Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
UN Periódico Digital

Resultados de Búsqueda:

UN Periódico Digital
Vacíos y retos de las propuestas en salud de los candidatos a la Alcaldía de Bogotá

La ciudad presenta una tendencia poblacional al envejecimiento, con incremento de la población adulta, que entre 1964 y 2018 pasó del 53 al 70 % según datos de los censos correspondientes. Así mismo se observa disminución de la población infantil y adolescente, que pasó del 47 al 22% en el mismo periodo, como quedó plasmado en el Informe preliminar del Censo 2018, del Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas (DANE).

Esta realidad requiere de políticas en salud que garanticen la vida digna, el buen vivir y el bienestar a lo largo de la vida de las personas. Sin embargo persisten graves problemas de acceso, oportunidad y calidad en la atención en salud, evidenciados en una tasa de 130 tutelas por cada 100.000 habitantes –según el informe La tutela y los derechos a la salud y a la seguridad social (Defensoría del Pueblo, 2018)– y en serias limitaciones al acceso a la protección social frente a las profundas inequidades sociales y las condiciones de discapacidad presentes en la ciudad.

Te puede interesar:  Una mirada a la nueva lista de medicamentos esenciales de la OMS.

Bogotá requiere de una formulación de políticas alternativas. En el ámbito del bienestar son básicos los temas relacionados con la productividad y el empleo; el ambiente sano y sustentable; las políticas sociales en su conjunto y la participación y la democracia, los cuales definen mucho la magnitud y distribución diferenciada de la carga de enfermedad y muerte en la población.

De ahí la pertinencia de darles un vistazo a estos temas para contextualizar las propuestas en servicios asistenciales de salud para la ciudad.

En términos de productividad y empleo, las propuestas de los candidatos convergen en torno a la idea del crecimiento de la mano con el emprendimiento, la innovación, la ciencia y tecnología; además del turismo y economía naranja, con priorización en los jóvenes.

Ahora bien, el dispositivo que se formula como clave para garantizar el acceso al empleo gira en torno a la educación, es decir que se deja en las manos de cada individuo encontrar la ruta del éxito sobre la base del aprovechamiento de las oportunidades educativas. Esto contrasta con las propuestas en esta materia, las cuales se centran en ampliar la tasa de cobertura –que en Bogotá no supera el 50 % según las Estadísticas del Sistema Nacional de Educación Superior (SINIES)– sin discutir las grandes brechas de acceso, calidad, permanencia y pertinencia existentes, con lo que la premisa basada en el esfuerzo individual encuentra limitaciones objetivas.

En los temas ambientales el foco está en la movilidad, por el impacto que las propuestas tienen sobre la contaminación en todas sus formas (residuos, aire y ruido, entre otros). La concentración promedio anual de PM10en Bogotá fue de 38 ug/m3, que es casi dos veces el límite máximo recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), de 20 ug/m3.

Además: La calidad del aire, un problema sin clara respuesta política.

En este renglón es evidente la existencia de dos perspectivas claramente definidas: quienes le apuestan a la continuidad de lo existente, en términos de la ampliación de TransMilenio, con nuevas rutas y la articulación con otras modalidades de movilidad y el desarrollo del concepto de metro elevado; y quienes plantean la necesidad de apostarle al metro en su versión subterránea y al desarrollo de nuevas opciones priorizando las energías sostenibles.

Tal vez una novedad es la emergencia del tema de ruralidad. Al respecto, se observa mayor diversidad en las propuestas, aunque los candidatos tienen como referencia común la comprensión de lo rural como algo secundario, sin reconocer sus profundas inequidades sociales y su importancia ambiental.

Así, aunque se reivindica su inclusión por su rol en la soberanía alimentaria de la ciudad, el cuidado del agua y la reserva ambiental, no se observa una apuesta en sí misma por cerrar la gran brecha entre campo y ciudad, que significa profundas inequidades en la calidad de vida de las poblaciones que las habitan. Más bien aparece una perspectiva utilitaria del campo en favor de la ciudad.

Con todo lo anterior, los grupos poblacionales que participan de la producción en condiciones de empleo precarias o incluso inexistentes –lo que afecta de forma determinante todas las dimensiones de sus vidas (ambientales, de vivienda, de alimentación, de educación, de recreación y descanso, entre otras)– tienen una mayor carga de malestares y enfermedades, lo que se expresa en profundas diferencias entre las poblaciones y las localidades de la ciudad, según el informe Equidad en la disponibilidad de servicios de salud en Bogotá (Secretaría de Salud, 2011).

Sin embargo una revisión a las propuestas de políticas sociales relacionadas con los temas priorizados nos llevan a lugares comunes: atención de jóvenes –en muchos casos sesgada por la idea de su “naturaleza proclive” a los temas de seguridad–, prevención del embarazo y psicoactivos.

Situación actual de la salud vs. propuestas

En servicios de salud, el candidato Carlos Galán ha manifestado su intención de dar continuidad a lo existente, enfatizando en mejoras en el acceso a servicios e insumos y atención especial al consumo de psicoactivos. La candidata Claudia López hace su apuesta por fortalecer los programas de prevención y atención primaria.

Por su parte, el candidato Hollman Morris se centra en el sistema de Atención Primaria Universal con redes integradas e integrales territoriales de confluencia de lo público y lo privado en salud, con trabajo digno en salud con sello en el ambiente saludable, cero hambre y la diversidad con la apuesta por fortalecer lo público mientras que para Miguel Uribe Turbay debe darse continuidad a los logros de la administración pasada destacando la apertura de oferta hospitalaria en Usme y Bosa.

En todo caso, a criterio de las organizaciones de trabajadores, sociales y comunitarias del sector salud, este tema no ha ganado la visibilidad ni la densidad en materia de las propuestas formuladas.

En este sentido, es necesario, en primer lugar, ubicar con mayor claridad la situación actual de la salud en la ciudad, que es el resultado de las condiciones estructurantes que definen la calidad de vida de las poblaciones.

Durante los primeros tres quinquenios del siglo XXI en Bogotá se logró disminuir a la tercera parte los indicadores de mortalidad evitable en la ciudad, pero esto se ha estancado en los últimos tres años y las cifras muestran importantes retrocesos.

Es el caso de la mortalidad materna, que venía en reducció, y que a hoy ha retrocedido cinco años, ya que 2018 muestra cifras similares a las de 2013, y de la mortalidad por neumonía, diabetes, hipertensión arterial, enfermedad renal, respiratorias crónicas, y cáncer –particularmente por cuello uterino, mama y próstata–, lo que se convierte en un reto concreto para la futura administración.

Así mismo, el estancamiento de la de mortalidad en menores de cinco años, el aumento significativo de sífilis congénita, el estancamiento e incluso aumento de la desnutrición global y de la desnutrición aguda en menores de cinco años; el aumento del bajo peso al nacer, el cual para 2018 es el más alto registrado en los últimos 11 años; el aumento de la incidencia de tos ferina, que para 2018 presenta cifras similares a las de hace cinco años.

El incremento de estos datos de morbilidad y mortalidad se corresponden con la tendencia de disminución en la oferta de servicios de salud en la red pública hospitalaria, el aumento de barreras de acceso y oportunidad de atención tanto en la red privada como pública.

De igual forma es necesario reconocer que ninguno de los últimos gobiernos ha dado respuesta efectiva a las desalentadoras cifras sobre violencia intrafamiliar, violencia sexual, mortalidad por VIH/sida, y suicidio, eventos que vienen en aumento en la ciudad. Los candidatos tienen un reto grande en cuanto a salud en Bogotá y la propuesta va dirigida a fortalecer la salud pública.

Relacionados

29,2,232,2497,874,851

En el programa UN Análisis, de UN Radio (98.5 FM), el profesor Víctor de Currea-Lugo, de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), habló sobre su...

The Bogotá Doña Juana Landfill (DJLF) began operations in 1988, the same year the Office of the Mayor of Bogotá decided to privatize collection and...

Reconocida como un problema social y de salud pública, la violencia urbana aumenta con

la implementación de políticas estatales que excluyen a las...

Un recorrido por sectores vulnerables de Bogotá, como los barrios San Bernardo, Santa Fé y 7 de Agosto, muestra el impacto de la pandemia por...

Bogotá is a city with more than 8 million people, 12.4% in monetary poverty and 2.4% in extreme poverty. Is there a city with differentiated access to...

Consejo Editorial