Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
Periódico UNAL

Resultados de Búsqueda:

Periódico UNAL
Modelos de aprendizaje más incluyentes, reto de universidades latinoamericanas en pospandemia

Con la emergencia sanitaria provocada por el COVID-19, las instituciones de educación superior (IES) en América Latina y el Caribe mantuvieron casi completamente cerradas sus plantas físicas durante cerca de año y medio, lo que tuvo serias implicaciones para la educación, para la investigación, la gobernanza y para la relación de las IES con la sociedad.

 

Según cifras de la Instituto Internacional para la Educación Superior en América Latina y el Caribe (IESALC), la pandemia afectó a unos 25 millones de estudiantes. Aunque en promedio un 45 % de los hogares de la región tiene conexión fija a Internet, se estima que este porcentaje es mucho menor en las zonas rurales.

 

La reanudación paulatina de las actividades en la modalidad remota no se dio al mismo ritmo ni con el mismo nivel de calidad en los países de la región, ni si quiera entre las IES de los mismos países.

 

Pese a este panorama, y lejos de ser considerado una barrera para la continuidad de la educación superior, el sistema universitario ha podido afrontar la contingencia, incluso ha aportado conocimiento científico en diferentes áreas para mitigar el impacto del COVID-19, lo cual evidencia el importante papel que juegan las universidades en el mundo.

 

“La presencialidad tendrá que ocuparse de reconocer características de las universidades que salgan del confinamiento. Mucho se habrá perdido, aunque también habrá ganancias significativas. Lo cierto es que la universidad latinoamericana y caribeña pospandemia será diferente a la de la prepandemia”.

 

El hecho de que ómicron sea la variante dominante en la mayoría de los países de la región, recuerda que la pandemia no ha terminado, y que gracias a los avances en la vacunación, el impacto de su gravedad ha mermado. Tal situación influye no solo en la reactivación económica sino también en la educativa, en la cual el regreso a actividades presenciales sigue siendo lento.

 

Pero el retorno a la presencialidad no es el único reto que afrontan las IES latinoamericanas. Académicos consultados por Periódico UNAL durante la XCVII Reunión Ordinaria del Consejo Ejecutivo de la Unión de Universidades de América Latina y el Caribe (Udual), realizada en Bogotá, aportaron lo que para ellos pueden ser los principales retos de la educación superior en un escenario de reactivación.

 

Internet, bien público global

 

El académico Jorge Calzoni, rector de la Universidad Nacional de Avellaneda (Argentina), manifestó que “dos años después de la emergencia sanitaria no se puede regresar a las aulas, laboratorios, oficinas, estadios, teatros y demás espacios académicos y culturales como se hacía antes de la pandemia, y mucho de ello tendrá que cambiar”.

 

“La presencialidad tendrá que ocuparse de reconocer características de las universidades que salgan del confinamiento. Mucho se habrá perdido, aunque también habrá ganancias significativas. Lo cierto es que la universidad latinoamericana y caribeña pospandemia será diferente a la de la prepandemia”.

 

Uno de los principales retos que deja la pandemia se relaciona con los nuevos modelos de enseñanza-aprendizaje, los cuales demandan el aprendizaje de los que aprenden y también de los que enseñan.

 

En este proceso, acelerado por la pandemia, se ha propuesto construir la comunidad cibernética del aprendizaje, entendiendo que aunque las nuevas tecnologías –entre ellas la inteligencia artificial– son importantes, no todas son útiles para los propósitos planteados por la educación superior en la región, particularmente en los países con mayores rezagos.

 

Según el profesor Roberto Escalante, secretario General de la Udual, dichas tecnologías y los nuevos modelos de aprendizaje deben ser incluyentes, es decir que deben incorporar contenidos pedagógicos y sociales que trascienden lo meramente tecnológico.

 

“Es necesario proponer que el internet de banda ancha se convierta en un bien público global. Si podemos concretar esto, los requerimientos para el financiamiento de los nuevos modelos de aprendizaje se reducirían de manera significativa, haciéndolos posibles para prácticamente todos los gobiernos nacionales”.

 

La profesora Ramona Rodríguez, rectora de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, Managua y vicepresidenta de la Región Centroamérica de la Udual, comenta que “el contexto ha obligado a combinar la presencialidad con la educación a distancia virtual, pues no se volverá a este esquema con grupos grandes para las clases teóricas”. 

 

“La presencialidad será para la atención de las clases prácticas y de laboratorios, con enfoques interdisciplinarios para que se facilite la evaluación de los aprendizajes”.

 

“Otra tarea urgente es entender que el perfil de egreso de todos los programas de formación de pregrado y posgrado ha cambiado en respuesta al nuevo entorno tecnológico. Han aparecido nuevas habilidades que pudieran ser pertinentes en campos laborales también emergentes. Los nuevos modelos pedagógicos derivados del aprendizaje en línea tienen que potenciarse, aprovechando las lecciones positivas del confinamiento”.

 

Entre las modificaciones que habría que incorporar está la reducción de la duración de los cursos, ya que la virtualidad propone cursos cortos orientados hacia competencias relevantes en las nuevas condiciones, de modo que los egresados puedan insertarse mejor a los mercados laborales.

 

Además de los aspectos tecnológicos, la Udual asegura que se deben considerar otros elementos del aprendizaje, más de concepción y de carácter pedagógico: aspectos que impulsen una enseñanza más constructivista, más creativa, orientada hacia la investigación.

 

“Reconocemos la importancia de las innovaciones tecnológicas, pero señalamos que deben acompañarse de elementos pedagógicos novedosos. Por eso planteamos la necesidad de una innovación tecnológica, acompañada de innovación social”, señala la organización.

 

Para consolidar espacios híbridos de enseñanza es necesario proponer que el internet de banda ancha se convierta en un bien público global. Si tal iniciativa se concreta, la financiación de los nuevos modelos de aprendizaje sería asequible para los gobiernos de la región.

 

Los retos de una universidad pospandemia serán discutidos en la Conferencia Mundial de Educación Superior 2022 (WHEC 2022, por sus siglas en inglés) que se celebrará en Barcelona del 18 al 20 de mayo de 2022, bajo el lema “Reformulando ideas y prácticas en la educación superior para asegurar un desarrollo sustentable del planeta y de la humanidad”. 

Para ese momento, la Udual presentará un documento respecto a la situación actual de la educación superior en Latinoamérica y el Caribe, con una mirada propositiva. Algunas de esas propuestas se presentan a continuación.

 

Mayor calidad, igualdad, inclusión y productividad en las universidades

 

Para contribuir al mejoramiento de la situación actual de la educación superior, tendiendo a una mayor calidad, igualdad, inclusión y productividad en aras del desarrollo, la Udual propone, entre otras, que los Gobiernos y las universidades garanticen la posibilidad del acceso y la gratuidad de la conectividad de estudiantes y docentes.

 

Así mismo, que las universidades impulsen la tecnología para el aprendizaje y que el conocimiento se conciba como un aliado del proceso formativo, evitando la imposición de modelos gobernados por plataformas electrónicas, sin perder de vista los aspectos más humanos de la formación.

 

Se debe fomentar la investigación universitaria en temas relacionados con los objetivos de desarrollo sostenible; la creación de estrategias sólidas e inclusivas que favorezcan la movilidad académica intrarregional y entre las regiones; la utilización de los conocimientos aportados por la tecnología y la innovación para ampliar la colaboración y la cooperación internacional, y la creación de mecanismos para incrementar la matrícula de personas con necesidades educativas especiales, que garanticen una adecuada inserción en todas las dimensiones de la educación superior.

 

También, un apoyo a las regiones con mayores necesidades para la incorporación de más mujeres, indígenas, afrodescendientes y otros grupos vulnerados a la educación superior, que ninguna persona o región se quede atrás.

 

De igual manera, actualizar el concepto de calidad en la educación superior, de modo que pondere adecuadamente el impacto social de las universidades y los nuevos desarrollos generados por la educación a distancia, y defender la autonomía universitaria desde órganos internacionales.

Relacionados

5544,2831,1544,3048,3047

Cualquiera que sea su tipo, la inflación siempre impacta la capacidad de adquirir bienes o servicios en los hogares, empresas y Estados. Experto de la...

Afrontar los problemas del país en materia de salud pública requiere de una visión e intervención territorial y poblacional, para que, junto con las...

Aislamiento, desolación y sensación de vacío son algunas características que convierten la soledad en una patología o en una enfermedad, que afecta...

Desde muy temprano, la pandemia por COVID-19 fue caracterizada por varios analistas como un “hecho social total”, dado que toda la vida social se...

Más allá de la controversia generada por el reciente informe de la FAO, que ubica a Colombia como uno de los 20 países en riesgo de enfrentar hambre...

Consejo Editorial