Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
UN Periódico Digital

Resultados de Búsqueda:

UN Periódico Digital
    Recursos y autonomía universitaria en Brasil

Las tres universidades estatales de São Paulo se financian con el 9,57 % del impuesto sobre circulación de mercancías. Pese a la crisis sufrida por decisiones adoptadas en 2011 y 2013, este modelo ha garantizado no solo su autonomía sino el desarrollo de la ciencia, la enseñanza y la investigación.

Al tratar el tema de la financiación universitaria en la República Federativa del Brasil, vale la pena resaltar que, en última instancia, rige el principio establecido por el artículo 207 de la Constitución Federal, que dice: “las universidades gozan de autonomía didáctico-científica, administrativa, de gestión financiera y patrimonial y obedecerán al principio de inseparabilidad entre enseñanza, investigación y extensión”. Sin embargo en la práctica existen diferentes grados de autonomía financiera entre las distintas universidades.

Actualmente se observa una tendencia mundial a que la autonomía universitaria y el control del presupuesto de las instituciones de enseñanza superior paulatinamente se vuelven independientes del Estado. Tal fenómeno exige cierta cautela para evitar que la independencia de fuentes estatales de financiación conduzca a la financiación privada, con el riesgo de limitar la autonomía de las instituciones.

Las tres universidades estatales de São Paulo –la de São Paulo (USP), la Estatal Paulista “Júlio de Mesquita Filho” (Unesp) y la Estatal de Campinas (Unicamp)– son financiadas prioritariamente por el 9,57 % del impuesto estatal sobre circulación de mercancías (ICMS) recaudado en todo el Estado. En las dos últimas décadas, el mencionado modelo garantizó un ambiente favorable al desarrollo de la ciencia, la enseñanza y la investigación.

Crisis financiera

Sin embargo en los últimos años la USP enfrentó una crisis financiera grave, generada por decisiones tomadas entre 2011 y 2013, cuando el gasto total alcanzó más del 120 % de los recursos provenientes del tesoro del Estado.

Sus efectos se hicieron sentir con fuerza plena entre 2014 y 2017, y debieron ser combatidos con medidas osadas de recuperación y racionalidad de la gestión.

Solo en gastos de personal se llegó a consumir hasta el 106% de la transferencia mensual del tesoro público. A eso se agregó la coyuntura económica desfavorable, agravada con la caída de la recaudación del Gobierno a partir de mayo de 2014, debido a la disminución de la actividad económica en Brasil.

Durante el referido proceso de recuperación, además de contener los gastos fue necesario construir las bases de una gobernanza responsable –compartida con toda la comunidad universitaria– para recuperar la sostenibilidad y la credibilidad ante la sociedad paulista, que financia la universidad.

Durante el referido proceso de recuperación, además de contener los gastos fue necesario construir las bases de una gobernanza responsable.

La transparencia se volvió esencial y pasó a ser un ejercicio diario para garantizar la credibilidad y encontrar un nuevo nivel de gobernanza. Infortunadamente otras instituciones universitarias de Brasil no tuvieron el mismo éxito en superar semejantes dificultades.

En los últimos cuatro años la USP aprobó un amplio conjunto de reformas estatutarias y administrativas, entre las cuales las dos más importantes son: (1) la creación de una contraloría interna, independiente, inédita en las universidades brasileras; y (2) la aprobación de reglas relacionadas con el gasto y el compromiso presupuestal, una forma de “ley” de la responsabilidad fiscal.

Es imprescindible que la responsabilidad administrativa conduzca a la promoción, por parte de la USP, de mecanismos de evaluación, control, rendición de cuentas y modelos de gestión modernos, capaces de garantizarle a la sociedad la efectividad de la disposición de los recursos públicos.

El modelo de financiación de las tres universidades públicas paulistas no tiene equivalente en otras universidades brasileras. Cuando el Estado vincula los presupuestos al recaudo de impuestos se crean una sostenibilidad y una estabilidad muy grandes dentro de la institución.

El modelo de financiación de las tres universidades públicas paulistas no tiene equivalente en otras universidades brasileras.

A lo largo de los 25 años de su aplicación, el mencionado sistema garantizó el crecimiento y la excelencia de la USP. De cierta forma, las tres universidades que se beneficiaron de ese modelo son las únicas en Brasil que gozan de autonomía plena, la cual no puede, de manera alguna, ser reducida por el Estado; además son solidarias con el restante de la administración pública, en momentos de crisis económica.

Se trata pues de un riesgo menor, ya que la reducción de la financiación para ciencia, tecnología y educación superior ocurre regularmente, incluso cuando no hay vinculación explícita.

Relacionados

18,28,33,24,34,25,40

Dada su desigual distribución del ingreso, las instituciones públicas son la principal vía para promover la movilidad social. La tasa bruta de...

El Estado debe jugar dos roles en educación superior: el de proveedor y el de regulador. La gratuidad en la universidad pública debe ser una política.

La Financiación Contingente al Ingreso (FCI) es un modelo creado y desarrollado exitosamente en Australia, en el que los beneficiarios directos...

Una evidencia es el incremento en la matrícula privada y los programas como “Ser Pilo Paga”, que aunque se financian con recursos públicos, la mayoría...

El ex presidente de Ecuador, Rafael Correa, explica la estrategia que ubicó a su país como el de mayor avance en educación superior en América Latina...