Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
UN Periódico Digital

Resultados de Búsqueda:

UN Periódico Digital
“Para quienes han sido víctimas del dolor, no hay opción de olvido”

Durante el encuentro de Memoria Transformativa realizado en la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), la académica Baines, quien además es directora de la cátedra Ivan Head Sur-Norte (apoyada por el Centro Internacional de Investigaciones para el Desarrollo de Canadá) y profesora asociada de la Escuela de Políticas Públicas y Asuntos Globales de la Universidad de Columbia Británica (UBC), conversó con UN Periódico Digital.
 

Puedes ver: Los pósteres que le dan voz a las víctimas de la violencia.


“Vengo de Canadá, vivo en un país que fue construido sobre la violencia y el genocidio, el robo de tierras a indígenas, y que después de cientos de años tiene las mismas leyes, las mismas políticas que niegan la tierra y siguen violando y excluyendo. En mi país hay una resurgencia y una reclamación indígena que está creciendo, mientras que en Uganda hay un retorno grande de la población al campo, donde todos comparten: víctimas y victimarios”, comenta la investigadora Baines.
 

Dos casos que confluyen con un tercero, Colombia, un país que lucha por construir y reconstruir una memoria de un conflicto armado de más de 50 años, que si bien terminó con la firma del Acuerdo Final de Paz con la guerrilla de las FARC, sigue causando daños a través de grupos disidentes y guerrillas alternas.
 

UN Periódico Digital (UNPD): desde la construcción de memoria, ¿cómo se pueden abordar temas como la muerte, el dolor y el desplazamiento forzado y convertirlo en algo que perdure y contribuya a la historia propia y de la nación?
 

Erin Baines (EB): para quienes han sido víctimas del dolor no hay opción de olvido sino de recordación y tener prácticas de memoria, de cuidar a los muertos, de pelear por la tierra que ha sido limitada, todas esas prácticas transforman y te hacen tener esperanza para ti y tus hijos y te hace sentir que todavía están conectados con algo o alguien. Cuando las víctimas recuerdan y buscan reconocimiento, piden que la gente los oiga y abren espacios de personas que no son víctimas para que entren a esos espacios y escuchen. Solo cuando hay un diálogo respetuoso puedes abrir la mente, y solo de esa forma se puede transformar un país. No es fácil porque por un lado las víctimas no tienen opción y los otros pueden escoger no oír las historias, no recordar, esa es una de las maneras como sobrevivimos el conflicto, de cómo vivir juntos todos. Pero sin la memoria, vamos a repetir los mismos errores.
 

Puedes leer: El Salado: a 20 años de un hito de violencia.

 

UNPD: su investigación más reciente plantea cuál es rol de los padres de hijos que nacieron durante el conflicto, cuéntenos cómo se realizó esta investigación y cuáles fueron los hallazgos principales.
 

EB: este es un trabajo de investigación colaborativo que se hizo con los mismos excombatientes de Uganda. Muchos de ellos fueron abducidos y forzados a ser soldados desde que eran jóvenes, o forzadas a ser esposas de los combatientes del grupo de resistencia del norte del país. La investigación comenzó hace 10 años con las mujeres que fueron abducidas y tuvieron hijos con los excomandantes y las experiencias que ellas vivieron: 10 años después, algunas no habían narrado lo que les había pasado, no había recolección de información. En este proceso de trabajar tantos años con ellos las preguntas sobre la justicia llegaron: qué tipo de justicia o demanda puede pedirse al Estado y también a esos hombres que las abdujeron y con quienes vivían de vuelta en la comunidad.
 

Las respuestas sorprendieron: decían que cada hombre era diferente, que había comandantes muy crueles que querían que pagaran por sus crímenes, pero también había comandantes amables que los veían como buenas personas y que también fueron abducidos por los mismos ejércitos; incluso muchas de las mujeres nos decían que hiciéramos investigaciones con los hombres porque muchos estaban sufriendo y sabían que muchos iban a ser estigmatizados al volver a su comunidad.
 

A muchos de los hombres que volvieron no los dejaban ver a sus hijos y para ellos esta fue la parte más difícil y dolorosa pues combatieron durante más de 10 años, perdieron su infancia y ser parte de una familia. Les preocupaba tener más de 30 o 40 años y no poder seguir una generación familiar.
 

“Cuando muchos se convirtieron en padres, querían dejar la guerra, cuando ya tenían la idea de proteger a un niño se querían ir y a muchos los dejaban irse para que fueran a sus casas, decía: vete primero y luego me voy yo”.

UNPD: ¿cómo lograron entonces rehacer sus vidas y reinventarse en un contexto de guerra?
 

EB: muchos volvieron a sus comunidades pero no lo dejaban ver a sus hijos, ni las madres ni las organizaciones de derechos humanos, los llamaban perpetradores y violadores pues muchos de ellos violaron a estas mujeres –lo que es cierto– pero la relación de dependencia entre victimario y víctima cambió mucho cuando empezaron a depender y protegerse entre ellos al vivir juntos dentro de las guerras. Incluso algunas mujeres tenían buenas relaciones con los combatientes y querían que los hombres se responsabilizaran de los hijos también.
 

Esta investigación es importante porque las personas hablaron mucho sobre los hijos nacidos en la guerra y las relaciones con las madres; porque casi siempre los hombres son considerados perpetradores o violadores y nadie quiere una relación con los hombres por esta razón y nunca se considera como una posibilidad y con esto vemos que puede ser una posibilidad en Uganda y puede serlo en otros países. Este es otro lado de la historia.
 

UNPD: desde esta experiencia en Uganda, ¿cómo se puede plantear una política de reparación en el país después de la guerra?
 

EB: aunque en Uganda hay una promesa reparación del Gobierno, esta nunca llega y muchas víctimas terminan muriendo. Hay diferentes maneras de reparación, a veces simplemente es un reconocimiento de la persona que le hizo daño durante la guerra, que pide que lo reconozcan. En el caso de Uganda hemos visto casos en los que el perpetrador le ayuda a su víctima a reconstruir su casa porque cuando no hay Estado las personas qué hacen, ¿esperan o se perdonan?
 

Infortunadamente depende de las víctimas, ellas son las que hacen toda la reparación sin que el Estado diga la verdad. Ellos mismos construyen la memoria de manera diferente, hay personas que se niegan a olvidar, otras en cambio lo hacen muy público exigiendo frente al Gobierno, pero en la mayoría de los casos la reparación es íntima y tiene su propio espacio para la memoria personal.
 

*Erin Baines ha trabajado desde 2004 en colaboración con el Proyecto de Justicia y Reconciliación y la Red de Defensa de la Mujer en el norte de Uganda para documentar y promover enfoques sobre la justicia y la reparación social centrados en los sobrevivientes. Es investigadora principal del proyecto sobre Paternidad y Matrimonio Forzado (apoyado por el Consejo Canadiense de Ciencias Sociales y Humanas, SSHRC); coinvestigadora del proyecto sobre la Esclavitud Conyugal en la Guerra (SSHRC) y coinvestigadora principal del proyecto sobre la Memoria Transformativa. También es la colíder del área de Investigación de Memoria y Justicia en UBC.

Relacionados

3120,57,2602,3046,3045,1989,571

Mediante la colaboración con organizaciones locales, regionales, nacionales e internacionales, comunidades víctimas de distintos conflictos en Guapi...

En el país los procesos de memoria cumplen un rol fundamental en la sociedad, ya que la memoria no habita per se en los objetos sino en las personas,...

El 13 de mayo de 2008 se ordenó que 14 jefes paramilitares fueran trasladados desde diferentes cárceles hasta el Comando Aéreo de Transporte Militar ...

Aunque el uribismo y petrismo representan dos proyectos políticos en oposición en la academia y en la generalidad de la esfera pública colombiana ...

Dos estudiantes del semillero interdisciplinario de investigación Seguimiento a los Acuerdos de Paz en la Amazonia, del cual forma parte la...

Consejo Editorial