Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
UN Periódico Digital

Resultados de Búsqueda:

UN Periódico Digital
Sin una legislación estricta la Amazonia se convertirá en sabana

Los incendios de la Amazonia que el mundo contempla con asombro desde hace semanas, amenazan la vida tanto de cientos de especies de animales y plantas como de unos 54 millones de personas que habitan la región en Brasil, Perú, Ecuador, Bolivia, Colombia, Venezuela, Guyana, Guayana Francesa y Surinam, y entre ellos 316 pueblos indígenas.


Las quemas son el resultado de la combinación de una temporada seca –normal por esta época del año– con la imparable tala indiscriminada de bosque tropical para expandir la frontera agrícola y ganadera. Por ejemplo el cultivo de soya (que se exporta a China y Europa) se ha convertido en uno de los principales factores de deforestación, pues se estima que por este se han destruido alrededor de 70.000 km2 de selva desde 2017.


A este fenómeno se suma la construcción de infraestructuras –en especial de represas y carreteras– y la minería legal e ilegal. Al respecto, una investigación elaborada en 2018 por la Red Amazónica de Información Socioambiental Georreferenciada (RAISG) evidenció 2.312 puntos en los cuales se realiza minería ilegal de oro, diamantes y coltán, distribuidos así: 1.899 en Venezuela, 321 en Brasil, 68 en Ecuador y 24 en Perú.

Te puede interesar: Agronegocios, minería y extracción de maderas: las otras amenazas de la Amazonia Brasileña


Entre los muchos servicios ecosistémicos que presta la Amazonia se encuentran la regulación de los extremos hidrológicos (que aminoran la severidad e intensidad de las sequías y de las crecientes de los ríos); el control de la erosión; la protección contra el calentamiento global por el secuestro de carbono y por la evapotranspiración (proceso de enfriamiento); el albergue de biodiversidad; y el almacenamiento y reciclaje de nutrientes. Sin embargo, si como consecuencia de la deforestación el bosque tropical de la Amazonia terminara convertido en sabana, las consecuencias para el planeta serían graves.

 

Daños irreversibles

 

La deforestación de bosques tropicales causa enormes daños a múltiples procesos esenciales para el equilibrio del clima tanto regional como global, y del ciclo del agua (o hidrológico), mediante el cual las masas de agua cambian de estado –líquido, vapor y hielo en varias etapas del ciclo–, que puede ocurrir en cuestión de segundos o en millones de años.


Del 35 al 50 % de la lluvia que cae en las cuencas hidrográficas de los ríos de estas zonas se alimenta del agua que es evapotranspirada por la vegetación y sus bosques. Como consecuencia, se agudizan los periodos de sequía en épocas de poca lluvia, o las inundaciones en tiempos de altas precipitaciones (variaciones climáticas).


Asimismo se ha detectado que una acelerada destrucción de la Amazonia estaría reduciendo la presión ejercida por la bomba biótica de humedad atmosférica, teoría propuesta en 2006 por Anastassia Makarieva y Victor Gorshkov, del Instituto de Física Nuclear de San Petersburgo, que señala que los bosques desempeñan un papel determinante en las lluvias, al generar vientos atmosféricos que funcionan como un mecanismo de bombeo, extendiendo la humedad de los continentes.
 

En cuanto a los balances de energía y carbono en los ríos y demás afluentes de la región, la tala indiscriminada afecta los flujos tanto radiativos (radiación de onda corta incidente y reflejada, radiación de onda larga incidente y emitida) como no radiativos (calor sensible y calor latente) y cambia el reflejo de la radiación solar cuando cae sobre el planeta (albedo). Además altera la formación de las nubes y los procesos convectivos (forma de transferencia de calor), que son los mecanismos de generación de la lluvia tropical más importantes.


Además: Preocupantes niveles de contaminación por mercurio en la Amazonia.


La destrucción de los bosques también incide en la formación de núcleos de condensación de nubes (ncn), necesarios para transformar las gotículas de agua líquida que resultan de la condensación del vapor de agua en las gotas que caen durante la lluvia. La vegetación y los árboles producen compuestos volátiles orgánicos que se convierten en NCN, lo que quiere decir que los bosques tropicales producen el agua (vía evapotranspiración) y los NCN que más adelante los va a alimentar mediante la lluvia; se trata de un elemento de alta sofisticación biogeoquímica de las plantas.

 

La deforestación podría provocar un colapso drástico al convertir el bosque tropical de la Amazonia en sabana, lo cual implicaría graves consecuencias para el planeta.

 

Los Andes y la Amazonia se retroalimentan

 

Una parte significativa de la lluvia y del agua que se condensa en los Andes tropicales proviene del vapor de agua transportado por los vientos alisios desde la Amazonia y los mares circundantes. En particular, hay un alto transporte de humedad desde la Amazonia, que cruza sobre los Andes y que llega incluso hasta la Costa Pacífica colombiana; se trata de un sistema acoplado.


Una situación cada vez más preocupante tiene que ver con el hecho de que las lluvias recicladas en los Andes son del orden del 70 y 80 % y alimentan los ríos que drenan las tierras bajas de la Amazonia suministrando caudales de agua líquida, sedimentos y nutrientes esenciales para que la extraordinaria biodiversidad de la región se mantenga. Sin embargo, a consecuencia de la deforestación, las precipitaciones y el vapor de agua se están reduciendo y existe mayor riesgo de sequías, mortalidad de árboles e incendios.


Video: ¿Cómo se almacena carbono en bosques como la Amazonia?.


Las perturbaciones del ciclo del agua también amenazan el suministro de este invaluable recurso con que se nutren los glaciares andinos, en alto riesgo de desaparición debido al calentamiento global. Asimismo afecta la estabilidad ambiental de páramos, yungas (selvas de montaña), punas (mesetas de alta montaña) y bosques andinos (de niebla, montanos, lluviosos), y por ende el suministro de agua en ciudades como Bogotá, Lima, Quito o La Paz, incluso de Argentina, Paraguay y Uruguay porque los sistemas de circulación de vientos sobre el continente –como el “chorro de bajo nivel sudamericano” y los ríos aéreos– transportan grandes cantidades de vapor de agua desde la Amazonia hasta el río de La Plata y el sureste de Suramérica. Por todas estas razones, los incendios están afectando la calidad del aire en todo el continente.
 

Detener la deforestación y restaurar los ecosistemas de la región implica echar a andar programas de investigación científica para comprender, modelar y predecir la dinámica hidrológica, climática y biogeoquímica del sistema Andes-Amazonas y de las interrelaciones entre sus ecosistemas y las poblaciones.


La comunidad internacional, tan preocupada por la integridad de la Amazonia y tan convencida de su valor, como uno de los puntos críticos de la estabilidad del sistema climático del planeta Tierra, debe invertir recursos financieros, tecnológicos y humanos acordados con los países amazónicos, y que sean correlativos con la importancia planetaria de la región, más allá de los discursos y las buenas intenciones.

 

* Miembro del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC). Miembro de Número de la Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales (Accefyn), e integrante de la Misión Internacional de Sabios 2019.

Relacionados

1,2538,2708,2709,2710

A esta conclusión llegó un grupo de expertos en medioambiente consultados por UN Análisis, de UN Radio (98.5 FM), en un espacio en el que se...

Colombia es un país muy vulnerable al aumento del nivel del mar, y uno de los casos que más ha llamado la atención es el de isla Múcura, en el...

Es una realidad que desde hace al menos dos años los precios del café tienen una tendencia a la baja, y pocas probabilidades de recuperación. Los...

La expansión de los conflictos agrarios y de la desigualdad territorial es el resultado de una precaria modernización en la que los megaproyectos...

Resolver la gobernanza local, implementar políticas públicas para frenar la deforestación y prevenir incendios, y gestionar la solución pacífica de...

Consejo Editorial