Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
UN Periódico Digital

Resultados de Búsqueda:

UN Periódico Digital
Un Marco Fiscal de Mediano Plazo (MFLP) lejano de la reactivación económica

La solución al estado actual solo se puede lograr mediante el fortalecimiento de la red hospitalaria en infraestructura, equipo humano (médico generales como especialistas, de enfermería, radiólogos, entre otros) y técnico (salas de cuidados intensivo, equipos médicos, entre otros); la eliminación de la institucionalidad que ha precarizado el mercado laboral de la salud; y la protección del personal de la salud para que pueda seguir la primera línea de combate contra el virus.
 

En lo social, es necesario fortalecer la protección de la población pobre y vulnerable ampliando tanto la cobertura de los programas sociales como el monto de las asignaciones, pues el confinamiento ha deteriorado los ingresos ya precarios de estos conglomerados, los hogares ya no aguantan más y deben salir a buscar su sustento diario, y es precisamente en este momento cuando aún no se ha logrado estabilizar la curva de contagios.
 

Puedes escuchar: “En el Gobierno no existen muchos instrumentos para aliviar el desempleo”.
 

El confinamiento y el deterioro en la calidad de vida de los hogares ha sido desigual en los diferentes sectores económicos. Según las cifras de empleo del DANE de mayo de 2020, en el trimestre marzo-mayo se perdieron 3.255.000 empleos respecto a los que existían en los primeros 3 meses del año; y 3.952.000 en relación con el mismo trimestre de 2019 (cuadro 1). Una de las prioridades del plan de reactivación socioeconómica debiera ser la implementación de un programa de renta básica de emergencia –tanto para los desempleados como para los informales– durante el tiempo que dure la pandemia .
 

El indicador que evidencia la contribución al crecimiento tiene en cuenta tanto la participación como el incremento porcentual. En este orden de ideas, los sectores que más contribuyeron a la pérdida de puestos de trabajo –con el 85 % de todos los sectores– fueron:

  • comercio y reparación de vehículos;
  • actividades artísticas, entretenimiento, recreación y otras actividades de servicios;
  • industria manufacturera;
  • agricultura, ganadería, caza, silvicultura y pesca;
  • construcción;
  • alojamiento y servicios de comida.

Esta realidad obliga a los diferentes agentes políticos y sociales –en especial a los responsables del diseño de políticas públicas– a profundizar y orientar el proceso de discusión teniendo presente los cambios de comportamiento introducidos por el virus y el confinamiento.
 

Las cifras presentadas muestran que los sectores más afectados son aquellos en los que la interacción personal es mayor y son intensivos en mano de obra. De igual manera, muchos de ellos forman parte de los que más han contribuido al crecimiento económico del país en los últimos años. Por ejemplo, durante el periodo 1975-2019 el sector comercio contribuyó con un 20 % al crecimiento nacional, al igual que la administración pública con la provisión de bienes públicos como la educación, la salud, la defensa y la justicia.
 

Por su parte, la industria manufacturera y la agricultura también han contribuido de manera importante a ese crecimiento, a pesar de haber perdido 10 y 4 puntos porcentuales (pp) respectivamente en la participación del mismo periodo (1975-2019). Entre tanto, el sector financiero ganó participación en la economía (cerca de 4 pp) y contribuyó al crecimiento en un 9 %.
 

Puedes ver: ¿Qué es la renta básica y cómo se podría implementar en Colombia?.
 

Esta situación, además de los cambios en la producción y el consumo que tendrán lugar al final de la pandemia del COVID-19, obligará a que el Estado, junto con los sectores productivos, planifiquen procesos de intervención en los que –en lo posible– todos ganemos. Para ello es necesario que el Gobierno reorganice los beneficios tributarios, las cargas impositivas y el gasto público. Así mismo deberá “restablecer la capacidad de diseñar, implementar y aplicar la condicionalidad a los receptores, de modo que el sector privado opere de una manera que sea más propicia para un crecimiento inclusivo y sostenible”1.


Las premisa anteriores, sobre las cuales debería existir un amplio consenso, parecen estar lejanas en el último Marco Fiscal de Mediano Plazo (MFMP) oficializado por el Gobierno mediante un documento que adolece de propuestas que incluyan cambios sustanciales en la tributación y en el gasto público de inversión, y que favorezcan la reactivación económica.


Si bien el MFMP reconoce “la incertidumbre acerca del futuro”, preserva la inercia presupuestal de gasto e inversión y tributación, no solo en el corto plazo sino para el mediano y largo plazo. También resalta los esfuerzos por aumentar la liquidez en el sistema financiero, desconociendo que esa inyección de dinero no está llegando a las empresas con mayores necesidades de efectivo –en especial las pymes– y mucho menos a los trabajadores, a las familias pobres y vulnerables. La complejidad de la política de intervención se piensa, pero los resultados son precarios.


En lo que va corrido del año, el gasto presupuestal presenta cambios sustanciales en las adiciones que no se reflejan en los niveles de ejecución. Al Presupuesto General de la Nación (PGN) ya aprobado se le adicionaron 29 billones de pesos pasando de 271,7 billones a 300,7 billones, pero el nivel de ejecución deja mucho que desear teniendo en cuenta la situación económica general y las necesidades sociales de la población, que ha soportado casi cuatro meses de confinamiento aumentando las dificultades de subsistencia.

Por ello, se estima que el nivel de pobreza monetaria debe estar rondando del 40 al 45 % de los colombianos, ante lo cual la intervención, inmediata y sostenida, del Estado es supremamente necesaria, lo que no se observa en el MFMP.
 

Bajo este contexto, al igual que lo han expresado diferentes sectores de la sociedad, se debe insistir en la necesidad de eliminar “las exenciones, deducciones y descuentos existentes en el Ordenamiento Jurídico” debido a que:

  • “complejizan el andamiaje tributario” e incrementa “considerablemente los costos” para cumplir con las obligaciones como para administrar su recaudo, “generando esfuerzos injustificados para todos y cada uno de sus actores, incrementando el carácter distorsionante del esquema tributario, e incentivando la evasión y elusión de las cargas impositivas nacionales”;
  • “en la medida en que la existencia de exenciones, deducciones y descuentos” erosionan la base imponible, “impulsa el incremento de las tarifas marginales y, por ende, desincentiva la inversión en el país”;
  • la “posibilidad de crear tratamientos preferenciales en el sistema tributario nacional incentiva la corrupción, al abrir espacios para que los diferentes grupos de interés les ofrezcan dádivas a los legisladores a cambio beneficios tributarios”, y
  • “este esquema de exenciones, deducciones y descuentos va en contra del principio de equidad horizontal consignado en la Constitución colombiana” además de impactar el nivel del recaudo tributario2.

Además es necesario que las personas naturales presenten sus declaraciones de renta y complementarios para que en el marco de un verdadero contrato fiscal cada uno de ellos contribuya de manera progresiva a la financiación presupuestal; y para que el Estado le transfiera los recursos necesarios a las poblaciones más pobres y vulnerables, a efecto de complementar sus ingresos. Las estadísticas confirman que el 31 % de los 14 millones 350 mil hogares colombianos perciben un ingreso inferior al de un salario mínimo legal vigente (SMLV); el 30 % entre 1 y 2 SMLV; el 16 % entre 2 y 3 SMLV; y, el restante 23 % superior a 3 SMLV, de acuerdo a los resultados del DANE según la encuesta de ingresos y gastos de 2018.
 

La continuidad de políticas fiscales regresivas del MFMP oficializa un escalamiento en el endeudamiento público sin precedentes a pesar de que este constituye un factor determinante en el registro de déficits fiscales crónicos. Efectivamente, en el presupuesto de 2020, dentro de un gran total de 270 billones de pesos por ejecutar, el rubro del pago de la deuda asciende a 59,3 billones de los cuales cerca de 30 billones (3 % del PIB) corresponden al pago de intereses.
 

Puedes leer: Ante las emergencias, ¿en qué ha fallado el Gobierno?.
 

A pesar de esta realidad presupuestal, el gobierno ha utilizado el endeudamiento externo como la principal fuente de recursos externos ante la caída que experimentará la inversión extranjera directa como resultado de la parálisis de la economía internacional causada por la pandemia, atención de la pandemia al debe.
 

El comunicado que oficializó el MFMP3agrega que el monto del endeudamiento público aumentará a finales de este año en 100 billones de pesos aproximados elevando el porcentaje de deuda pública del 50 al 60 % del PIB y el déficit fiscal a 8,2 % del PIB.
 

Este endeudamiento deberá pagarse con planes de ajuste severos, por lo que el Gobierno ya anunció la presentación de una nueva reforma tributaria al Congreso en el primer semestre de 2021 por un monto equivalente al 2 % del PIB y oficializó mediante la expedición de uno de los decretos de emergencia económica, la venta de acciones en ISA y Ecopetrol.
 

El debate a propósito de las consecuencias económicas y sociales de los excesivos montos de endeudamiento que se avecinan, y sus condicionamientos, constituirá, a no dudarlo, uno de los temas centrales de la agenda política nacional, al igual que viene ocurriendo en otros países de América Latina.

 


1 https://www.project-syndicate.org/commentary/conditional-bailouts-of-private-companies-2020-crisis-by-mariana-mazzucato-and-antonio-andreoni-2020-06

2 Informe Nacional de Competitividad 2010-2011. Ruta a la prosperidad colectiva. Consejo Privado de Competitividad. compite.com.co/wp-content/uploads/2017/05/2010INC.pdf. Pág. 134

3 El comunicado anota al respecto que: “Como producto de la recesión, los flujos de IED disminuirán en el presente año (-38,5 %). En el financiamiento externo, la caída de estos ingresos sería compensada por el aumento en el endeudamiento externo del sector público para hacer frente a la crisis”. ,https://www.minhacienda.gov.co/webcenter/ShowProperty?nodeId=%2FConexionContent%2FWCC_CLUSTER-135525%2F%2FidcPrimaryFile&revision=latestreleased

Relacionados

1301,1765,3363,3048,3047

Las enfermedades zoonóticas han existido desde que los primeros asentamientos humanos empezaron a domesticar animales, e incluso desde antes, pero lo...

A la fecha el mundo cuenta con 14 millones de contagiados con COVID-19 y el PIB mundial espera contraerse 4,9 % en 2020 según los cálculos del Fondo...

For some years Colombia has had a structural fiscal problem: tax income is not enough to cover the budgetary expenditure approved by Congress, and...

Recibir una atención integral de urgencias en todo el país e información sobre los servicios que ofrece son algunos de los derechos que tienen los...

El manejo de la pandemia por el nuevo coronavirus y la minimización de sus efectos negativos es una tarea que se debe asumir articuladamente entre las...

Consejo Editorial