Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
Periódico UNAL

Resultados de Búsqueda:

Periódico UNAL
Los muros militares en la frontera sur de México

Qué es más peligroso: ¿un muro de concreto en la frontera norte de México y Estados Unidos, o un muro móvil conformado por 28.000 miembros de la Guardia Nacional de México en su frontera sur con Guatemala?

Una pregunta cuya respuesta parece obvia: nada supera la fuerza y violencia de un grupo militar como la Guardia Nacional, creada para combatir el crimen organizado y no para detener y contener migrantes, a pesar de la justificación de que en el cruce por territorio nacional existen traficantes de seres humanos.

Según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), en 2019 México registró la llegada de más de 450.000 personas, quienes cruzaron dicha frontera para pedir asilo o seguir su camino hacia Estados Unidos.

De lado norteamericano, la construcción del muro fronterizo se inició en 1994, con el gobierno de Bill Clinton bajo el programa “Operación Guardián”, en la lucha contra la inmigración indocumentada; de hecho, no son pocos los que responsabilizan esta operación de un legado de más de 7.000 inmigrantes muertos en estos 28 años.

Dicho muro, que marcó el inicio de la militarización de la frontera con México, cuenta con un poco más de 900 de los 3.154 km que tiene la frontera lineal México-Estados Unidos, particularmente en el estado de California. Con Donald Trump se construyeron unos 400 km más de valla fronteriza. Aunque los muros incluyen tres barreras de contención y sensores eléctricos, además de personal y equipo logístico, ninguna medida ha logrado contener el flujo migratorio indocumentado.

La frontera sur de México comparte alrededor de 1.200 km con Guatemala y Belice, 970 de los cuales limitan con Guatemala. En esta zona se encuentran 29 de las 52 estaciones migratorias que existen en México. Se estima que hay más de 200 rutas para el tránsito ilegal de personas.

En dicha frontera, la Oficina de Aduanas y Protección Fonteriza (CBP) detectó en 2021 más de un 1.700.000 indocumentados, y en ese mismo año las autoridades migratorias mexicanas deportaron más de 114.000 personas a sus lugares de origen, según la Unidad de Política Migratoria de la Secretaría de Gobernación.

Allí, el arribo masivo de centroamericanos, haitianos, africanos, asiáticos y personas de otras nacionalidades ha convertido literalmente a ciudades como Tapachula o Chiapas en la torre de Babel.

En estas ciudades, las autoridades migratorias mexicanas tienen la estación “modelo” de detención de migrantes, ya rebasada desde hace mucho tiempo, y, derivado de los procesos tan largos para obtener la visa humanitaria, varias veces los inmigrantes se han amotinado y los miembros de la Guardia Nacional han llegado para aplacarlos.

Vulnerables e invisibles

Nada más indignante que ver cómo familias enteras, con menores de edad, han sido reprimidas por las autoridades mexicanas. O ver las caravanas migrantes, cuando se les permite cruzar por México y que quieren llegar a Estados Unidos, donde mujeres, niños y ancianos terminan extenuados, ya que el recorrido de fontera a frontera tiene casi la misma extensión de la fontera lineal de México con Estados Unidos. A esto se le llama la frontera vertical.

A lo anterior se adiciona que los inmigrantes indocumentados que lograron cruzar por la frontera sur de México, librarse de las autoridades migratorias mexicanas y de la Guardia Nacional, tienen que internarse por los lugares más peligrosos, donde estan los miembros de maras, pandillas trasnacionales cuya peligrosidad es temida por las propias autoridades mexicanas, y en Estados Unidos son consideradas como un problema de seguridad nacional.

Pero los inmigrantes indocumentados también pueden ser detenidos y secuestrados por temidos y peligrosos carteles mexicanos, como los Zetas, o el Cartel Jalisco Nueva Generación.

Así, su realidad se vuelve una pesadilla, las mujeres son vulnerables a abusos sexuales de todo tipo, incluida la violación; además, pueden terminar convertidas en víctimas de trata de persona; los niños son susceptibles a ser vendidos o a formar parte del tráfico ilegal de órganos; y los hombres pueden ser víctimas de abuso físico, asesinato o secuestro.

Muchas de estas personas indocumentadas terminarán formando parte de las estadísticas que indican, por ejemplo, que en 2021 hubo más de 20.000 desaparecidos extranjeros en territorio mexicano.

El dolor de sus familiares se ha convertido en una anécdota más ante la insensibilidad de las autoridades mexicanas. Como sucedió en el caso de Ana Enamorado, integrante del Comité de Familiares de Migrantes Desaparecidos del Centro de Honduras, quien lleva 12 años buscando a su hijo en México. Hasta el día de hoy no ha tenido una respuesta del Gobierno mexicano. Es imperativo que el Estado implemente una estrategia de protección, en conjunto con organismos internacionales.

Acciones de la sociedad civil

Si no fuera por las acciones adelantadas por la sociedad civil, los indocumentados simplemente no podrían sobrevivir en este éxodo tan terrible, donde la realidad se vuelve una pesadilla y el infierno se queda corto.

Tales iniciativas son lideradas por organizaciones mexicanas como: las Patronas de Veracruz, un grupo de mujeres que apoyan con comida y agua a los migrantes que cruzan al lomo del tren conocido como “La bestia” o el “tren de la muerte”, por las atrocidades que se comenten arriba de él; o los refugios de “Hermanos en el camino”, en Ixtepec, Oaxaca, del padre Alejandro Solalinde; “El buen pastor”, la “72 “( en honor a los 72 indocumentados asesinados en San Fernando, Tamaulipas en 2010), o el apoyo de la Compañía de Jesús, a través del Servicio Jesuita de Apoyo al Migrante.

La muralla humana, conformada por militares mexicanos, creado por el gobierno de Manuel Andrés López Obrador, y la afluencia de miles de migrantes indocumentados, que vienen escapando de la crisis generada por la pandemia, ha hecho de la frontera sur de México el inicio del camino a la distopía.

A nadie se le desea salir de su país, por hambre, miseria, injusticias sociales, inseguridad o guerra, y mucho menos cruzar sin documentos por territorio mexicano.

Relacionados

5602,529,5603,5604,195,407,9

En esta edición especial de Análisis UNAL realizaremos un balance de lo que fue la jornada de elecciones presidenciales de segunda vuelta que se llevó...

Investigadores de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) le siguen el rastro a esta planta, que aunque en el país se conoce más como materia prima...

Con un 23,4 % de los votos obtenidos, se podría afirmar que la ganadora de la primera vuelta electoral –el pasado 10 de abril– es Marine Le Pen, quien...

Aunque la Constitución de 1991 declaró a Colombia como un país laico, es evidente que la mayor parte de la población no se percató de lo que tal...

“Phubbing” –ignorar a una persona por estar mirando el celular–, “axiedad” –tensión y confusión por creer que llegan mensajes o notificaciones sin que...

Consejo Editorial