Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
UN Periódico Digital

Resultados de Búsqueda:

UN Periódico Digital
Revocatoria de mandato: ¿cómo se realiza y qué tan conveniente puede ser?

A partir de la Constitución Política de 1991 –específicamente en los artículos 40 y 103– se adopta la figura de la revocatoria del mandato como un mecanismo de participación ciudadana con el que cuentan los colombianos para ejercer control político y garantizar la eficacia de los actos del Estado. Esta figura es una forma de velar por el cumplimiento del voto programático –consagrado en el artículo 259– como expresión de la soberanía popular y la democracia participativa, estrechando la relación entre los elegidos como alcaldes y gobernadores y los ciudadanos, por medio de la imposición por mandato al elegido del programa que presentó al inscribirse como candidato.
 

Los detractores de este recurso afirman que la revocatoria propuesta va en contra del mandato libre o representativo, el cual expresa que el representante puede tomar acciones y votar, aplicando su propio criterio, sin que tenga que cumplir sus compromisos previos adquiridos o aceptados frente a sus votantes. Bajo esta idea (establecida por múltiples Constituciones en el mundo) no se contempla la revocatoria de mandato pues esta afectaría la gobernabilidad y limitaría el actuar de los elegidos, especialmente en situaciones imprevistas que pueden surgir durante el periodo de gobierno, como sería la emergencia sanitaria experimentada actualmente.
 

Pese a que con la Ley 134 de 1994 se establecen dos motivaciones para iniciar el proceso de revocatoria del mandato –las cuales serían el incumplimiento del programa de gobierno del alcalde o gobernador y la insatisfacción general de la ciudadanía–, la Corte Constitucional, por medio de la sentencia C-179 de 2002, determina que “la vinculación de este mecanismo de control con la noción de voto programático delimita el alcance del control que ejerce la ciudadanía”1.
 

Puedes leer: El derecho a la protesta y las resistencias del Gobierno nacional.
 

Por lo tanto, la Corte Constitucional determina que la revocatoria del mandato puede hacerse únicamente cuando hay una violación expresa del programa de gobierno del mandatario. Además, con la Sentencia SU-077 del 2018 reitera su posición sobre la aplicabilidad de este mecanismo en Colombia y lleva al Consejo Nacional Electoral (CNE) y a la Registraduría Nacional del Estado Civil a complementar el proceso de revocatoria con la resolución no. 4073 de 2018.
 

Dicha ley, junto con la 1757 de 2015, determinan el proceso para llevar a cabo mecanismos de participación ciudadana como la revocatoria del mandato, y establecen que una vez terminado el primer año de gobierno, y antes de empezar el último, cualquier ciudadano, movimiento o partido político puede inscribirse como promotor de una revocatoria contra alcaldes o gobernadores ante la Registraduría.
 

Una vez esta sea válida, se debe desarrollar una audiencia pública convocada por el CNE a la cual asistirán los promotores de la revocatoria, la ciudadanía y el mandatario contra el que se dirige la medida, con el fin de garantizar los derechos de información y defensa en el procedimiento de revocatoria (Resolución No. 4073 de 2020). Cuando la Registraduría entrega los formularios para la recolección de apoyo ciudadano, cada comité promotor cuenta con un plazo de seis meses para recoger las firmas necesarias para apoyar la revocatoria.
 

Los requisitos y casos


Si bien iniciar un proceso de revocatoria de mandato puede parecer un procedimiento sencillo, para que esta se lleve a cabo es necesaria una serie de requisitos nada fáciles de conseguir. La mejor muestra de esto es que solo una vez se ha logrado llevar a cabo con éxito una revocatoria de mandato, en los más de 26 años de vigencia con los que cuenta esta medida. Así sucedió con el alcalde de Tasco (Boyacá), Nelson García Castellanos, quien en 2018, tras más de 2 años de mandato, se convirtió en el primer y único alcalde revocado.

Para realizar una revocatoria de mandato se requiere recolectar una cantidad de firmas válidas de ciudadanos que formen parte del censo electoral, equivalentes al 30 % de los votos que obtuvo el mandatario cuando fue electo. Si se cumple ese requisito se convoca a una votación en los siguientes dos meses, en la cual se debe conseguir por lo menos una participación del 40 % de los votos totales que se emitieron en la votación cuando se eligió al mandatario, y un apoyo a la revocatoria de la mitad más uno.
 

Te puede interesar: Transición de policías de tránsito con labores de vigilancia, ¿útil para la convivencia?.
 

Hasta este momento la Registraduría ha reconocido la inscripción de 58 comités promotores de revocatoria y se han programado o llevado a cabo 37 audiencias públicas contra alcaldes en todo el territorio nacional. Los casos más importantes actualmente son los de la alcaldesa de Bogotá Claudia López, el del alcalde de Medellín Daniel Quintero, el de Cartagena William Dau y el de Cali, Jorge Iván Ospina.
 

Se debe tener en cuenta que a causa de la pandemia y las diversas dificultades que esta acarrea no ha sido posible que los alcaldes lleven a cabalidad su plan de gobierno y esto ha levantado diferentes críticas sobre qué tan oportuno es llevar a cabo revocatorias de mandato bajo esta situación. 
 

Algunos procesos de revocatoria son promovidos por contradictores políticos miembros de partidos de oposición a los mandatarios locales, como sucede en el caso de la revocatoria a la alcaldesa de Bogotá, el cual es liderado por el “comité cívico revocatoria Claudia López”, del excandidato al Senado José Miguel Santamaría Uribe, del Centro Democrático. Una situación similar sucede en Medellín, en donde el excandidato al Concejo de esa ciudad, Julio Enrique González Villa, por el partido Centro Democrático, dirige la medida contra el alcalde Daniel Quintero.
 

Diversos sectores mencionan que las solicitudes están siendo usadas como estrategia política, aprovechando la coyuntura actual para dificultar la gobernabilidad y fomentando retaliaciones políticas con el objetivo de hacer una campaña adelantada frente a los siguientes procesos electorales. 


La atención de la ciudadanía, los partidos y los entes del Estado debe estar enfocada en que el mecanismo de revocatoria del mandato se emplee con responsabilidad, y no se utilice como un arma política para sabotear la gobernabilidad de alcaldes y gobernadores. Una de las formas de garantizar esto es enfatizar en el hecho de que la revocatoria de mandato se use solo en los casos en los que haya una violación expresa de lo prometido en el plan de gobierno, como está establecido en las sentencias C-179 del 2002 y SU-077 del 2018.


Por último, lo que confirma la proliferación reciente de revocatorias de mandato es que este mecanismo de participación no suele ser utilizado con el propósito que consigna la norma. En lugar de ser un instrumento de control político basado en un debate programático, la revocatoria se ha convertido en un termómetro político, en la medida en que:

  • lo utilizan más políticos opositores que ciudadanos,
  • se desarrolla en épocas pre-electorales y,
  • se ataca al Gobierno y no al programa de gobierno.


Por lo tanto, algunos analistas afirman que este mecanismo es utilizado normalmente por algunos políticos para inaugurar sus campañas políticas con un impulso adicional, lo cual es un  comportamiento indeseable en una democracia y es un problema que va más allá de la legislación, es un reto para toda la sociedad.

 


1 “Este se restringe a la verificación del cumplimiento del programa propuesto, y no a otras causas de insatisfacción con la gestión del gobernante. La revocatoria no es ni puede llegar a ser simplemente el medio para anticipar las elecciones, propuesto por los opositores del mandatario”.

Relacionados

4551,2738,2739,1535,3530,4552,9

El bosque seco tropical, hábitat de algunas especies de murciélagos, está en alto grado de amenaza por el cambio en el uso de la tierra y otras...

La investigadora Angélica Chica Segovia reconoce en su trabajo la importancia del patrimonio arquitectónico inmueble en la consolidación de la memoria...

Uno de los principales retos que tiene hoy dicha Área es integrarse con más municipios no solo en Risaralda sino también del Eje Cafetero como Caldas...

La innovación pública se constituye en alternativa a las formas tradicionales de intervención del Estado debido a los nuevos retos que estas enfrentan...

Pese a que Bogotá cuenta con 37 comisarías de familia, prestas a atender y garantizar el acceso a la justicia y protección de las víctimas de...

Consejo Editorial
"