Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
UN Periódico Digital

Resultados de Búsqueda:

UN Periódico Digital
    Siete grandes avances del proceso de conversaciones de paz con el ELN

La renuncia esta semana de Juan Camilo Restrepo y del general (r) Eduardo Herrera Berbel de la delegación del Gobierno en los diálogos con el ELN abre la oportunidad para hacer ajustes e impulsar el proceso.

 

Al finalizar el cuarto ciclo de conversaciones de paz entre el Gobierno nacional y el ELN, el pasado 1 de diciembre en Quito (Ecuador), se cierran las actividades de las dos delegaciones este año con avances que no por pequeños dejan de ser significativos y que mantienen viva la esperanza de sacar adelante un proceso cargado de incertidumbres y no pocas dificultades.

Estas renuncias no deben ser vista como una señal de crisis sino como el resultado de dinámicas e intereses personales –familiares y profesionales– que son naturales en estos procesos y que abren la oportunidad para que se produzcan los ajustes necesarios y pertinentes en la Delegación, además de oxigenar la Mesa de Conversaciones y darle al proceso una nueva y más vigorosa dinámica.

Desde luego que han existido y seguirán existiendo tensiones internas en la Mesa, que son apenas la expresión natural de los intereses en pugna, y que, por difíciles que sean, deben contar con el compromiso de las partes para superarlas.

Durante el proceso en desarrollo de la confrontación y del cese bilateral se han presentado varios incidentes altamente preocupantes, entre ellos:

  • El asesinato del gobernador indígena Aulio Isarama Forastero, el 24 de octubre pasado.
  • La desaparición de Jhon Eriberto Isarama Forastero, a manos del Frente de Guerra Occidental del ELN.
  • La muerte de nueve campesinos en las jornadas de protesta por la erradicación forzada en Tumaco.
  • La muerte de la comunicadora indígena Efigenia Vázquez, en Kokonuco, Cauca.
  • Los ataques de las fuerzas militares a campamentos del ELN.
  • La masacre de Magüí Payán.

Aún así, a estos hechos se les ha dado un tratamiento adecuado con voluntad política y serenidad, lo que le ha permitido a la Mesa seguir conversando y que el cese bilateral se mantenga.

A todas luces, una valoración del proceso de conversaciones entre el Gobierno nacional y el ELN deja un saldo positivo, con al menos siete grandes avances en las conversaciones y los acuerdos:

Primero. Existe una agenda de conversaciones que fue el resultado de un largo proceso exploratorio de casi cuatro años y que hoy es la base esencial de los diálogos. Esta agenda tiene unas características específicas de interconexión determinante de los puntos que pueden permitir avanzar con celeridad en su desarrollo, si se cuenta con la voluntad y la osadía para hacerlo, innovando de manera contundente en los procedimientos.

Segundo. Existe una mesa pública de diálogo bilateral y abierta que funciona por ahora en Quito (Ecuador), con un amplio y solidario acompañamiento internacional por parte del “Grupo de países de apoyo, acompañamiento y cooperación” –integrado por Alemania, Italia, Holanda, Suecia y Suiza–, además de los países garantes, entre ellos Brasil, Chile, Cuba, Noruega, Venezuela y, desde luego, el país sede de los diálogos, Ecuador.

A esto se suman las posibilidades de interlocución con distintos sectores de la sociedad colombiana que han visitado la Mesa para exponer sus puntos de vista y ayudar a construir el proceso, y a la valiosa participación de la Iglesia católica y de otras iglesias del país.

Tercero. Se puso en marcha el primer cese al fuego bilateral, temporal y nacional entre el Gobierno nacional y el ELN, el cual se constituye en un patrimonio de confianza en el proceso, ya que cuenta con un mecanismo de veeduría y verificación proporcionado por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, organismo que ha jugado un papel determinante en el proceso y cuyos informes resultan muy importantes para aumentar la credibilidad nacional en el proceso. El cese al fuego bilateral es un prerrequisito para la participación de la sociedad civil y el desarrollo mismo de la agenda.

Cuarto. Se han realizado 10audiencias públicas para generar insumos que permitan elaborar las metodologías de la participación de la sociedad en el desarrollo de los puntos de la agenda y que a la vez han sido un importante indicador de lo que puede ser esa participación.

Quinto. Se han abordado y definido rutas para el tratamiento humanitario de las situaciones más urgentes del conflicto, que convocan aspectos como:

  • Detener los crímenes contra los líderes sociales, políticos y defensores de derechos humanos.
  • Reconocer las responsabilidades –por acción o por omisión– del Estado y la fuerza pública en el desarrollo de dichos crímenes.
  • Reconocer la responsabilidad del ELN en los asesinatos de los líderes del Chocó y de la crisis humanitaria generada en el departamento por la confrontación con otros grupos armados ilegales, y comprometerse a generar una solución humanitaria a la situación de las poblaciones afectadas por el conflicto en esta región.
  • Impulsar proyectos piloto de desminado humanitario en Chocó y Nariño, como gestos de paz.
  • Dar un tratamiento humanitario y garantizar los derechos tanto fundamentales como humanos de los prisioneros políticos superando las prácticas institucionales represivas.

En relación con el aspecto humanitario, el Gobierno se ha comprometido a:

  • Publicar el proyecto de decreto para agilizar y fortalecer el Sistema de Alertas Tempranas.
  • Desarrollar un esquema integral que mejore la condición humanitaria de los reclusos militantes del ELN que se encuentren en cárceles colombianas.
  • Impulsar la pronta aplicación de la Ley 1820 de 2016 (Ley de Amnistía) y del Decreto 277 de 2017, en lo referido a la despenalización de la protesta.
  • Verificar que no se obstaculice el flujo normal de víveres y medicamentos hacia las comunidades aisladas.

Todos estos aspectos son avances significativos del proceso que se deben consolidar en ejecuciones reales.

Sexto. El proceso ha generado una Gestoría de Paz por parte del ELN, que actualmente cuenta con dos representantes de la organización: Eduardo Martínez y Juan Carlos Cuéllar, quienes realizan un interesante trabajo de pedagogía y relacionamiento social institucional en los distintos territorios del país, el cual resulta bastante útil para el proceso, pues constituye una avanzada de la organización hacia la vida social, política e institucional de la Nación.

Séptimo. Se ha ido construyendo de manera solidaria y natural una base social, intelectual y política, importante para el acompañamiento del proceso y que puede jugar un papel fundamental en sus distintos momentos.

A manera de balance se puede afirmar que si bien todo no ha marchado como se quisiera, sí se ha producido una serie de logros significativos que constituyen el patrimonio inicial de un proceso que puede llegar a ser exitoso transitando un camino que no se muestra nada fácil.

El ELN está observando por el espejo retrovisor las dificultades que atraviesa la etapa de implementación del acuerdo con las Farc y tiene puesta la mirada en la situación de desgaste del gobierno del presidente Juan Manuel Santos y la dura contienda electoral que se avecina en 2018.

Hace ya varias décadas Jorge Eliécer Gaitán, el caudillo liberal sacrificado por la violencia bipartidista, señalaba que“lo imposible no es más que lo difícil visto por ojos en los que no ha nacido la fe y ha muerto la esperanza”, y a este proceso hay que ponerle fe y mantener viva la esperanza.

Relacionados

173,174,175,38,176,177,178,113,160,179,180

No existen investigaciones de toxicología que determinen los daños de la explotación del mineral en La Guajira, durante ese tiempo. Los niños son los...

Aunque es una opción para candidatos que no cuentan con el respaldo de una fuerza política o maquinaria oficialista, en la actual coyuntura este...

A pesar de las estrategias establecidas por la ley 1355 de 2009 para la atención y control de la obesidad, los colombianos siguen engordando. La...

“Mientras la economía colombiana produce más, una parte cada vez más pequeña está destinada a los trabajadores que devengan un salario mínimo”. Así lo...

El posacuerdo exige que la seguridad ya no se limite a combatir a los actores que alteran el orden nacional, sino que se amplíe hacia políticas de...