Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
Periódico UNAL

Resultados de Búsqueda:

Periódico UNAL
Vacunas más eficientes contra la tuberculosis gracias al uso de células defensoras del sistema inmune

La bacteria Mycobacterium tuberculosis esun patógeno aerobio –que necesita del oxígeno para expandirse– que aunque generalmente ataca a los pulmones, también puede afectar otras partes del cuerpo como los riñones, la columna vertebral y el cerebro. Dentro de ella existen 7 cepas de micobacterias que generan TB en el ser humano y en otras especies como las vacas, los caprinos y las focas, entre otros.

 

Cuando esta bacteria entra al cuerpo –ya sea por tos, saliva o expectoración por microgotas que viajan de la persona infectada a una sana– los glóbulos blancos se encargan de hacerle frente; entre estos están las células dendríticas, las cuales envían señales a otras células (linfocitos) para que ataquen al patógeno rápidamente.

 

Desde la Fundación Instituto de Inmunología de Colombia (Fidic) se ha desarrollado una metodología lógica, racional y robusta en la búsqueda de antígenos peptídicos candidatos a vacuna contra diversos patógenos. En el caso de TB, se han encontrado varios péptidos análogos a proteínas de M. tuberculosis, los cuales permiten bloquear el ingreso de la micobacteria a células blanco de infección; sin embargo, se desconoce si estos péptidos son reconocidos por el sistema inmune.

 

Ante esto, la investigación adelantada por el licenciado en Química Christian Sánchez, magíster en Bioquímica de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), evaluó mediante ensayos in vitro el aumento en el reconocimiento de los péptidos por las células dendríticas, las cuales permitieron un efecto inmunomodulador en la respuesta protectiva al potencializar la proliferación de linfocitos (otras células defensoras del sistema inmune) que evitaron el aumento de la carga micobacteriana (alrededor del 80 %) en un ensayo denominado co-cultivo.

 

Te puede interesar: En busca del tratamiento para virus de la hepatitis E en tiempos de la informática.

 

“Con el tiempo hemos desarrollado una metodología robusta en la búsqueda de antígenos peptídicos que permitan el bloqueo de las microbacterias a las células. En el caso de tuberculosis, y a medida que ha pasado el tiempo, hemos encontrado muchas proteínas que dan estas características importantes, como bloquear el ingreso de las micobacterias”, explicó el magíster Sánchez.

Señaló además que “esto quiere decir que si se quisieran usar como vacunas, se necesitaría que el sistema inmune de las personas (células dendríticas) reconozca ese péptido y genere poblaciones de otras células para que ataquen pequeñas porciones de ellos y así quede protegido. Para ello, en la investigación participaron 12 donantes con tuberculosis (activas y negativas) que se clasificaron según su contacto con micobacterias (hubo o no) a través de la prueba diagnóstico PPD. Además se les extrajeron muestras de sangre para analizarlas y se determinó su perfil genético para ver cómo se enlazaban las células dendríticas a los péptidos de las proteínas de la bacteria.

 

“En el estudio les enseñamos a las células dendríticas del organismo a actuar y defenderse, como una reprogramación para que actúe contra la bacteria de manera específica, usando esos pequeños péptidos”, señala el magíster.

 

Al emplear péptidos modificados considerados como candidatos vacunales contra la tuberculosis y presentados por células dendríticas, se puede incrementar la respuesta inmunológica y llegar a contribuir en el control de la infección por M. tuberculosis, mediante la presentación antigénica a linfocitos (T CD4+), conocidos como los mayores efectores en una respuesta protectiva contra esta enfermedad.

 

Tuberculosis, una enfermedad de impacto

 

Esta infección pulmonar genera gran impacto en salud pública del mundo, estimándose que un tercio de la población mundial es portadora del bacilo, causando así la muerte de 1,4 millones de personas al año, según lo reportado por la Organización Mundial para la Salud (OMS) en 2020.

 

Esta entidad de control señala regiones de África y el sur de Asia como las más afectadas por la infección de tuberculosis; para Colombia, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) señala que en el país hay 22.900 muertes al año por esta enfermedad y se reportan anualmente 289.000 casos nuevos de la clase pulmonar.

 

Te puede interesar: La tuberculosis no solo es letal en los pulmones.

 

Por su parte, el Instituto Nacional de Salud (INS), reporta en el Sivigila 8.100 muertes al año y una incidencia de casos de tuberculosis pulmonar del 14,8 %. El magíster señala que este incremento en los reportes se debe especialmente a que el tratamiento existente –que consiste en tomar antibióticos durante 6 meses– es de difícil acceso en zonas apartadas del Amazonas, Vichada y Norte de Santander; como también la constante aparición de cepas que generan resistencia al antibiótico (rifampicina), haciendo imposible atacar la infección.

 

“Tener infección por VIH o estar inmunosuprimido da una propensión a que una persona sufra tuberculosis, posicionando la tuberculosis como la primera causa de muerte por un agente infeccioso”, resalta el investigador.

 

Cuando una persona presenta tos con sangre crónica, fiebre, escalofríos, pérdida de peso repentina (2-3 kilos) y sudoración en la noche, se prevé que tiene indicios de tuberculosis.

Resultados para aplicaciones futuras

 

“A los niños los vacunan contra la tuberculosis, pero este biológico no tiene la suficiente potencia para protegerlos más allá de los 9 años, y a medida que pasa el tiempo el sistema inmune no reconoce a la bacteria, exponiéndose constantemente en la adultez a adquirir la infección”, señala el investigador.

 

Actualmente existen 14 candidatos vacunales contra TB, es decir instituciones en el mundo encargadas de desarrollar vacunas, pero ninguna de las alternativas planteadas ha logrado ser más efectiva que la tradicional vacuna BCG, por lo que el hallazgo de la investigación del magíster puede, entre otros, representar una opción a futuro de que se logre inducir una respuesta inmune adecuada contra el patógeno usando células dendríticas.

 

“Todas las personas reaccionaron positivamente a los péptidos que se probaron, y estos fueron capaces de proliferar linfocitos aptos de enfrentar el patógeno de manera in vitro. Esto significa que a largo plazo a una persona podríamos inocularles diferentes péptidos alelo-específico y estos ser reconocidos por células presentadoras de antígenos como dendríticas, las cuales van a activar y generar linfocitos T capaces de atacar al patógeno de tuberculosis”, afirma el magíster Sánchez.

 

Relacionados

445,4703,5498,5499,2850

Estudio muestra cómo se podrían inhibir las células leucémicas, que se valen de las células sanas para propagarse en la médula ósea.

 

By using small peptides, dendritic cells (a type of antigen-presenting cell (APC) that form an important role in the adaptive immune system) that...

Desde el inicio de la pandemia, y ante el fracaso de los medicamentos que se utilizaron para combatir el nuevo coronavirus, las esperanzas para su...

Identifying three antimicrobial peptides–essential for innate immunity of the body– opens the door for Colombian science in the search for drugs to be...

La identificación de tres péptidos antimicrobianos –esenciales en la inmunidad innata del organismo– abre una oportunidad a la ciencia nacional para...

Consejo Editorial