Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
UN Periódico Digital

Resultados de Búsqueda:

UN Periódico Digital
    Otro asteroide “potencialmente peligroso” pasa cerca de la Tierra

La noticia se repite una y otra vez. Y en el caso de los asteroides que orbitan cerca de la Tierra el asunto es aún más crónico. Esta vez, un asteroide relativamente grande (unos 700 metros de diámetro) se aproximará al planeta el próximo domingo 4 de febrero, a unas 11 veces la distancia que existe entre la Tierra y la Luna, cuando pase en su momento más cercano al planeta.

Aunque esto puede sonar una gran distancia, en términos astronómicos representa una especie de “rozamiento”. Que pase a más de 4 millones de kilómetros de la Tierra implica, obviamente, que no chocará con el planeta, por lo que el mundo continuará como si nada.

La verdad es que hoy la noticia de la inminente aproximación de algún asteroide a la Tierra no acapara mayores titulares en los periódicos. ¿La razón? Se han descubierto cerca de 1.900 “rocas grandecitas” de este tipo en los últimos años, que los astrónomos han etiquetado como potencialmente peligrosas, de tal manera que el asunto se ha vuelto rutinario. Y ese número sigue en aumento.

Claro que no ayuda para nada que los astrónomos hayan bautizado a estos asteroides como “potencialmente peligrosos”, pues tal título los muestra como bichos amenazadores para el gran público, en tanto que para ellos pueden representar una amenaza pero en términos de miles o millones de años. Algún día, en un futuro remoto, posiblemente choquen con la Tierra.

Desde que se tomó conciencia del peligro que entrañan estos cuerpos menores del sistema solar –principalmente gracias a películas de los años 90 como Parque Jurásico, Impacto Profundo y Armagedón, que trasladaron la discusión entre especialistas al dominio del público en general – los países desarrollados han invertido importantes recursos para construir telescopios tanto en tierra como en el espacio para descubrirlos en su totalidad. Una vez hallados, con las leyes de Newton se puede calcular cuáles pasarán cerca de la Tierra o chocarán con ella.

Hasta ahora los cálculos arrojados por las computadoras indican que ninguno de los objetos descubiertos hasta el momento colisionará con nuestro planeta, por lo menos en las siguientes decenas de años. El temor es que existan algunos asteroides que sí vengan rumbo a la Tierra pero que hayan pasado desapercibidos.

Un asteroide grande

Si el asteroide del 4 de febrero ha cobrado algo de notoriedad es por su tamaño. La mayoría de estos cuerpos próximos a la Tierra se le acercan a un promedio de uno por día y son objetos que pueden tener el tamaño de una computadora, un automóvil o un autobús. En cambio, el 2002 AJ129 es una roca relativamente grande, con un diámetro estimado en unos 700 metros, y eso ya son “ligas mayores”.

Un asteroide del tamaño de un autobús, o menos, que choque con la Tierra, no producirá ningún daño pues lo más probable es que termine explotando varias decenas de kilómetros sobre la superficie terrestre. Y aunque lo haga con la potencia de una bomba atómica, sus efectos no alcanzarían a ser sentidos en la superficie.

Sin embargo, si el tamaño del asteroide es superior a 20 o 30 metros de diámetro, el asunto es a otro precio. La atmósfera tiene más dificultad para oponerse a su movimiento, y aunque lo más probable es que finalmente explote, eso ocurriría a una altura muy baja, por lo que sus efectos destructores alcanzarían a llegar hasta el suelo, como ocurrió en dos casos bien conocidos sucedidos en Rusia:

  • Tunguska, en 1908.
  • Chelyabinsk, en 2013, que produjo daños significativos en edificios y dejó cerca de 1.500 personas heridas.

Objetos con tamaños de entre 50 y 100 metros de diámetro, o más, difícilmente serán afectados por la atmósfera terrestre e impactarán su superficie generando un cráter, además de una onda de choque, un resplandor luminoso y un fuerte movimiento sísmico. De chocar en el océano, que es lo más probable, originará también tsunamis.

En caso de ser más grande, los efectos pueden ser absolutamente desastrosos. Se calcula que la extinción de los dinosaurios y más del 75 % de todas las especies vegetales y animales que habitaban el planeta hace 65 millones de años fue ocasionada por un asteroide de apenas unos 10 kilómetros de tamaño, es decir 14 veces más grande que el asteroide que pasará este 4 de febrero.

El asteroide 2002 AJ129 fue descubierto hace 16 años por un telescopio ubicado en la isla estadounidense de Hawái. Durante ese tiempo su órbita ha sido muy bien estudiada, por lo que los astrónomos están completamente seguros de que no chocará este 4 de febrero con la Tierra.

Aunque es un asteroide “grandecito”, solo aquellos astrónomos con telescopios relativamente potentes podrán observarlo en el instante en que se encuentre más cercano al planeta. Esto ocurrirá a las 4:30 de la tarde, hora de Colombia, es decir unas dos horas antes de que el cielo esté oscuro, por lo que no será posible observarlo desde nuestro país, al menos con telescopios convencionales.

Sin embargo, con el equipamiento adecuado los astrónomos de países desarrollados aprovechan este tipo de encuentros para observarlos a través de potentes radiotelescopios y así conocer su forma, e incluso descubrir satélites en torno a ellos, ya que hay varios de ellos a los que se les han descubierto “lunas” a su alrededor.

Relacionados

517,518,440,38

La crisis venezolana se transformó en un éxodo masivo sin precedentes, con un impacto hemisférico que apenas comienza. Brasil y Colombia, donde recae...

Durante los últimos 20 años, en Colombia se ha construido una institucionalidad engorrosa por lo que no hay claridad sobre la eficiencia y el impacto...

El fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) sobre delimitación marítima entre Costa Rica y Nicaragua debe alertar al Estado colombiano acerca...

Con piezas de video, esculturas y pinturas en gran formato, el artista plástico Juan David Laserna plantea la manera como la pedagogía de la historia...

Expresiones como “hecha la ley, hecha la trampa” reflejan que la corrupción viene de un legado colonial muy deplorable que ha trascendido hasta hoy y...