Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
UN Periódico Digital

Resultados de Búsqueda:

UN Periódico Digital
Modelo de proyección integral para serpientes evitaría matanzas indiscriminadas

De cada diez especies de serpientes que existen en el mundo, tres se encuentran en Colombia. De las 300 reportadas en el país, solo 50 son catalogadas como venenosas; sin embargo esta información no es suficiente para detener la matanza indiscriminada, resultado de la creencia popular de que todas son peligrosas, que las expone al riesgo de extinción.

Para comprender cuándo realmente las serpientes suponen una amenaza e implementar líneas de acción para su conservación es preciso conocer con mayor precisión aspectos como su ciclo de vida, su hábitat y sus patrones de alimentación y de reproducción.

Dichos factores, entre otros, son los que investiga desde hace diez años Teddy Angarita Sierra, candidato a doctor en Ciencias Biológicas de la Universidad Nacional de Colombia (UN). Su experiencia al lado del profesor John Douglas Lynch, del Instituto de Ciencias Naturales de la UN (ICN), le permitió adentrarse en el mundo reptil y comprender que las serpientes se encuentran amenazadas por al menos cinco factores:

  • atropellamiento vial,
  • tráfico ilegal,
  • colecta biológica,
  • pérdida de hábitat y
  • matanza intencional por parte de trabajadores del campo.

Según la experiencia del estudiante de doctorado, los dos últimos factores son los principales factores de riesgo.

Al respecto, la profesora María Argenis Bonilla, del Departamento de Biología de la UN, explica que “las serpientes son importantes para la biodiversidad colombiana, en especial para el control biológico de plagas y el control poblacional de otras especies de animales y serpientes. Sin embargo se ha creado un imaginario de que son seres malignos, lo que ha ocasionado que las maten sin considerar su papel en el ecosistema”.

El interés del biólogo se ha centrado en la especie Ninia atrata, una serpiente que mide hasta 40 cm, se distingue porque su dorso es color negro o gris oscuro y su vientre es de color claro (puede presentar un collar nucal blanco, amarillo o rojo). Al respecto señala que “es inofensiva, no venenosa, vive entre la hojarasca de los bosques y la tierra, y abunda en cultivos de palma”. Precisamente esta última característica representa un escenario ideal para evaluar el conflicto que se da entre humanos y serpientes.

Demografía de Ninia atrata

Para la investigación las serpientes se recolectaron de la plantación de palma aceitera Palmasol S. A., ubicada en la vereda La Castañeda, municipio de San Martín (Meta). Esta zona climática se caracteriza porque entre abril y noviembre llueve y entre diciembre y marzo es seca, con una temperatura promedio de 26 oC.

Como un trabajador más de la plantación, el estudiante siguió la jornada de los labriegos. Cada mes, durante tres años, realizó muestreos entre las 7:30 de la mañana y las 5:30 de la tarde, y también en la noche. Así tuvo la oportunidad de conocer las dinámicas demográficas de esta serpiente y perfilar quiénes las mataban.

Así mismo les aplicó una entrevista a los trabajadores, en la que además de los detalles sociodemográficos (edad, formación, estado civil, etc.) les preguntó cuántas serpientes vieron en la última semana, cuál fue su reacción y la de la serpiente, cuántas mató, por qué las mató y si lo habían mordido alguna vez. Además les dio una ficha de las diferentes serpientes que habitaban allí para saber cuánto conocían de estos reptiles y cuáles consideraba venenosas.

A partir de estas entrevistas encontró que cerca del 46 % de las personas matan a las serpientes cuando las ven, mientras que el resto huye, un comportamiento frecuente en las mujeres, quienes no se atreven a matarlas, mientras que los hombres no dudan en hacerlo.

Estudiadas por lotes

Para el experimento se ocuparon algunos lotes de la plantación, en los que se ubicaron las serpientes y se marcaron en el vientre con un cauterizador quirúrgico. “Podíamos colocar la marca en la escama 1, en la 10 o en la 200 y hacer la secuencia de qué animal era, si era un macho adulto con cierto peso, entre otros detalles”, comenta.

Se encontró que cerca del 46 % de las personas matan a la serpiente cuando la ven, mientras que el resto huye, un comportamiento frecuente en las mujeres, quienes no se atreven a matarlas, mientras los hombres no dudan en hacerlo.

En otro lote se investigaron los rasgos de historia de vida: número de crías, época y formas de reproducción, alimentación y crecimiento. En el último lote se conservaron algunas serpientes que después se trajeron a los laboratorios de la UN para realizar estudios y luego entraron a formar parte de la Colección de Reptiles del ICN.

También realizó un muestreo intensivo en las paleras, microhábitats de estos animales en los cultivos de palma. El ejercicio de voltear las paleras y volverlas a armar permitió cuantificarlas e identificar que se alimentan de caracoles, lombrices, babosas y sanguijuelas.

“Al comparar el tamaño del bolo alimenticio entre las hembras, entendí que las que habían comido más ponían más huevos. En esta especie los machos y las hembras comen distinto: mientras que las hembras comen más caracoles y babosas, porque les proporciona calcio para producir huevos, los machos comen de todo”, indica el investigador.

La inanición y El Niño

La investigación del biólogo sufrió un revés en 2016, cuando tuvo que afrontar los avatares del fenómeno de El Niño, uno de los más fuertes de los últimos 20 años, que provocó la muerte por falta de alimento de varias serpientes adultas y crías. En este caso la población pasó de 200 a 20 individuos.

La extrema sequía de la plantación generó una reacción en cadena: “si no hay agua no fructifica la plantación y entonces no contratan tantas personas para sacar el fruto, y para obtener el fruto se debe cortar las hojas, y si no se cortan las hojas no hay paleras y si no hay paleras no hay microhábitats”.

Modelo pionero

Teniendo en cuenta que en Colombia no existen herramientas eficaces para estudiar la demografía de los animales, para su trabajo con serpientes el investigador adaptó un modelo de proyección integral, herramienta usada para estudios de plantas.

Durante los tres años de muestreo se avistaron cerca de 650 serpientes, de las cuales se monitorearon y marcaron 370; después las recapturadas fueron 26, ¿por qué? la razón es que a pesar de reproducirse todo el año, Ninia atrata es de vida corta y promiscua.

El investigador destaca que los machos copulan incluso antes de que la hembra haya madurado. “Observamos que el oviducto de las hembras no maduras tenía cicatrices uterinas. Estas lesiones se deben a que el hemipene de los machos tiene ornamentaciones que son como espinas calcificadas, parecido al pene del gato”.

Otro hallazgo es que las hembras tienen más de una postura al año, y tener una reproducción continua quiere decir que al tiempo que tienen sus huevos los óvulos ya están listos para ser fertilizados y formar otra nidada. El factor que incide en la reproducción es la comida, ya que ponen más huevos cuanto más gordas estén.

Una vez identificados todos los aspectos de la vida de Ninia atrata se conformaron cuatro escenarios de matanza con diferentes intensidades. Sorprendentemente, la matanza por parte de los trabajadores de la plantación no tiene efecto sobre la población de esta especie en ninguna de las cuatro estimaciones.

El investigador indica que esto se debe a que las poblaciones de serpientes con ciclos de vida cortos, con una gran actividad reproductiva y una maduración sexual muy temprana, escapan de los efectos de la matanza ya que esta no se concentra en un segmento específico de la población.

Conservación de la especie

El investigador señala que los programas de conservación de serpientes deben tener como eje principal el estudio de los rasgos de la historia de vida. “Se debe tener en cuenta que corren más riesgos las serpientes de ciclos de vida largos y que solo tienen una época reproductiva al año, como las cascabel, razón por la cual su población podría ir desapareciendo paulatinamente en el país”, advierte.

A su vez, la profesora Bonilla señala que una estrategia eficaz sería capacitar a las personas sobre la biodiversidad e importancia de estos animales; así, destaca la experta, será posible manejarlas de manera eficaz si ponerlas en riesgo de desaparición.

Relacionados

1851,1852,9,1853

La Serranía de Chiribiquete, el parque nacional natural que fue ampliado de 2,8 a 4,6 hectáreas, alberga una inmensa riqueza tanto de especies...

Las primeras planchas anatómicas del cuerpo humano –elaboradas en 1826 por Francesco Antommarchi, el último médico del emperador Napoleón– fueron...

Un nuevo sistema de medición permitirá crear métodos de protección más acordes con la geografía de Colombia, uno de los países con mayor presencia de...

Como ha ocurrido en América Latina, en el país se ha incrementado la producción de patentes. En UN Análisis se debatió hoy sobre qué tanto...

Endémica de Colombia, podría aprovecharse como planta ornamental y en la industria farmacéutica. Los investigadores que la identificaron dieron su...

Consejo Editorial