Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
UN Periódico Digital

Resultados de Búsqueda:

UN Periódico Digital
Salvar la Amazonia, reto ambiental del siglo XXI

La agricultura intensiva, la ganadería, la falta de planificación territorial, el desarrollo de monocultivos, la construcción de infraestructuras como hidroeléctricas y carreteras, son temas que comparten los países amazónicos y que tienen que ver con un modelo de desarrollo que ha prevalecido desde la segunda mitad del siglo pasado y las primeras décadas del siglo XXI.
 

En los años ochenta y noventa la geógrafa estadounidense Susanna Hecht discutió sobre la lógica de la producción de ganado en la Amazonia y la incineración de grandes áreas de bosques de alta biomasa para convertirlas en pastizales. Por ejemplo, con obras como el libro La contienda por la Amazonia y el paraíso perdido de Euclides da Cunha, la experta en desarrollo tropical en América Latina contribuye a la comprensión de los procesos de ocupación, colonización y urbanización de la selva amazónica.


La profesora de la Universidad de California expuso claramente los impactos negativos más allá de los ambientales, y la manera como los pueblos de la región perdían poco a poco sus medios de vida.

A menudo los campesinos también fueron desplazados como consecuencia de conflictos violentos que sirvieron para establecer actividades ilegales –como la minería, la explotación de madera y los cultivos ilícitos–, y en muchos casos el acaparamiento de tierras para megaproyectos rurales o de infraestructura.

 

Consecuencias de la deforestación

 

En condiciones naturales los bosques húmedos tropicales no se queman debido a sus condiciones de humedad debajo del dosel, y porque los rayos por tormentas eléctricas son raros y ocasionales. En cambio, se sabe que la presencia más continua del fuego llegó de la mano del hombre, y que allá donde haya asentamientos, por agricultura, ganadería u otras actividades humanas, aumentan las conflagraciones.

 

Varios estudios han documentado las prácticas agrícolas de tumba y quema de árboles, que en el pasado provocaron una importante deforestación a pequeña escala, pero causante de una gran pérdida de cobertura forestal. Más adelante la Amazonia se vio azotada por la deforestación a gran escala por la producción industrial de cultivos como soya y palma de aceite o africana.

 

Por ejemplo Brasil fue donde mayor deforestación se presentó, y mucha estaba asociada con el uso del fuego. No obstante, en la última década las políticas implementadas para atajar el problema, como el Plan de Acción para Prevención y Control de la Deforestación en la Amazonia, hicieron que la tala de bosques disminuyera. Esto trajo como consecuencia que el uso del fuego quedara más restringido al manejo agrícola y de pasturas, aunque con picos de incendios en años extremadamente secos como fue 2015, como lo evidenció Luis Aragão, experto brasilero en ecosistemas tropicales y ciencias ambientales, en una investigación realizada en 2018.

Así mismo, estudios liderados por Michelle Kalamandeen, de la Universidad de Leeds, publicados en 2018, han permitido evidenciar que el arco de deforestación de la Amazonia, entendido como la zona con mayores tasas de tala, podría estar deteniéndose en Brasil pero aumentando en Perú, especialmente desde comienzos del presente siglo como consecuencia de la minería, y en Bolivia por la agroindustria de la soya y la ganadería.

 

Con respecto a Colombia, desde 2007 el grupo de investigación en Ecología del Paisaje y Modelación de Ecosistemas (Ecolmod), de la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional de Colombia, adelanta investigaciones sobre la ecología del fuego, dirigidos especialmente a comprender la dinámica, los patrones y las causas de los incendios.


Además: Agronegocios, minería y extracción de maderas: las otras amenazas de la Amazonia Brasileña

 

Así, han constatado que el incremento en el número de incendios y la intensidad de estos es directamente proporcional al aumento de la fragmentación del bosque, lo que implica una ruptura de los ecosistemas, y por tanto una desconexión en el norte y el sur de la Amazonia.

 

También han encontrado que los patrones espaciales y temporales de los incendios forestales se pueden explicar por variaciones regionales y climáticas, lo cual evidencia que los eventos de fuego tienden a aumentar durante los meses más secos y durante las temporadas en las que se observan valores bajos en el promedio de lluvias.

 

De igual manera identificaron que los determinantes socioeconómicos y demográficos de la ocurrencia de incendios tienen una marcada relación entre estos y la agricultura a pequeña escala, la ganadería (conversión a pastos) y los cultivos no legales, debido al uso del fuego como herramienta para despejar los bosques y su posterior conversión a otros tipos de usos.

 

Los estudios también han permitido constatar el incremento de las tasas de tala de bosques en los parques nacionales de la Amazonia. De hecho, en áreas protegidas se ha evidenciado un aumento de seis veces en los incendios después de la firma del Acuerdo Final de Paz, además de un incremento en la deforestación, probablemente relacionado con una complejidad adicional que es la especulación del valor de la tierra. Esto indica que es imperativo diseñar e implementar mecanismos para una planificación efectiva de la Amazonia colombiana.

 

Otra proyección para la Amazonia

 

La tendencia a la baja en materia de deforestación que se veía en parte de la cuenca puede estar cambiando debido a la relajación en las políticas ambientales y en la implementación de las leyes por parte de Gobiernos como el de Brasil. Sin embargo en otros países el flagelo de la deforestación continúa, y aunque por ejemplo en Colombia las cifras oficiales reportan una reducción, lo cierto es que estas tienen que ser validadas por fuentes independientes.


Te puede interesar: Preocupantes niveles de contaminación por mercurio en la Amazonia

 

Para que la deforestación cero sea una realidad, la lucha del siglo xxi en los países amazónicos tiene que ver con resolver la gobernanza local, implementar las políticas públicas y solucionar los conflictos sociales y económicos que tienen que ver con la inseguridad en la tenencia de la tierra.

 

Más allá del tema político y social, algunos expertos proponen un nuevo paradigma de desarrollo en el cual la Amazonia sea vista como un foco de investigación e innovación de alta tecnología; en otras palabras, que la región sea vista como un bien público que permita combinar los avances digitales, biológicos y materiales para ir por una tercera vía, la de una nueva economía basada en la biodiversidad.

 

*Magíster en Conservación Forestal y doctora en Geografía; vicepresidenta de la Asociación Internacional de Ecología del Paisaje, Fulbright Scholar; representante para Latinoamérica de la Unión Internacional de Organizaciones de Investigación Forestal en el área de Bosques y Ecología del Paisaje.

También en este especial

Relacionados

1,620,338,2702,2703,2704

Una investigación adelantada en la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) Sede Amazonia evidenció que esta especie no está siendo capturada con su...

La designación de ríos, páramos y regiones de Colombia como ecosistemas “sujeto de derecho” representa una oportunidad de respeto, protección y...

The Colombian Amazon has thousands of resources that favor the establishment of green businesses, i.e. economic activities that produce profit while...

Con cerca de 50.000 habitantes y alrededor de 100.000 visitantes al año, la capital del Amazonas desea convertirse en un polo turístico nacional e...

La Amazonia colombiana cuenta con miles de recursos que favorecen la creación de negocios verdes (actividades económicas que generan utilidades...

Consejo Editorial