Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
UN Periódico Digital

Resultados de Búsqueda:

UN Periódico Digital
Mal diseño del tarjetón explicaría elevado voto en blanco indígena

Los resultados parciales de las elecciones al Congreso, realizadas el pasado fin de semana, muestran que el voto en blanco arrasó en las circunscripciones especiales para poblaciones indígenas y afrodescendientes. Tanto así, que ya hay voces que invocan la necesidad de repetir los comicios de la circunscripción indígena, con nuevos candidatos y hasta con nuevos movimientos sociales.

Las cifras son contundentes. Para el Senado, siete listas de partidos, movimientos o autoridades indígenas se disputaban las dos curules dispuestas por la Constitución Nacional. En total lograron 499.713 votos, de los cuales los dos que obtuvieron la mayoría fueron:

  • Movimiento Alternativo Indígena y Social (Mais), 72.591 votos (14,52 %)
  • Movimiento Autoridades Indígenas de Colombia, 34.957 votos (6,99%).
  • Otros movimientos, 51.367 votos.

Este panorama estaba en los cálculos de los analistas políticos dado que las dos fuerzas mencionadas son las que de tiempo atrás se disputan la representación de esas comunidades.

Algo similar ocurre con la votación en Cámara: de los 386.687 votos válidos depositados, 228.008 fueron en blanco, lo que equivale al 58,96 % del total.

Lo que no nadie calculó fueron los 340.798 votos en blanco registrados en esta circunscripción para el mismo Senado, lo que equivale al 68,19 % de los votos. Debido a que los votos válidos registrados fueron 499.713, el voto en blanco se constituye en el ganador indiscutible de la jornada.

Algo similar ocurre con la votación en Cámara: de los 386.687 votos válidos depositados, 228.008 fueron en blanco, lo que equivale al 58,96 % del total. Al analizar esta votación por partido, se impone nuevamente el Mais, con el 25,76 % de los votos, seguido por el Movimiento Autoridades Indígenas de Colombia, con el 11,88 %.

Tarjetón electoral mal diseñado

¿Existía un larvado movimiento político que promocionaba el voto en blanco para las circunscripciones especiales indígenas, que nadie había detectado antes?, ¿cuáles podrían ser sus bases, teniendo en cuenta que seguramente no corresponden con los lugares donde se suele registrar el voto indígena –como lo demostrará la Registraduría cuando consolide los datos nacionales–, ni existían comités promotores explícitos de dicha iniciativa?

Las respuestas a estos interrogantes quizá tengan un sentido más prosaico pero igual de contundente: el registro del voto en blanco es simplemente el efecto de un tarjetón electoral mal diseñado, como ya se había denunciado en el pasado.

Resulta poco creíble que el voto en blanco para todo el Senado de la República apenas sea el doble del obtenido por la circunscripción indígena (835.445 votos) cuando esta última representa menos del 3 % de la votación general. Una situación similar se presenta en la Cámara de Representantes, donde el total de los votos en blanco llegó a 805.425, en una relación aproximada de cuatro a uno con la Indígena. Y eso que en el ámbito nacional sí existen campañas que lo promocionan en medios de comunicación y redes sociales.

Basta con observar el tarjetón para deducir que el error es muy probable: la casilla para el voto en blanco en general está ubicada en la penúltima línea a mano derecha, mientras que la del voto en blanco para circunscripciones especiales se encuentra en la última línea, costado izquierdo. Es plausible que el votante busque esta casilla al final del tarjetón y no en una línea intermedia.

Quizás esa ubicación también explique que el voto en blanco de la Circunscripción Especial para Comunidades Afrodescendientes haya presentado una situación similar aunque sin un resultado tan contundente como la Indígena: sobre un total de 426.298 votos válidos, 203.636 fueron en blanco (47,76 %).

Tras la controversia generada en los últimos sufragios (2014), con la impugnación de los dos candidatos elegidos por las comunidades afrodescendientes porque no los consideraban parte de ellas, podría pensarse que hay un malestar latente de los electores afro.

Pero quienes se perfilan esta vez como ganadores corresponden a Consejos Comunitarios (Playa Renaciente, con 7,6 % y La Mamuncia, con 5,53 %), que fueron mayoría dentro de los movimientos inscritos. En tanto que el movimiento Todos Somos Colombia solo obtuvo el 1,70 % de los votos. Este movimiento surgió en reemplazo de la Fundación Étnica de Colombia (Funeco), afín al político Yahir Acuña y a Enilse López, alias “la Gata”, del partido Opción Ciudadana-que además había avalado las cuestionadas candidaturas de María del Socorro Bustamante y Moisés Orozco, por la circunscripción de las negritudes.

Un problema de interpretación

Ahora el problema que se suscitará es de interpretación jurídica. La actual Constitución de Colombia le da peso al voto en blanco, al establecer que si este es mayoría se debe repetir la votación por una sola vez. En este caso no se pueden presentar los mismos candidatos si las elecciones fueron unipersonales, como las de alcaldes, gobernadores o presidente, ni las listas que no hayan alcanzado el umbral, en caso de que se trate de corporaciones públicas (artículo 258, reformado por el Acto Legislativo 01 de 2009).

El asunto aquí consiste en determinar si cuando se habla de Corporación Pública se debe referir a todo el Senado y toda la Cámara, o si se puede considerar aparte la elección de circunscripciones especiales. En el primer caso, para que se repitieran las elecciones debería haber triunfado el voto en blanco en general, es decir para todo el Congreso. En el segundo, sería suficiente con que hubiera ganado el voto en blanco en esa circunscripción especial.

El movimiento político Mais ya anunció que la interpretación a la que se aferrará es a la primera. Pero el problema jurídico dista mucho de estar resuelto. Ya existe una sentencia del Consejo de Estado en la materia, proferida por el magistrado Alberto Yepes en 2015, que estableció una tesis más afín con la segunda interpretación.

En esa ocasión se demandaba la elección del representante Germán Bernardo Carlosama López, del movimiento Autoridades Indígenas de Colombia (AICO), porque en la elección de 2014 había obtenido solo 28.361 votos, mientras que el voto en blanco había logrado 35.756. La Sección Quinta del Consejo señaló que se debía considerar el conjunto de votos de la circunscripción indígena que era de 77.350, con lo que la mayoría exigida era de 38.776 votos.

En este caso no se pueden presentar los mismos candidatos si las elecciones fueron unipersonales, como las de alcaldes, gobernadores o presidente, ni las listas que no hayan alcanzado el umbral, en caso de que se trate de corporaciones públicas.

Por su parte, la Corte Constitucional se ha pronunciado recientemente sobre este tema, al establecer que la mayoría exigida al voto en blanco es sobre el total de los votos válidos emitidos y no sobre los del censo electoral (Sentencia de Unificación 221 de 2015). En este sentido, a pesar de que se pueda deducir hipotéticamente que muchos votantes se equivocaron al momento de marcar su elección, no por ello los votos contabilizados en esta ocasión dejan de ser válidos.

Falta esperar la decisión que adopten las autoridades electorales, la cual, en todo caso, apenas prefigurará los términos de la posterior controversia jurídica, pues, sea cual fuere su interpretación, ya vendrán demandas que busquen apalancar una u otra interpretación. Pero no tocarán el tema de fondo planteado: cómo una decisión de diseño gráfico puede dar al traste con meses de campaña electoral y la intención de sus votantes, un problema que, por tratarse de minorías, apenas si ha suscitado una que otra nota periodística marginal.

Relacionados

86,100,730,531

La nueva relación obedecerá a la puesta en marcha del Estatuto de la Oposición. En cuanto a la paz, se ve posible una concertación con las Farc y no...

Cerca de cinco millones de colombianos residen fuera del país, un número interesante de ciudadanos a cautivar para la segunda vuelta presidencial que...

Aunque todos los candidatos hablan de fortalecer la educación superior, ninguno plantea con claridad en su programa de gobierno cómo lo harán y cuánta...

Cuatro posturas sobre al Acuerdo Final de Paz con las FARC y el proceso con el ELN se han definido a pocos días de las elecciones presidenciales,...

Hay numerosos estudios sobre sus dificultades y soluciones que aún no se han aplicado. A cinco semanas de elecciones, uno de los retos del nuevo...

Consejo Editorial