Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
UN Periódico Digital

Resultados de Búsqueda:

UN Periódico Digital
Señales de calidad del SENA

El Informe de Gestión 2019 de la institución, recuerda que la “Entidad es responsable de la formación, la empleabilidad y la certificación de competencias de los trabajadores colombianos” y también señala que el propósito es “atender con pertinencia, calidad y oportunidad las necesidades del sector productivo”; no obstante, la media aritmética del promedio global de sus 100.037 estudiantes evaluados en 2019 en competencias genéricas de Saber TyT fue apenas 96,40 puntos, levemente inferior al promedio nacional de 97,68 puntos: ocupar la posición 131 entre 185 instituciones evaluadas debe preocupar a la sociedad y en especial al sector productivo, más aún porque se confirma la situación de 2018, cuando 68.948 estudiantes de la Entidad arrojaron un promedio global igual a 97,16 puntos, también menor que el indicador nacional de 99,19 puntos. La situación es más delicada si se advierte que esta población de estudiantes corresponde al 53,7% de técnicos y tecnólogos del país en 2018 y 58,1% en 2019. A manera de información, los resultados que se utilizan en el análisis corresponden a los datos disponibles en el sitio ftp del Instituto Colombiano para la Evaluación de la Educación (ICFES), luego de seleccionar registros con puntaje no nulo en las cinco competencias genéricas evaluadas.


Puedes leer: Educación pública, una deuda de más de dos siglos.
 

Si calidad de la educación se asimila en el análisis propuesto a la articulación de procesos para lograr que todos los egresados alcancen resultados de aprendizaje destacados, es decir, que todos los técnicos y tecnólogos formados en el SENA se coloquen en la cima de la escala de Saber TyT, independiente de su condición socioeconómica, de género, programa académico elegido o de cualquier otra índole, será necesario realizar ajustes importantes para cumplir con la declaración institucional. El criterio centrado en resultados se basa en el espíritu del Decreto 1330 de 2019 y del Acuerdo 02 de 2020 del Consejo Nacional de Educación Superior (CESU), normas que ya están alineadas con la eficacia de los procesos y no solo con la promesa de valor que las instituciones hacen a la sociedad. Se advierte que si bien hay otros indicadores para estimar los resultados obtenidos, aquí se analiza la gran síntesis que se demuestra en los Exámenes de Estado Saber TyT, los cuales han sido diseñados para evaluar el nivel de competencias que logran desarrollar quienes concluyen los programas técnicos y tecnológicos ofrecidos en el país. De otra parte, el criterio empleado como aproximación de la calidad de la educación tiene respaldo en la capacidad para predecir el desempeño de los egresados en su actividad laboral.

En relación con la condición socioeconómica, se observan diferencias significativas entre los resultados de aprendizaje de estudiantes agrupados por el estrato al que pertenecen, con una distribución de promedio global cercana a la normal. Los estudiantes de estrato cuatro superaron a los de estrato uno en diez puntos en 2018 y en nueve puntos en 2019, mientras que el resultado disminuyó al pasar de estrato cuatro al cinco y luego al seis (gráfico 1).

Frente a la condición de género, también se aprecian diferencias aunque muy leves en los resultados de aprendizaje. La ventaja que tomaron los hombres a las mujeres fue igual a 1,7 puntos en 2018 y 2,0 puntos en 2019, situación que se torna más crítica porque las mujeres conformaron la población más numerosa: el 55,2% del universo evaluado en 2018 y el 53,7% en 2019 (gráfico 2).

Te puede interesar: Educación superior y pandemia: el riesgo del cortoplacismo.
 

Respecto de la dispersión de resultados, llama la atención que 7,9% de los estudiantes evaluados en 2018 y 6,9% en 2019 obtengan 120 o más puntos en Saber TyT, en contraste con 11,7% en 2018 y 12,0% en 2019 con menos de 80 puntos: se confirma el drama de la gran inequidad en resultados de aprendizaje para la Institución, pues algunos egresados son muy brillantes y dan lustre al SENA, mientras que otros egresados muestran grandes debilidades (gráfico 3).


Profundizando en el análisis, los dos programas con mayor fortaleza fueron Tecnología en Ilustración para Producciones Audiovisuales y Tecnología en Escritura para Productos Audiovisuales, con 117,7 y 111,6 puntos de promedio global en competencias genéricas, y 12 y 61 estudiantes evaluados en 2018, y con 108,0 y 113,8 puntos de promedio global, y 35 y 84 estudiantes evaluados en 2019. Los resultados exhibidos contrastan con la debilidad de dos programas: Tecnología en Agricultura de Precisión, con promedio global igual a 81,8 puntos y 25 estudiantes evaluados en 2018; y Tecnología en Gestión en Comunidades Étnicas de Proyectos Agropecuarios Sostenibles, con promedio global de 84,8 puntos y 11 estudiantes evaluados en 2019.


Cerrar las brechas observadas, entre los resultados de aprendizaje de estudiantes de distintos estratos socioeconómicos, de los dos géneros considerados, de programas académicos elegidos o de grupos con cualquier otra condición, asegurando y garantizando resultados de aprendizaje destacados para todos, debe ser una tarea principal de la Institución, en aras de la calidad que ha declarado y prometido a la sociedad colombiana y al sector productivo, más aún por razones de justicia social, porque los estudiantes de los estratos uno, dos y tres comprendieron 95,6% del universo evaluado en 2018 y 91,8% en 2019. Posicionarse como líder académico en el país y la región, con procesos maduros, consolidados y sobre todo eficaces, constituyen la piedra angular para que el SENA sea reconocido, querido y defendido por todos.

Relacionados

2744,3949,3950,3951,9

Se trata de una obra vocal de música comisionada por la Dirección de Patrimonio Cultural de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), escrita en...

Así lo expresó el profesor Fernando Montenegro, del Instituto de Estudios Urbanos de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), en el programa Punto...

El hallazgo de 22 residuos de principios activos en plaguicidas de síntesis química en fruto, hoja y suelo de cultivos de tomate en Boyacá y...

El 4 de agosto de 2020 ocurrió en Beirut, capital del Líbano, una explosión por acumulación de nitrato de amonio que dejó más de 200 muertos y 6.500...

Aunque el huracán Iota –que a su paso por el Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina destruyó el 98 % de esta segunda isla– podría...

Consejo Editorial