Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
UN Periódico Digital

Resultados de Búsqueda:

UN Periódico Digital
Neblina no siempre es señal de contaminación

La situación evidenció que el monitoreo de la calidad del aire que se hace solo con estaciones que colectan material particulado (mp) de 2,5 y 10 micras a nivel del suelo es una medición insuficiente, porque para sacar conclusiones reales de la calidad del aire se deben estudiar y correlacionar diferentes variables de la dinámica atmosférica propia de la ciudad.


Al respecto, el profesor Alvaro Bastidas, director del Grupo de Investigación Láseres y Espectroscopía Óptica (GLEO), de la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) Sede Medellín, aclara que la medición de mp se debe acompañar de estudios de evolución y transporte de partículas de aerosol junto con los procesos físicos, ópticos y químicos que estas experimentan en el aire a diferentes alturas sobre el nivel del suelo.


Con 2 tesis de doctorado, 8 de maestría y 12 trabajos de grado sobre análisis de la atmósfera, el Laboratorio de Láseres y Espectroscopía de la unal Sede Medellín viene aportando al estudio sobre fenomenología atmosférica a través de columnas de aire, el cual permite orientar acciones para mejorar la calidad del aire con suficiente soporte científico, información que sería muy útil en ese estudio a fondo de la atmósfera de la capital antioqueña desde 2009.


Puedes leer: Capa de polvo del Sahara no es tan peligrosa, pero sí requiere seguimiento.
 

“Si entendemos esta fenomenología podríamos saber cuándo hay contaminación y cuándo no, e identificar en la ciudad cuáles fuentes de emisiones (motos, carros, industrias, o aire que viene de otros lados) engrosan el aire y en qué porcentaje”, amplía el profesor Bastidas.
 

Estimaciones a varias alturas


El académico señala que la persistencia de la carga de aerosol o alta densidad del aire en el Valle de Aburrá y en buena parte del país, pese a la cuarentena sanitaria, se explica por la ocurrencia de fenómenos atmosféricos globales que inciden y gobiernan la fenomenología atmosférica regional y local.

Además, la alta densidad atmosférica de las principales ciudades del país, que se identifica como “contaminación”, no se genera solo allí, sino que viene de otros lugares del mundo.
 

En este sentido, como las ciudades principales están en alturas superiores a los 1.000 m, se convierten en “recintos” o “asideros”, unos topográficamente más aislados que otros. Por eso, según el físico Bastidas, no es correcto afirmar que por estar encerrada por montañas, Medellín tiene un techo que la ahoga.
 

“Eso no existe y se puede demostrar observando, midiendo y registrando la evolución en el tiempo de variables e indicadores como la capa límite planetaria, el espesor óptico, el exponente de Ångström, el vapor de agua, las funciones de distribución de tamaños de partículas o las retrotrayectorias”.
 

Aprender a “leer” la neblina


En Medellín se volvió común afirmar que cuando hay neblina o bruma y baja visibilidad es porque se dispararon los niveles de contaminación, y que por esa razón la ciudad debe entrar en otro ritmo de producción para disminuir la circulación de mp 2.5. Es importante recordar que se trata de partículas tan diminutas que son 100 % respirables, por lo que atraviesan los pulmones y entran al sistema sanguíneo provocando enfermedades cardiovasculares y respiratorias, y cáncer de pulmón.


El profesor Bastidas explica que en la atmósfera siempre hay competencia de varios fenómenos y que alguno de ellos predomina sobre los demás. Por ejemplo, puede predominar el ingreso de partículas de otros lugares del mundo, o provenientes de los incendios forestales, o prevalecer la bruma o neblina, el vapor de agua, etc. Para el caso de Medellín y el Valle de Aburrá se debe tener presente que la mayoría de los meses tienen una alta humedad relativa, nubes y un aire grueso, por lo que los días claros con alta visibilidad son poco frecuentes.
 

Puedes ver: ¿Qué tanto ha afectado la pandemia a la vida urbana?.
 

El predominio o peso de existencia de cada fenómeno en el aire brinda un espectáculo visual característico que cada persona puede ver para aprender a identificar y a diferenciar en una primera aproximación, así:

  • Alta contaminación: la atmósfera se pinta de colores amarillentos, cuyo tono puede ir en aumento hasta volverse naranja y marrón cuando los índices de contaminación son muy altos. Este fenómeno ha ocurrido pocas veces en Medellín, el más reciente sucedió en marzo de 2016, cuando llegaron arenas del desierto del Sahara, las cuales arriban periódicamente a Puerto Rico, y en ese momento fueron empujadas por corrientes de aire que soplaban del polo norte hacia el Ecuador, y buena parte de ellas se depositó en Colombia.


Este hecho se confirma por la distribución de tamaños de partículas con valores comparables de número de partículas por unidad de volumen, tanto para partículas gruesas como para finas, además del comportamiento del espesor óptico según la absorción de la radiación solar. El registro satelital del espectrorradiómetro de imágenes de media resolución (modis, por sus siglas en inglés) muestra un alto contenido de aerosol ingresando por el océano Atlántico al país.

  • Bruma o neblina: con este fenómeno predomina un aire de color gris claro que a veces se torna blanquecino. Las funciones de distribución indican un nivel más alto del número de partículas por unidad de volumen respecto a las partículas gruesas, y la curva de vapor de agua es monótonamente ascendente.
  • Incendios forestales, emisiones de vehículos y de industria: cuando las partículas de este tipo ingresan a la atmósfera, el aire adquiere un color gris oscuro y la visibilidad se reduce ostensiblemente. En este caso es posible distinguir incluso las diferentes capas de aerosoles que ocupan el volumen de atmósfera limitado por la capa límite.


Para el profesor Bastidas, un estudio científico-experimental de la atmósfera respaldaría o no estrategias como decretar pico y placa ambiental de 24 horas, pues en marzo pasado ya se comprobó que una medida tan drástica no mejoró la calidad del aire ni demostró que la alta densidad atmosférica proviniera solo de los vehículos y de la industria.

Relacionados

4061,4062,4063,5,4064,1275

A principios del siglo XX, en las nacientes fábricas y talleres manufactureros de Medellín era común encontrar familias enteras en las que todos...

“In a dark corner of the Villa Hermosa neighborhood, around ten o’clock, I was wounded by a youngster they call Gerardo Atehortúa, whom with I was an...

“En una manga del barrio Villa Hermosa, como a las diez de la noche, en un lugar al oscuro, fui herido por un muchacho que llaman Gerardo Atehortúa,...

The generalized belief in Medellín is that mist is an indicator of high pollution due to vehicle and industrial contamination, was left invalid during...

Since April of 2018, the Hidroituango dam project has been in emergency, and to overcome the crisis, the Empresas Públicas de Medellín (EPM), the...

Consejo Editorial