Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
Periódico UNAL

Resultados de Búsqueda:

Periódico UNAL
Presupuesto del Estado para las cárceles no se invierte en población reclusa

Según algunas estimaciones, un recluso le cuesta al país alrededor de 2 millones de pesos al mes. Aunque a simple vista parece un costo alto, lo cierto es que “el aparente incremento en el presupuesto de los últimos años obedece a su vez al incremento del costo de vida en general, pero no a una inversión destinada al costo del preso y todo lo que exige su proceso de resocialización”, afirma la abogada Edna Carolina Camelo, coordinadora del Centro de Pensamiento Pospenados de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL).

 

Durante su participación en Análisis UNAL, programa de Radio UNAL (98.5 FM), la politóloga dijo que “se trata de un problema estructural del sistema carcelario que se viene dando desde la Constitución de 1991 y desde la década de 2000 con los procesos y cambios normativos, en los cuales se ha venido presentando una disminución al presupuesto del sistema penal”.

La experta señaló además que otro aspecto para tener en cuenta es la concentración del presupuesto del sistema penitenciario y carcelario para mejoramiento de la infraestructura y la ampliación y construcción de nuevos establecimientos de reclusión, lo cual no redunda en mejores servicios ni en gestión de un proceso de resocialización adecuado.

En 2022 las cifras del Inpec mostraban que en Colombia había 97.850 detenidos, pero las cárceles del país tienen capacidad para 82.232 reclusos, es decir que hay un hacinamiento del 18,9 %, y en 2021 la sobrepoblación fue del 20 %. En el noroeste del país la situación es más dramática, pues el hacinamiento alcanza el 44 %.

 

Con respecto a los recursos que se destinan para la población carcelaria, el profesor Estanislao Escalante, de la Facultad de Derecho, Ciencias Políticas y Sociales de la UNAL, manifestó que “uno de los principales problemas es que en no existe una política carcelaria, los problemas estructurales son profundos y requieren soluciones drásticas.

 

Agrega que “en tres oportunidades, las sentencias de la Corte Constitucional han mostrado la crítica situación que afrontan las personas privadas de la libertad en Colombia. En estos lugares existe una violación sistemática de derechos humanos y del derecho a la dignidad humana, entre otros”.

Según el académico, quien forma parte del Centro de Pensamiento Penal “Luis Carlos Pérez” (Polcrymed) de la UNAL, “el análisis de la problemática penitenciaria y carcelaria no se puede abordar solo desde los costos económicos, sino que también se debe hacer desde los costos sociales que implican la privación de la libertad: debemos mirar cómo las cárceles colombianas se han convertido en poderosas máquinas generadoras de pobreza”.

 

Para el docente, también es importante tener en cuenta que en Colombia han amentado los presos, el hacinamiento, las cárceles y los cupos carcelarios. “Todo esto obedece a un enfoque más punitivo, es decir a un sistema centrado en el castigo, y no a una política pública. Es importante mirar la necesidad de eliminar delitos y conductas que no deberían llevar a la privación de la libertad incrementando el hacinamiento”.

 

El tercer invitado a Análisis UNAL, José William Sánchez, director de la Fundación Población Carcelaria de Colombia –dedicada a la resocialización de los internos en Colombia y el exterior– y candidato al Senado para el periodo de 2010-2014, manifestó que “es necesario invertir una parte del presupuesto de las cárceles al diseño y la puesta en marcha de proyectos autosostenibles que les permita abastecer, por ejemplo, sus propios alimentos. 

Escuche el programa completo aquí.

Consejo Editorial