Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
UN Periódico Digital

Resultados de Búsqueda:

UN Periódico Digital
Un llamado de atención: ¡ministro, está desnudo!

Tener un trabajo cercano con la conservación y el manejo de la biodiversidad de nuestro país y con varios sucesos relacionados con el tema ambiental que se han dado en las últimas semanas, años y décadas, me hace pensar que a nuestros ministros de la cartera ambiental –hoy denominada Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible (MADS) en cabeza de Ricardo Lozano– les ha pasado lo mismo que al personaje central del cuento de Andersen. Estos son algunos ejemplos para esta comparación.
 

El manejo de la población de hipopótamos en el Magdalena Medio


Después de casi cuatro décadas de la introducción ilegal de hipopótamos por parte del narcotraficante Pablo Escobar, y a pesar de su comprobada capacidad invasora, hemos llegado al punto de escuchar afirmaciones como que “esta población es un regalo para la humanidad”. Su permanencia se ha vuelto una bandera política, y más recientemente algunos académicos plantean que su presencia y papel ecológico debería ser objeto de estudios de largo plazo. Mientras tanto, cada metro que los individuos se dispersan, y cada cría que nace, es un triunfo más de la cultura del narcotráfico y una amenaza para la biodiversidad colombiana.
 

El uso sostenible de la biodiversidad


Desde hace varias décadas, este término forma parte del discurso ambiental y político del país, que incluso se ha incorporado en uno de los objetivos para alcanzar el desarrollo sostenible en el mundo que plantea “proteger y asegurar el uso sostenible del capital natural y mejorar la calidad y gobernanza ambiental”. Sin embargo, nuestro país le ha apostado a una estrategia centrada en la prohibición más que en la gestión técnica de la biodiversidad: los temas ambientales se manejan más por la presión de ciertos sectores de la sociedad o por reacciones en las redes sociales.


Algunos ejemplos que muestran que a pesar de una juiciosa investigación y acumulación de información la falta de claridad política de las autoridades ambientales, o el temor a la opinión pública mal informada, no han permitido avanzar son: el manejo y la conservación del caimán aguja en Cispata; el uso sostenible del chigüiro en las sabanas inundables colombianas; el uso sostenible de varias especies de palmas nativas de Colombia; y el hecho de haber renunciado constitucionalmente como país a la gestión de la cacería deportiva, práctica que en otros países genera beneficios económicos y de conservación.
 

La deforestación en Colombia


Según el MADS, “el análisis del consolidado de los boletines trimestrales de alertas tempranas de deforestación de 2019, que emite el Ministerio de Ambiente, a través del Ideam, permite mostrar una tendencia de reducción anual de la deforestación comparada con 2018”. A pesar de este esfuerzo en manejar las cifras y tratar de autoconvencernos, la deforestación acumulada del país es altísima y estas miles de hectáreas se pierden definitivamente ante la incapacidad estatal de actuar sobre los promotores de la deforestación.
 

Los sectores de la agroindustria y ganaderos


El ministro de Ambiente ha demostrado su beneplácito con dichos sectores, lo que se hace evidente ante la falta de regulación sobre los cultivos de palma africana en diferentes sectores del país, a costa de bosque nativo o en recuperación; la transformación acelerada de las sabanas inundables de la Orinoquia que vienen haciendo los arroceros en los últimos años bajo las miradas cómplices de las autoridades locales, y la sobreexpansión de la ganadería, con sus evidentes pasivos ambientales. Estos sistemas agroindustriales se refugian en pocos proyectos demostrativos que bajo la figura de “sostenibles” o “amigables” con el medioambiente, cobijan a todo un gremio.
 

El otorgamiento de la licencia ambiental al Grupo de Energía de Bogotá


El 12 de junio de 2020 el proyecto UPME 03-2010 Chivor II-Norte Bacatá 230kv obtuvo su licencia por parte de la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA), basado en estudios técnicos con errores de fondo y forma, los cuales fueron advertidos a esta institución desde 2014 por parte de las comunidades organizadas y afectadas por el proyecto.


Esta resolución sorprende por sus complacencias administrativas para beneficiar el proyecto, y aunque no está firmada por el actual director del ANLA, Rodrigo Suárez Castaño, tendrá su costo político a pesar de su nueva estrategia “Biodiversidad biológica en el licenciamiento ambiental de Colombia”, presentada el 2 de julio sobre el licenciamiento ambiental futuro.


Dicha estrategia parece más una invitación a las filiales internacionales de la conservación que trabajan en el país a distribuirse el porcentaje de no menos del 1 % de las compensaciones ambientales e inversión forzosa, en una sesión virtual que fue más una sesión de autoelogios entre las ONG convidadas y los representantes del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible.


Es hora de que el ministro Lozano reconozca que está desnudo; que escuche las risas, quejas y lamentos de quienes viven la realidad del deterioro ambiental del país, que no se deje adular por esas voces que le indican que su gestión es la mejor y la más hermosa, como le pasaba al vanidoso emperador. Nuestra megadiversidad sigue en riesgo y nuestras ventajas medioambientales se deben incorporar al contexto nacional como una oportunidad, máxime en estos tiempos en que la naturaleza y sus interacciones ecológicas complejas se han hecho sentir y nos dan la oportunidad de reorientar nuestros actos como sociedad.

Relacionados

338,729,3706,821,772,3707,3708

Dos estudiantes del semillero interdisciplinario de investigación Seguimiento a los Acuerdos de Paz en la Amazonia, del cual forma parte la...

Las comunidades indígenas ocupan el 60 % del territorio colombiano, el cual posee un cúmulo de recursos biológicos y áreas geográficas diversas como...

Ubicado a solo 14 km del centro de Bogotá, y con una extensión de 97 hectáreas, el Centro Agropecuario Marengo se consolida como un laboratorio...

La Macarena es un municipio del Meta parte de la Sierra de La Macarena y que integra el Área de Manejo Especial de La Macarena (AMEM), junto con...

Optimizar el uso de recursos como la tierra útil disponible, la mano de obra, el consumo de suplementos y el manejo adecuado de las pasturas,...

Consejo Editorial