables climáticas como brillo solar, radiación solar, precipitación, temperaturas, humedad relativa, velocidad y dirección del viento a escala diaria, además del ciclo diurno, en el que se registra el comportamiento horario.

En total se utilizaron 139 estaciones con registros de precipitación, en los que se consideró no solo a Caldas sino también los departamentos vecinos que tuvieran influencia en sus cuencas hidrográficas, 29 de ellas entre la franja altitudinal de entre 1.000 y 2.300 msnm, con información de temperatura y demás variables climáticas.

La doctora precisa que los registros se emplearon para generar escenarios de variación de clima, propuestos por el Panel Intergubernamental del Cambio Climático (ipcc), como lluvias o tiempo seco.

Por eso se utilizaron técnicas como el knn-Boostrapping, método de reducción de escala que se basa en los modelos climáticos globales (simuladores), las observaciones históricas y los registros del fenómeno de El Niño-Oscilación del Sur (enos), para generar conocimiento del clima y sus efectos en el periodo 2020-2049.

Reducción de productividad

La investigación también indagó sobre la aptitud climática (cambios), que para el sector agrícola se convierte en uno de los mayores riesgos. Para tal fin se consideraron los rangos óptimos de temperatura entre los 18 y 22° C y de precipitación entre 1.400 y 2.800 mm.

Los escenarios de cambio climático simulados evidencian pérdida de aptitud climática para el cultivo del café en la zona marginal baja baja (1.000-1.300 msnm) y mejora de la aptitud climática en la zona marginal alta (1.700-2.000 msnm). Sin embargo se plantean reducciones hasta del 15 % en el área para el cultivo del café para el periodo 2020-2050. Por otra parte, empleó los modelos de cultivo Simfrut, Aquacrop y Cropsyst en Bioma, para la estimación de la productividad cafetera (medida en kilogramos de café recolectado por hectárea).

El análisis determinó que La Niña limita la productividad, afectando considerablemente la ocurrencia de las floraciones en los cultivos.

Así lo corrobora Andrés Lorens, uno de los cafeteros de Palestina (Caldas) afectados por el invierno, quien manifiesta que la producción de su finca se redujo en el último año entre un 40 y un 50 % comparado con el promedio a largo plazo. “Fueron casi 24 meses de lluvias continuas que afectaron la infraestructura y nos obligó a vender el grano un 30 % por debajo del costo de la producción”, expresa.

De otra parte, los periodos secos extremos por efecto de El Niño pueden afectar de manera significativa la calidad del grano, degradando propiedades tales como aroma, sabor y acidez.

Otro hallazgo tiene que ver con el aprovechamiento de las cuencas de los ríos cercanas a los cultivos de café. En relación con el periodo estimado se prevén leves incrementos en la productividad en zonas aledañas al río Chinchiná (6 %) y Guarinó (3 %), pero reducciones en las cuencas Arma (-11 %), Risaralda (-10 %), La Miel (-9 %) y Tapias-Tareas (-5 %).

La doctora puntualiza que las anomalías en la producción por efecto de la variabilidad climática son mayores –con reducciones de hasta el 22 % durante el fenómeno de La Niña– en la superficie, con la temperatura óptima para el cultivo del café para el período 2020-2049.

Hacia la búsqueda de cultivos resilientes

Ante esta situación, la investigadora sugiere iniciar acciones de adaptación y gestión del riesgo climático, tales como un estudio de cambios tecnológicos para reducir el exceso hídrico, principal flagelo del cultivo del café.

Otra recomendación es pensar en cultivos de riego en zona seca y no en secano (al sol y al agua), aprovechando las fuentes hídricas que se tienen en el departamento, además de retornar en algunas zonas cálidas el sombrío (sistema tradicional resiliente a los cambios en el clima).

Todo lo anterior encaminado a desarrollar una nueva variedad de café que soporte los fenómenos climáticos, y a que los cultivadores involucren el tema del clima en las actividades culturales que desarrollan, lo que les permita tomar mejores decisiones en la producción (cuándo sembrar, fertilizar, entre otras).

Jorge Julián Vélez Upegui profesor de la UN Sede Manizales, director de la tesis de la doctora Ocampo, afirma que “en Colombia no existe una planificación adecuada en cuanto a la variabilidad climática, y por el momento no existe un compromiso del Gobierno en la generación de estrategias para apoyar y ayudar a los cafeteros para que afronten este tipo de situaciones”.

En ese sentido, los resultado de la investigación de su pupila se convierten en un material de primera mano para las autoridades locales y nacionales, especialmente ahora, cuando ya se ha anunciado que al país arribará El Niño durante diciembre, enero y febrero.

Relacionados

1502,187,188,171,340

La especulación proveniente desde los fondos de inversión internacionales han puesto en jaque al mercado del grano en el mundo, el cual, además de los...

En Caldas, investigadores de la Universidad Nacional de Colombia (UN) Sede Manizales analizaron la oferta hídrica y establecieron umbrales para un...

El ministro de Ambiente –Ricardo Lozano– confirmó este martes que desde noviembre Colombia vivirá el fenómeno de El Niño. Esto traerá efectos para los...

Los inventarios son importantes porque ayudan a mantener los precios estables del grano, sin embargo, supone una gran disciplina por parte de los...

No hubo una política seria de desarrollo productivo ni en momentos de bonanza ni en los de desaceleración. De las cinco locomotoras de su primer...

Consejo Editorial