Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
UN Periódico Digital

Resultados de Búsqueda:

UN Periódico Digital
    Pese al crecimiento económico, Colombia sigue siendo ​uno​ de los países más inequitativos del mundo

La inequitativa distribución de los ingresos en el mundo y en Colombia se ha incrementado en los últimos 40 años pese al crecimiento económico. Según una investigación que analizó el comportamiento del indicador Gini –que mide la desigualdad-, dicho índice subió de 0.30 a 0.35 en el mundo, durante ese periodo.

El coeficiente Gini se mide en un rango de 0 a 1, donde cero significa que todos tienen el mismo ingreso y 1, que una persona concentra todos los ingresos. Cuanto más elevado es el coeficiente, mayor es la desigualdad. Fue creado y publicado en 1912 por el estadístico y sociólogo italiano Corredor Gini y en la actualidad es utilizado por el Banco Mundial (BM) para establecer la desigualdad del ingreso en los países.

En Colombia, el Gini está en 0.53 que ubica al país como el segundo más inequitativo de América Latina después de Honduras (0.537), y el séptimo en el mundo, según el BM. Esta realidad explica, en buena medida, la difícil situación que enfrentan muchos ciudadanos para suplir sus gastos básicos de vivienda, educación, transporte y créditos pese a que la economía vaya bien.

“En el caso colombiano la situación es más crítica porque el índice decayó en pleno auge del petróleo (2006-2014)”, según estudios del BM y cuando se alcanzaron niveles de crecimiento de hasta 6.6 %, explica Óscar Benavides, economista, magíster y doctor en Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de Colombia, que lideró la investigación “Análisis empírico de las relaciones dinámicas entre crecimiento económico y distribución factorial del ingreso”.

Él, junto con su equipo de trabajo, se preguntó ¿por qué si la economía crece, la inequidad se mantiene o, incluso empeora? Un comportamiento contrario al enfoque de que “en la medida que un país va creciendo, la distribución del ingreso tiende a mejorar”, aceptado en general por algunos teóricos y, fundamentalmente, por quienes diseñan las políticas públicas como ministros de Hacienda, directores del Banco de la República o de Economía.

Su investigación es la continuación de un primer estudio que hizo para establecer la tendencia de la inequidad durante las últimas cuatro décadas a través del indicador Gini, de la cual se publicó el artículo “Relaciones dinámicas entre innovación tecnológica y distribución del ingreso”, en 2011. En esta segunda parte, su objetivo fue analizar lo ocurrido después de la crisis inmobiliaria y financiera de 2008.

Benavides explica que después de las crisis, las economías suelen crecer y recuperarse. Sin embargo, en sus estudios ha identificado que pese a esto, persiste la inequidad en el ingreso en Colombia (51.1, en 2015 según el BM), lo cual muestra que éste no es un fenómeno coyuntural sino una tendencia.

“En los análisis teóricos de la situación ya se venía observando que a pesar de que las economías habían tenido un crecimiento económico importante en las últimas décadas el problema distributivo se venía acentuando”, agrega.

“En el caso colombiano la situación es más crítica porque el índice decayó en pleno auge del petróleo (2006-2014)”, según estudios del BM y cuando se alcanzaron niveles de crecimiento de hasta 6.6 %,.

Al cabo de la revisión y análisis comparativo de cifras, el equipo de investigadores identificó tres causas para el comportamiento paradójico de la relación crecimiento económico - distribución del ingreso:

  • Las innovaciones tecnológicas cambiaron el patrón de crecimiento económico.
  • Las políticas económicas no cumplen con el papel de mejorar la distribución.
  • Existe un diagnóstico equivocado de la economía lo que conduce a medidas también equivocadas.

Cambio del patrón de crecimiento económico en el mundo

Hacia los años 40 y 50 del siglo pasado, las economías crecían por acumulación de capital como maquinaria, equipos y bienes en manos de los trabajadores. Sin embargo, esa tendencia se modificó en los últimos 25 años y ahora lo hacen producto de los desarrollos tecnológicos.

“Hoy, quien hace la innovación tecnológica obtiene la patente y se vuelve monopolio. Por eso, los que más innovan son firmas muy valoradas como Google, Facebook, Microsoft, lo cual explica por qué son ricas”, señala el coordinador de la investigación. Para algunos, esta transformación es considerada como la tercera revolución industrial.

Mientras hace 10 años las compañías de energía y los bancos ocupaban los primeros lugares en los rankings de empresas mejor valoradas en el mercado, en 2017 varias fueron desplazadas por otras dedicadas a la tecnología. Así lo estableció el Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés) en la clasificación que hace de las compañías según el precio por acción y el número de acciones en circulación. Su ranking el año pasado fue el siguiente:

  1. Apple, que diseña y produce equipos electrónicos, software y servicios en línea.
  2. Alphabet, agrupa a varias empresas de las cuales Google es la principal subsidiaria.
  3. Microsoft, desarrolla, fabrica y produce software y equipos electrónicos.
  4. Berkshire Hathaway, administra sociedades y compañías en sectores como servicios públicos, ferrocarriles y compañías de seguros.
  5. Exxon Mobil, se dedica a la explotación, elaboración y comercialización de productos petroleros y gas natural.
  6. Amazon, considerada la mayor plataforma de comercio en línea.
  7. Facebook, administra la más grande red social y es una de las más valoradas del mundo.
  8. Johnson y Johnson, gigante de la industria farmacéutica.
  9. General Electric, multinacional de infraestructura, servicios financieros y medios de comunicación.
  10. China Mobile, líder en la provisión de servicios de telecomunicaciones en China y Hong Kong

El nuevo comportamiento económico excluye a ciertos grupos de la población que quedan por fuera del mercado como la informalidad, con lo cual la brecha entre quienes pueden acceder a esas innovaciones y los que no, aumenta y se refleja en el Gini. “Cambió la forma de crecer la economía: crece más pero se distribuye peor”, enfatiza Benavides.

La política económica no ha mejorado la distribución

Una de las herramientas con las que cuentan los países para corregir estas tendencias son las políticas públicas. Sin embargo, el estudio encontró que “la política fiscal no ha mejorado la distribución” y que “la carga va esencialmente para los hogares, a nivel mundial”.

En el caso de Colombia, por ejemplo, la reforma tributaria implementada en 2017 redujo a solo uno (el impuesto de renta) gravámenes pagados por empresarios como el impuesto a la riqueza, el CREE (impuesto sobre la renta para la equidad), la sobretasa CREE y el impuesto de renta. Éste además bajará gradualmente hasta 2019, del 40 % a 33 %.

A la vez, la misma reforma incrementó impuestos pagados por la mayoría de habitantes como el IVA, que represento un aumento del 18.75%, al pasar del 16 % al 19 %, en productos básicos como pastas, margarinas, aceites, embutidos, cereales, productos de aseo, ropa y comidas en restaurantes.

Para el experto, con este tipo de medidas “no se están generando los efectos deseados y la economía crece más pero distribuye peor”.

Hay un diagnóstico equivocado de la economía

El tercer factor que ha incidido en el comportamiento desfavorable del Gini en los últimos años es que el diagnóstico sobre cómo funciona la economía “no corresponde con la realidad”. Según Benavides, esto es particularmente evidente en Colombia donde hay las siguientes fallas de política:

  • Exenciones tributarias para grandes contribuyentes, con medidas como la reducción del impuesto a la renta, a través de la deducción de la adquisición de bienes de capital.
  • Reformas tributarias regresivas, en las que los que reciben más ingresos tributan proporcionalmente menos, con la justificación de que generan empleo.
  • Cartelización de empresas legales, práctica que consiste en que empresas legales acuerdan precios altos para los consumidores con el fin de evadir la competencia, en un modelo que precisamente la promueve. En Colombia son conocidos los carteles en sectores como el azúcar, el cemento, el papel higiénico, los cuadernos, entre otros.
  • Existencia de oligopolios en sectores como la banca, que concentran la oferta en un reducido número de empresas y además tienen tendencia a la cartelización.
  • Crecimiento económico que no corresponde a la tendencia de los últimos años de ser generado por la innovación tecnológica sino por otros sectores como el petróleo.

Estos factores difieren de los postulados del enfoque teórico aceptado en general por quienes toman las decisiones económicas, lo cual conduce a un diagnóstico equivocado. Y un mal dictamen de la economía es como cuando un paciente va al médico y lo diagnostican mal: no va a tener el mejor tratamiento, asegura Óscar Benavides. “Es claro que si seguimos haciendo más de lo mismo no vamos a obtener un resultado diferente y la evidencia sugiere que la situación puede empeorar”, agrega.

Una de las alternativas por las que han optado algunos países para corregir la inequidad es la mayor participación del Estado. Entre ellos se encuentran los escandinavos como Noruega, Suecia o Dinamarca, localizados al norte de Europa, cuyas economías crecen y sus ciudadanos tributan de manera progresiva, es decir, los que tienen mayores ingresos pagan más y los que tienen menos, menos.

Para investigador, resolver los profundos problemas de inequidad debe ser una de las preocupaciones de la sociedad y puede evitar el aumento de movimientos nacionalistas y los crecientes cuestionamientos al funcionamiento del mercado. Su tratamiento va a determinar los movimientos de los próximos cinco años, advierte.

Relacionados

256,257,38,442,443,444,21,237

Está claro que hay un número importante -no se sabe si mayoritario o sencillamente muy bullicioso- que está decidido por los candidatos más a la...

Los datos muestran una problemática parecida en municipios de Nariño, Córdoba, Antioquia, caracterizada por la gran destrucción el espacio con serios...

En Colombia no hay una manera de matricularlos en los colegios porque se les exige visa y requisitos burocráticos que no tienen en cuenta su situación...

Las regiones más afectadas coinciden con aquellas que votaron por el Sí en el plebiscito por la paz de 2016 y donde la presencia del Estado es casi...

El futuro del proyecto Hidroituango sigue en vilo a causa de la emergencia que registró desde el pasado 11 de mayo y que ya completa ocho días. Pero...

Consejo Editorial