Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
UN Periódico Digital

Resultados de Búsqueda:

UN Periódico Digital
“Somos el brazo técnico-científico de la administración de justicia”

Si hay algo que le gusta practicar a la doctora Claudia Adriana García Fino en su trabajo como especialista en Medicina Forense son las necropsias clínicas, tarea que ya no podrá cumplir en virtud de su nombramiento como directora del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses.

De sus 23 años en diferentes cargos en el Instituto, donde empezó como médica de la Clínica Forense –cuando debía hacer valoraciones en casos de delitos sexuales, embriaguez y muertes violentas–, la doctora Claudia recuerda especialmente la labor de identificar a los niños accidentados en un bus del Colegio Agustiniano de Bogotá, conmovida por el dolor de tantos padres de familia en momentos en que ella también desempeñaba el rol de mamá.

Comenzó a trabajar recién egresada de la Facultad de Medicina de la UN, cuando “todavía no existía la Especialización en Medicina Forense”, recuerda, que más adelante se abrió gracias al liderazgo del doctor Ricardo Mora, entonces director, y ella se inscribió y se convirtió en una de las primeras egresadas.

“Fui de la tercera promoción”, menciona al recordar que el paso de estudiantes y egresados de la UN por la Morgue del Instituto es permanente: “vienen a hacer disecciones, a practicar la toma de muestras y los diferentes métodos de análisis”, comenta, al destacar la histórica relación entre las dos instituciones.

La nueva directora de Medicina Legal, quien prefiere no hablar de los hechos que llevaron a la renuncia del exdirector de esta institución, Carlos Valdés, habló con UN Periódico de su papel al frente de esta entidad, a la que define como el “brazo técnico-científico de la administración de justicia en Colombia”.

UN Periódico (UNP): ¿cómo está Colombia en tecnología para adelantar los diferentes casos que llegan a Medicina Legal?

Claudia Adriana García (CAG): nuestro país es pionero en ciencias forenses en Latinoamérica. La historia de violencia nos lleva a buscar prácticas innovadoras; laboratorios acreditados; tecnología a nivel de cromatografía, toxicología y genética; equipo de secuenciación de última generación para resolver casos complejos, de difícil búsqueda de elementos genéticos, como por ejemplo los del Palacio de Justicia o los de Bojayá, donde las altas temperaturas degradaron los cuerpos, o las condiciones de enterramiento de los cadáveres en suelos dañaron los huesos. Precisamente ya se validó una nueva técnica de identificación forense para tratar de determinar el ADN en casos complejos.

UNP: ¿Medicina Legal cuenta con los equipos y el recurso humano suficiente para atender los frecuentes casos de violencia en Colombia?

CAG: aunque se realizan tareas muy importantes para apoyar la justicia del país, siempre se van necesitar más equipos y más personas con mejores salarios; ese es un reto grande para el Gobierno, máxime ahora con el posacuerdo, que está en cabeza de la Unidad de Búsqueda, requerimos más recursos, que no podemos sacar del día a día, tener gente exclusivamente dispuesta para ello, porque frente a la violencia siempre habrá cosas que mejorar.

UNP: a propósito del posacuerdo, ¿con qué infraestructura se cuenta para identificar tal número de víctimas en todo el territorio colombiano?

CAG: somos el brazo técnico-científico de la Unidad de Búsqueda; sabemos que es un reto muy grande pero tenemos que actuar y lo hacemos, aunque estamos un poco atrasados frente a la tarea de identificación.

UNP: ¿usted considera que la falta de recursos haría imposible cumplir esta importante tarea?

CAG: nunca va a ser imposible, no vamos a desfallecer aunque no siempre contemos con todos los recursos; ajustamos procedimientos y seguimos tocando puertas, como lo hemos hecho, y como hemos logrado mantener al Instituto haciendo buena ciencia durante todos estos años.

UNP: ¿qué capacidad de reacción inmediata tiene el Instituto frente a hechos violentos como el reciente atentado a la Escuela General Santander?

CAG: la ciencia no se maneja con rapidez sino con las cosas bien hechas. Inmediatamente después de que ocurre un evento como este se convoca al equipo de trabajo. Todos los casos de violencia y desastres son complejos. Por ejemplo cuando ocurrió la avalancha torrencial de Mocoa, la emergencia se atendió con más de 100 personas que trabajaron en la verificación de identidades, haciendo pruebas genéticas, y en cerca de un mes ya se contaba con la identificación de casi todas las personas que fallecieron allí. La intervención total se cerró en un año.

UNP: ¿qué país lidera las últimas técnicas en medicina forense?

CAG: muchas entidades tanto de Estados Unidos como de países europeos tienen desarrollos importantes. En este momento, más que ser líder, el Instituto de Medicina Legal está a la par frente a lo que hacemos. Recibimos apoyo estadounidense y europeo en términos de validación de procedimientos.

UNP: ¿cuántos casos llegan diariamente al Instituto?

CAG: solo a la morgue de Bogotá, que es la regional más grande, llegan en promedio 15 cadáveres al día; hemos tenido 35 y hasta 56 casos en un solo día, como me ocurrió cuando era jefe de Patología. En cuanto a casos atendidos en todo el país, en un año se pueden alcanzar 400.000 valoraciones en vivo y alrededor de 28.000 necropsias médico-legales.

UNP: ¿cuáles son los casos que más llegan?

CAG: de todos, aunque en cifras son más las valoraciones en vivos que en muertos; sin embargo cada tarea tiene su propia complejidad. Esta institución presta servicios como valoraciones siquiátricas, exámenes para verificar delitos sexuales, lesiones personales y embriaguez, entre otros. Se trata de trabajos con los que se intenta cumplir con el equipo disponible, aunque lo ideal sería tener presencia real en todo el territorio colombiano. Ahora llegamos apenas al 11 % de los municipios.

UNP: ¿el mayor desafío de Medicina Legal?

CAG: nuestro reto es tener cobertura del 100 %, lo que requiere grandes esfuerzos, pero hemos avanzado. Cuando yo ingresé éramos 500 funcionarios, ahora somos 2.089, incluyendo el cargo de director.

UNP: ¿y en materia tecnológica, cuál es el reto?

CAG: muchos, en la parte química y toxicológica, que va cambiando, porque los delincuentes siempre están mejorando sus técnicas, con nuevas sustancias para cometer sus fechorías y que debemos detectar; es un proceso de mejora continua, la ciencia nunca para y nosotros tampoco, para el nivel técnico-científico del Instituto.

UNP: ¿cómo definiría esta entidad frente al compromiso que debe cumplir con el Estado?

CAG: somos una entidad adscrita a la Fiscalía General de la Nación, con autonomía administrativa y presupuestal, que tiene el conocimiento técnico-científico para apoyar la administración de justicia.

UNP: en un país como el nuestro, donde cada día afloran más temas de corrupción, ¿qué opina del manejo ético de esta institución?

CAG: es algo bastante sencillo, somos médicos, somos científicos y el tema ético está enmarcado dentro de nuestras funciones; la imparcialidad y el manejo de las cosas desde la ciencia forma parte del Instituto. Claro, no está exento de casos, como por ejemplo el de las personas que fueron desvinculadas del Instituto porque se presentaban como profesionales sin respaldo académico, básicamente estaban delinquiendo y enlodando el nombre del Instituto. En estos 104 años hemos hecho las cosas bien, lo hemos hecho siempre.

UNP: pero recientemente, a raíz del caso de Jorge Enrique Pizano testigo clave del caso Odebrecht, ¿el sindicato, por ejemplo, también denunció algunos casos?

CAG: ese tipo de situaciones se deben discutir en el escenario adecuado, que son los estrados judiciales.

UNP: ¿cómo ha sido el trabajo interinstitucional con la UN?

CAG: la Universidad ha tenido una relación histórica con el Instituto y ahora lo estamos volviendo a afianzar, con la apertura del Hospital Universitario, aunque aquí siempre han rotado los estudiantes en la morgue, con profesores de otorrinolaringología, de cirugía plástica, de prácticas quirúrgicas; además vienen a estudiar los cadáveres, aprenden de anatomía, de química. Por ejemplo con la Universidad adelantamos la investigación sobre los desaparecidos del Palacio de Justicia, y en el último proceso de exhumación se logró identificar uno de los cuerpos y entregárselo a sus familiares. Esa es nuestra tarea cotidiana y ahora trabajamos con el Departamento de Química en un proyecto conjunto.

Relacionados

2025,1009,800,2026,2027

Falta de tiempo para ir al médico, inconformidad con los servicios de salud y posibilidad de conseguir una prescripción en la droguería son algunas de...

Las entrañas del bocachico que los pescadores botaban a la Ciénaga de Zapatosa (Cesar), ahora se utilizan en la producción de concentrados para pollos...

Investigadores de la Universidad Nacional de Colombia (UN) construyeron el conocimiento científico que hoy permite identificar a personas...

Dos documentos elaborados de forma separada por sendos grupos de académicos fueron enviados a los candidatos presidenciales. Ambos contienen...

Los camposantos conservan piezas claves para armar la historia sobre las víctimas de desaparición forzada. Así lo constató el Plan de Manejo...

Consejo Editorial