Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
UN Periódico Digital

Resultados de Búsqueda:

UN Periódico Digital
Un solo caso de violencia infantil debe prender todas las alarmas

Frente a datos estadísticos como el de que cada 20 minutos es violado un niño en Colombia, expertas en psiquiatría y políticas públicas recomiendan la construcción de una masa crítica nacional alrededor de la violencia contra los menores para combatir este flagelo y construir una sociedad mentalmente sana.

Rocío Rubio, consultora en políticas públicas y candidata a doctora en el Instituto de Estudios Políticos y Relaciones Internacionales de la Universidad Nacional de Colombia, considera que un solo caso de violencia contra los niños debería ser motivo de alarma.

Por su parte, la psiquiatra Ana Milena Isaza Narváez, experta en autoestima,  considera que el panorama que vive Colombia en cuanto a maltrato infantil es producto de una sociedad que ha vivido en escenarios de violencia que ahora enfrenta los retos del posconflicto.

Las invitadas al programa Punto Crítico, de U.N. Televisión, se refieren a las políticas públicas, a la responsabilidad de la familia y a los cambios en la personalidad que dejan estos cuadros de maltrato infantil.

Relacionados

571,234,874,1660

Así se pretende ganarle tiempo a este tipo de cáncer, el más común en los menores de edad, con un prueba que responda a las condiciones sociales del...

El país ocupa el puesto 130 entre 180 países, según la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2018, elaborada por la ONG Reporteros sin...

¿Qué significan algunos presupuestos de la propuesta de crear el Ministerio de la Familia? ¿Es un retroceso? ¿Resulta más pertinente crear un...

La población adulta mayor cada vez va en aumento. Según el Estudio Nacional de Salud, Bienestar y Envejecimiento (SABE) 2015, las personas mayores de...

Existen estudios desde 1921 y años posteriores que así lo evidencian. Expertos coinciden en que las causas son diversas y que las cifras han...

Consejo Editorial