Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
UN Periódico Digital

Resultados de Búsqueda:

UN Periódico Digital
Las elecciones en Estados Unidos: ¿una marea multicolor?

En pocas ocasiones una campaña electoral de medio término en Estados Unidos había despertado tantas pasiones y suscitado tantas expectativas. El estrecho margen entre los candidatos de cada partido definió la mayoría de la Cámara de Representantes para los demócratas y reafirmó el control del Senado para los republicanos.

Lo anterior pone al gobierno de Donald Trump en aprietos para sacar adelante su agenda legislativa y lo alerta acerca de más investigaciones en su contra; al mismo tiempo, la nueva composición del legislativo resguardaría al mandatario de una posible impeachment (acusación), dado que para su destitución se requeriría la aprobación de tres cuartas partes del Congreso.

Sin embargo, los resultados en las urnas no son lo único significativo; tal vez el mayor impacto de la contienda ha consistido justamente en “repolitizar” las escépticas y desencantadas masas que en los últimos años han observado impávidas la deriva autista y narcisista de buena parte de la clase dirigente en Washington.

Esta reacción ya había se había puesto de presente en la campaña presidencial de 2016, en la que se evidenciaron tanto el agotamiento de la política tradicional como la búsqueda de alternativas al anquilosado bipartidismo. La elección del propio Trump y la popularidad de su incorrección política fueron expresión de este malestar.

A casi dos años de mandato, la adhesión incondicional o el rechazo indignado al estilo y las políticas del actual presidente movilizan nuevamente a un electorado inquieto. Paradójicamente el desencanto con la democracia ha llevado a su revitalización. La ciudadanía redescubre que su voto cuenta y que su vida cotidiana también depende de la calidad y del compromiso de sus representantes.

En esta ocasión los niveles de participación alcanzaron niveles récord al pasar del 43 % en 2014 al 63 % en 2018. El voto anticipado de más de 36 millones de personas, junto con las intensas expediciones en ambos partidos para motivar a los potenciales votantes a participar activamente mostraron hasta qué punto esta jornada electoral fue percibida como un escenario de decisiones cruciales para el futuro.

Renovación del escenario político

Los comicios mostraron igualmente la determinación de sectores sociales –hasta ahora marginados o subrepresentados– de intervenir eficazmente en el debate político. Así, se estableció un récord en la participación femenina: prácticamente se duplicó el número de candidatas en relación con los años anteriores. Una cuarta parte de los miembros del nuevo Congreso serán mujeres, entre ellas latinas, afroamericanas, musulmanas y nativas americanas. Concretamente al menos 118 mujeres tendrán un escaño en la legislatura  que se inaugurará el próximo enero.

Así mismo, sectores como la comunidad LGBT se sienten identificados con la elección de Jared Polis, primer gobernador abiertamente homosexual en Colorado. Grupos con tendencias políticas más progresistas encontraron expresión en nuevas y jóvenes figuras como la de la neoyorquina de origen hispano Alexandria Ocasio-Cortez, elegida a la Cámara Baja, el afroamericano Andrew Gillum, quien aspiraba a la Gobernación de Florida, y Beto O’Rourke, candidato al Senado por Texas; y aunque estos últimos perdieron ante sus contrincantes republicanos por un estrecho margen, consiguieron posicionarse como alternativas creíbles.

La revitalización del escenario político estadounidense no concierne solo a las figuras emergentes sino también a los temas del debate público: luego de varias décadas marcadas por un fuerte conservadurismo, y en una remembranza de las luchas sociales de los años sesenta y setenta,

en el país del neoliberalismo se vuelven a plantear asuntos como la educación gratuita, la salud para todos y la creciente desigualdad social, temas considerados como casi tabú, incluso en las filas demócratas.

En esta renovación del escenario político, movimientos sociales comoOccupy Wall Street (contra las corporaciones financieras mundiales), Black Lives Matter (contra la violencia hacia las personas negras) o Me Too (contra la agresión y el acoso sexual), han irrumpido en años recientes visibilizando ante la opinión pública temas muy sensibles y promoviendo la discusión. Pero también es preciso mencionar el Tea Party Movement de hace unos años, y el más reciente auge de los movimientos supremacistas blancos; ante ellos, los partidos tradicionales siguen sin saber qué hacer.

Se acentúa la polarización

Entre tanto, la polarización no solo se mantiene sino que se acentúa. Las propuestas progresistas dieron lugar al virulento rechazo de los republicanos más radicales, quienes calificaron de “socialistas”, “comunistas” y “ultraliberales” a los candidatos que se atrevieron a ir más allá de la corrección política de los demócratas.

Del otro lado, no pocos insistieron en que el proyecto nacionalista y la retórica de confrontación del campo liderado por el presidente Trump está conduciendo a la nación hacia una deriva fascista y autoritaria que corre el riesgo de minar las bases de la propia democracia. ¿Se trata pues de dos Américas que parecen irreconciliables y que sin embargo están destinadas a convivir?

En las semanas previas a las elecciones muchos esperaban un contundente respaldo de los electores al partido demócrata; una “marea azul” que contrarrestara la “marea roja” del gobierno republicano y manifestara el rechazo a sus políticas. La partida volvió a quedar en tablas mostrando que medio país sigue respaldando la opción que Trump representa. No obstante, los indicios revelan que tal vez, y de forma todavía soterrada, se está ante el inicio de una “marea multicolor”, producto de las profundas transformaciones que se vienen dando en Estados Unidos; una marea que, a la larga, puede terminar por socavar el sistema político bipartidista que ha prevalecido por más de dos siglos.

Relacionados

86,88,1837,1838,90

El Tribunal Supremo de Brasil se podría convertir en el gran dique contra el presidente electo Jair Bolsonaro, ante los múltiples anuncios de cambios...

En lo que va corrido del siglo XXI América Latina ha vivido giros políticos que han pasado por una oleada de Gobiernos de centro-izquierda, que...

Los efectos negativos que señalan con frecuencia los medios y el discurso xenófobo de varios líderes políticos ha puesto de nuevo al fenómeno en los...

El triunfo en las elecciones de Brasil de un candidato con un discurso radical puede explicarse por al menos cuatro razones. Ahora queda pendiente...

El líder de extrema derecha Jair Bolsonaro y la cabeza actual del Partido de los Trabajadores, Fernando Haddad, se perfilan como los dos candidatos...

Consejo Editorial