Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
UN Periódico Digital

Resultados de Búsqueda:

UN Periódico Digital
Protección contra el sarampión en Colombia es alta

Colombia no enfrenta una epidemia de sarampión ni de gripa porcina (influenza A o H1N1pdm09), y muy probablemente tampoco la tendrá, por lo menos no en el futuro cercano. Esta es la conclusión a la que se llega confrontando las cifras del Instituto Nacional de Salud (INS) y las circunstancias en que han ocurrido algunos casos de esas enfermedades en lo que va de 2018.

En cuanto al sarampión, el Ministerio de Salud (MinSalud) reporta coberturas de vacunación del 90 % o más en los últimos años, lo que protegería al país de una epidemia. El INS confirmó que los 11 casos registrados hasta mediados de abril (en Antioquia, Bolívar, Norte de Santander y Risaralda) son importados de Venezuela y no se ha tenido ningún episodio autóctono, es decir que se haya originado en el país, lo que sugiere que la protección contra sarampión en Colombia es alta en todos los grupos de edad.

El sarampión es una enfermedad de alta transmisibilidad, prevenible únicamente por la vacuna, causada por un virus –específicamente de la familia Paramyxoviridae del género morbillivirus– y que se trasmite por el contacto de secreciones respiratorias, al inhalar pequeñas gotas expulsadas por una persona contagiada al hablar, toser o estornudar. Un solo caso puede originar hasta 20 casos nuevos si la población no está vacunada.

En las poblaciones con baja inmunidad el virus se disemina con rapidez e infecta a casi todos los no vacunados o a los que han perdido la inmunidad, algo que hasta el momento no ha sucedido.

Después de un esfuerzo de casi 25 años América es la única región del mundo declarada libre de transmisión autóctona de sarampión.

Mientras tanto, el MinSalud le recomienda a toda la población mantener al día el esquema de vacunación de los niños, con triple viral al año de edad, más un refuerzo a los cinco años. A la fecha el Gobierno cuenta con una provisión de 350.000 dosis de la vacuna, y a finales de abril llegaron 700.000 dosis adicionales; de igual manera hay 2.600 puntos de vacunación en todo el territorio nacional.

Mantener la guardia

Según la Actualización epidemiológica de sarampión, publicada por la Organización Panamericana de la Salud (OPS) en marzo de este año, en 2017 cuatro países de América notificaron casos confirmados de sarampión: Argentina (3), Canadá (45), Estados Unidos (120) y Venezuela (727 casos). En los primeros meses de 2018 son ocho los países que han notificado casos confirmados: Antigua y Barbuda (1), Brasil (14), Canadá (4), Estados Unidos (13), Guatemala (1), México (4), Perú (2) y Venezuela (159).

Después de un esfuerzo de casi 25 años América es la única región del mundo declarada libre de transmisión autóctona de sarampión. Sin embargo la crisis económica, sanitaria y social de Venezuela se constituye en un reto para los servicios de salud, ya que se deben intensificar la vigilancia y las actividades de vacunación donde sea necesario.

El virus circula tanto en el continente como en muchas otras partes del mundo; por ejemplo en Europa la Organización Mundial de la Salud (OMS) registró 21.315 casos de sarampión y 35 muertes en 2017, un 400 % más que en 2016, cuando se reportaron 5.273 casos. Los países más afectados son Rumanía, Ucrania e Italia.

Dentro de los factores que inciden en la propagación de la enfermedad en el Viejo Continente se encuentran los vuelos internacionales ya que un portador del virus puede llevarlo hasta otro país en menos de 24 horas; además, la OMS ha señalado que los movimientos antivacunas, que han cobrado fuerza en la región, están generando bajas coberturas de inmunización. Se trata de dos aspectos altamente relevantes si se tienen en cuenta los movimientos migratorios.

Lo importante es que los países mantengan coberturas de vacunación contra el sarampión mayores al 90 % para que no haya transmisión autóctona a partir de los casos que vienen de otros países.

Influenza, menos casos

Con respecto a la influenza A, el pasado abril el MinSalud entregó un balance en el que indica que durante el primer trimestre del año se han registrado en el país 10 víctimas fatales a causa de esta patología; además, hasta mediados de ese mes los casos confirmados ascendían a 61, tres menos que los registrados en el mismo periodo de 2017.

Es importante resaltar que desde la pandemia de 2009, que dejó 18.500 muertes en el mundo, el virus se volvió endémico en humanos y cerdos, y por lo tanto ha circulado varias veces en Colombia por lo que muchas personas deben tener inmunidad total o parcial a este, lo que disminuye sustancialmente las probabilidades de una epidemia.

En los países tropicales los virus de influenza circulan con más frecuencia e intensidad en la temporada de lluvias, y casi desaparecen en la temporada seca.

Por el momento, los informes de vigilancia de enfermedad respiratoria del INS muestran una disminución de los casos con respecto al promedio histórico, lo que también soporta la afirmación de que en la actualidad no se tiene epidemia de influenza. Para 2018 se esperan 17 casos por semana de enfermedad respiratoria aguda grave inusitada, que es un indicador indirecto de circulación del virus de influenza, y en la mayoría de las 16 semanas que han transcurrido hasta el momento se han observado menos casos (entre 8 y 16).

El número de casos anuales de influenza depende de tres factores: el primero, si el virus es “nuevo”. El virus de influenza infecta a diferentes especies, además del hombre, lo que implica transformaciones en su estructura, que resulta en diferentes grados de cambios antigénicos y por tanto de “novedad” del virus. Si la variación es muy profunda se producirían virus completamente desconocidos para el sistema inmunitario, lo que llevaría a la producción de pandemias en periodos cortos (en especial a personas de mayor vulnerabilidad como los menores de 5 años y los mayores de 65 años). En consecuencia, si los cambios no son tan extensos, los “nuevos virus” se parecerán bastante a los que ya han circulado en las poblaciones.

Un segundo factor se relaciona con la intensidad de las lluvias. En los países tropicales los virus de influenza circulan con más frecuencia e intensidad en la temporada de lluvias, y casi desaparecen en la temporada seca. En el caso colombiano, a finales de marzo el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam) anunció el inicio del primer periodo de lluvias, el cual se extenderá hasta mediados de junio.

Y un tercer aspecto tiene que ver con la efectividad de la vacuna, la cual varía cada año: puede ser baja, menor del 20 %, o superior al 85 %. Tal variación en la eficacia se debe a que no siempre los virus contenidos en la vacuna son iguales a los que están circulando en Colombia. En un proceso que tiene bastante de “adivinatorio”, la vacuna se prepara con base en los tipos de virus que circularon el año anterior y no siempre las predicciones se cumplen.

Aunque el presente análisis se ha centrado en el sarampión y la influenza A, cuyos casos no alcanzan la categoría de “brote”, es esencial subrayar la relevancia de la vacunación como un método eficaz y seguro para prevenir y controlar las enfermedades; cifras de la oms confirman que las vacunas evitan entre dos y tres millones de muertes al año al proveer protección contra enfermedades como difteria, sarampión, neumonía, rotavirus, rubeola, tétanos y polio.

 

Relacionados

435,1333,1334,1335,1336,29,38

Las obras de mitigación para atender inundaciones no son suficientes porque la situación geológica, geomorfológica y de lluvias de la ciudad será...

Hasta el próximo lunes 20 de agosto, el Congreso tiene plazo para elegir al nuevo Contralor General de la República que ejercerá durante cuatro años y...

El Estado no está a punto de quebrar por el sistema pensional, como algunos sugieren, para argumentar su reforma, sostiene exgerente de Colpensiones....

Si le extraen su dinero sin que usted haya entregado la tarjeta y la clave, el banco le debe responder sin presentar pruebas. Así lo constató una...

Mientras para unos expertos, lo fundamental es que Colombia desarrolle una política exterior autónoma y propia, para otros, la forma en que el...

Consejo Editorial