Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
Periódico UNAL

Resultados de Búsqueda:

Periódico UNAL
Tres tipos de pobreza que ahondó la pandemia

Estas tres aproximaciones son el índice de pobreza multidimensional (IPM), la pobreza subjetiva, y la pobreza monetaria.
 

El IPM tiene 15 indicadores y 5 dimensiones que son: i) las condiciones educativas, ii) las condiciones de la niñez y la juventud, iii) el trabajo, iv) la salud, y v) las condiciones de la vivienda y los servicios públicos.
 

Esto muestra que la pobreza multidimensional aumentó en 489.000 personas al pasar de 8.560.000 en 2019 a 9.049.000 en 2020. En las cabeceras municipales este aumento fue del 3,6 % (165.000 nuevos ciudadanos en pobreza multidimensional) y de 8,3 % (324.000 personas) en el sector rural.
 

Las regiones que registraron un mayor aumento del IPM fueron la Central (18,8 %), la Pacífica sin el Valle del Cauca (17,9 %) y Bogotá (8,4 %).
 

Puedes ver: Pobreza, ¿qué es y cómo está situada Colombia en el panorama latinoamericano?.
 

La pobreza subjetiva se captura preguntándoles a los jefes de hogar: “¿Usted se considera pobre?” (P5230). Esta también aumentó, pues mientras en 2019 el 37,9 % de los jefes de hogar se consideraban pobres, en 2020 ese porcentaje ascendió a 38,2 % (cuadro 1), ya que cerca de 140 nuevos jefes de hogar consideran pobres. En el sector rural ese porcentaje es cerca del 60 %.
 

Cuadro 1. ¿Usted se considera pobre?

A nivel departamental hay una heterogeneidad importante: mientras que en Sucre el 75 % de los jefes de hogar se consideran pobres y en Chocó el 74 %, en Bogotá ese porcentaje asciende a 21 % y en Risaralda el 30 %.
 

La ECV y las clases sociales según ingresos


La ECV de 2020 considera el ingreso monetario de las Unidades de Gasto, que permite clasificar a cada uno de los miembros del hogar entre pobres y vulnerables según el nivel de ingreso per cápita, y con base en los rangos de ingreso del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE)1.


El porcentaje de las personas en pobreza monetaria fue de 45,2 %. Las personas en esta condición viven con menos de 11.000 pesos al día, y aquellos en miseria viven con menos de 5.000 pesos diarios. El 57,4 % de los jefes de hogar en pobreza se consideran pobres. El número de personas en indigencia asciende a unas 7.500.000 personas.


El costo de erradicar la miseria de Colombia mediante una intervención pública que complemente los ingresos a través de una transferencia incondicional a las personas que se encuentran en pobreza extrema, de tal forma que su ingreso fuera igual al de la línea de indigencia (145.004 pesos mensuales por persona) sería del orden de los 200.000 millones de pesos al mes (0,2 % del PIB al año). Esta asignación es superior a los 160.000 pesos mensuales del programa de ingreso solidario (40.000 pesos por persona para un hogar compuesto por 4 miembros).


De igual manera, cabe preguntarse por el costo de erradicar la pobreza en Colombia mediante una política pública de una transferencia incondicional que iguale los ingresos de las personas pobres a la línea de pobreza (331.688 pesos al mes) para cerca de 22 millones de personas que se encuentran en esta situación. El costo de esta intervención es cercano a 8 % del PIB.


Esta intervención debe estar en línea con los programas de Familias en Acción, Jóvenes en Acción, Adulto Mayor e Ingreso Solidario, entre otros. Aunque con esto se reduce el costo de la intervención, la reducción será mínima, pues la pandemia desnudó cuán frágil es nuestro sistema de protección social.
 

Puedes leer: Combatamos el desempleo: una propuesta desde la interseccionalidad.
 

Cobertura de los programas sociales en Colombia


Según la ECV-2020, a la pregunta ¿recibió usted recursos del programa Familias en Acción (P784S1)” –el cual tiene por objeto atender personas y hogares en pobreza o en vulnerabilidad– el resultado es que este solo llega al 8 % de las personas (17 % de los hogares) objeto de la política pública.

Estos bajos niveles de cobertura se corroboran cuando solo el 10 % de las personas en pobreza tuvieron acceso al programa (21 % de las familias), y el 5% de aquellas (11 % hogares) en vulnerabilidad.


En la política de adulto mayor (P784S1), de los cerca de 1.400.000 personas que dicen estar en el programa, el 57 % son pobres, el 30 % vulnerables, y el 11 % de clase media. También hay cerca de 8.500 personas de la clase alta que se encuentran en el programa.


A los encuestados también se les consultó por las “Ayudas monetarias por la pandemia del coronavirus (Ingreso Solidario; pago adicional como beneficiarios de Familias en Acción, Adulto Mayor o Jóvenes en Acción; y servicios públicos)” y se encontró que estas intervenciones llegaron a unas 3 millones de personas, de las cuales el 52 % eran pobres, el 30 % vulnerables y el 12 % de la clase media. Unas 15.000 personas de clase alta también recibieron esta ayuda. Por último, unas 400.000 familias señalaron haber recibido otro tipo de ayudas públicas.


Estas tres mediciones de la pobreza brindan insumos analíticos y datos empíricos para entender el tipo de vínculo de estos conceptos a nivel nacional y regional, a efectos de diseñar políticas de intervención.


Además se observó cómo la pandemia del COVID-19 irrumpió en Colombia en un escenario de altos niveles de pobreza, profundas desigualdades sociales estructurales y desprotección social, descubriendo aspectos críticos de nuestro sistema de protección social. A pesar de las sutiles medidas de protección social que evitaron profundizar la pobreza y la pobreza extrema, resultamos en niveles superiores a los que teníamos en 2012. El retroceso ha sido de más de 10 años.


De ahí la necesidad de avanzar en una política de reactivación económica inclusiva, transformadora con profundización del empleo formal fortaleciendo el rol del Estado en los “sistemas de protección social universales, integrales y sostenibles, con base en un nuevo pacto social” (Cepal, Panorama Social 2020) que cumpla con los principios de solidaridad, justicia, equidad, progresividad, eficiencia, transparencia y simplicidad de un Estado social de derecho.
 


1 Para realizar esta aproximación se utilizó la línea de pobreza e indigencia de todo el país, es decir que no se utilizaron las líneas por dominio geográfico, lo que lleva a que se presenten ciertas diferencias respecto a los resultados que arrojan los microdatos de la Gran Encuesta Integrada de Hogares para de 2020.

Relacionados

3975,5316,4908,3047,5315

¿Quiénes podrán recibir la tercera dosis de la vacuna? Según el Ministerio de Salud y Protección Social de Colombia, los inmunizados serán las...

Por obvias razones, el tema de la pandemia está presente en todas partes. Si bien el foco de interés ha estado puesto en la actual pandemia de...

Con la participación de personas provenientes de la academia, del mundo profesional, del arte, del diseño y de la música completamos el proceso de...

Así lo señala el profesor Orlando Villabona, de la Facultad de Ciencias Económicas (FCE) de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), quien,...

No son tiempos fáciles. Aparte del deplorable hecho de que, como humanidad, no hemos dejado atrás la violencia, el hambre, la discriminación y la...

Consejo Editorial