Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
UN Periódico Digital

Resultados de Búsqueda:

UN Periódico Digital
La marcada segregación en Bogotá

Con la hipótesis de que en Bogotá coexisten una alta segregación residencial y una baja dotación de equipamientos de educación, cultura y recreación, la investigación “Segregación e inequidad en el acceso a servicios de educación, cultura y recreación en Bogotá, Colombia”, publicada en Cuadernos de Geografía: Revista Colombiana de Geografía (vol. 29 núm. 1. 2020) se centró en analizar no solo cómo es el acceso de los diferentes grupos, sino también su impacto en los hogares bogotanos.

Puedes escuchar: “Hay una privatización de la institucionalidad política que no le conviene al país”.
 

El principal hallazgo de esta investigación es la evidencia de que el comportamiento espacial de las condiciones de calidad de vida configura un modelo urbano segregado, en el que la homogeneidad social a escala intermedia de sección es altamente identificable. Según datos de la Secretaría Distrital de Planeación y la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), el coeficiente de Gini da cuenta de una alta desigualdad en la distribución del ingreso, al bordear el valor 0,5.
 

Para dar cuenta de la distribución de la población en Bogotá según sus condiciones socioeconómicas se utilizaron como escala de análisis los sectores censales, es decir las zonas que cumplen con las condiciones para ser censadas, las cuales suman más de 3.000 unidades espaciales. Diseñados como unidades relativamente homogéneas con respecto a las características de la población, condición económica y condiciones de vida al momento de establecerse, los sectores censales tienen 4.000 habitantes en promedio, y pueden estar divididos por cualquier entidad geográfica dentro del municipio.
 

A partir de ahí, metodológicamente se planteó un avance en la medición de la segregación, ya que se dejan de estimar los indicadores para los tradicionales 20 macroterritorios político-administrativos de la ciudad. Después se calculó el indicador de calidad de vida básico (ICVB) para las 3.000 unidades, de manera que se pudieran superar las medidas oficiales de estratificación y pobreza.
 

Además: ¿Estados fallidos o Estados frágiles?.
 

Para construir el ICVB se incluyeron las variables: vivienda y entorno; dependencia económica; logro educativo en los hogares; no consumo de alimentos en la última semana –como un indicador de falta de recursos para la alimentación básica–, y tamaño del hogar, como un indicador de vulnerabilidad demográfica. Todos los indicadores se procesaron a través de un análisis factorial por componentes principales para lograr un índice sintético, validado mediante diferentes pruebas estadísticas.

Al espacializar los resultados del ICVB en Bogotá, se obtiene una distribución con un patrón fuerte de concentración espacial (figura 1). Los índices altos (rojo) están presentes en el eje que va del centro hacia el norte, por el sector oriente de la ciudad. Recíprocamente se obtienen índices bajos (azul) hacia el sur, en una franja que se extiende de oriente a poniente.

Al calcular los indicadores de “segregación” de los grupos clasificados con un ICVB bajo, en comparación con los de un ICVB alto, en una escala de 0 a 1 (siendo 1 la máxima segregación) se obtiene que la disimilitud geográfica es de 0,93, es decir que hay una alta segregación de los grupos.
 

Con respecto al indicador de “interacción”, el cual mide la probabilidad de encuentro (siendo 1 alta interacción y 0 nula interacción), se llega a la conclusión de que en Bogotá el grupo clasificado con un ICVB bajo tiene una probabilidad de interacción de 0,042 con individuos de un ICVB alto. A la inversa, un individuo de un ICVB alto, tiene una probabilidad de interacción de 0,004 con uno de un ICV bajo. Ambos indicadores resaltan la alta segregación que existe entre estos dos grupos.
 

Educación, cultura, recreación y deporte

La accesibilidad a los equipamientos de estos sectores se calculó a partir de la construcción de matrices de origen-destino entre la oferta existente de equipamientos (públicos y privados) y la localización de la población en áreas residenciales. Se concluyó que hay un patrón de accesibilidad alta que se concentra en el oriente de la ciudad, mientras que el sector occidental muestra una baja accesibilidad.
 

Aunque entre los diversos equipamientos se identifican algunas diferencias en términos de concentración de la accesibilidad, en general se puede afirmar que las estructuras espaciales identificadas son similares.


Puedes leer: ¿Congelar el impuesto predial o revisar la consistencia del avalúo?.
 

Los resultados del indicador de “accesibilidad” en estos sectores muestran que hay una diferencia significativa entre los grupos sociales según su clasificación en ICVB bajo, medio y alto. Al aplicar una prueba de hipótesis para establecer la diferencia de las medias entre los grupos, con un P valor menor a 0,05 se aprueba la hipótesis alterna de que sí hay diferencias en el acceso.

En el caso de la educación, los grupos con ICVB alto tienen una accesibilidad 8,5 veces mayor a colegios; 8,3 veces mayor a equipamientos de recreación y 4 veces mayor a equipamientos de cultura. Así se concluye que los valores pronosticados de ICVB a partir de la accesibilidad a equipamientos de educación, cultura y recreación muestran un patrón espacial claramente reconocible de bajo ICVB en las periferias de origen informal (y con baja accesibilidad a equipamientos); por el contrario, dos ejes de ICVB alto están presentes con los mejores indicadores de accesibilidad en la ciudad, lo cual da cuenta de una injusta distribución de los grupos poblacionales según su condición socioeconómica con respecto a los bienes y servicios que les garantizan construcción de capital social y calidad de vida.
 

En cuanto a los niveles bajos de calidad de vida y baja accesibilidad, se confirma que en el territorio de Bogotá se manifiestan claras asimetrías en la dotación de bienes y servicios colectivos que refuerzan los patrones de segregación en la ciudad. Según esta investigación, “se fue configurando un modelo de segregación a escala macro que estructuró una ciudad claramente dual, marcada por la concentración de población de altos ingresos en el norte y una de bajos ingresos en el sector sur” 1.
 

Esto confirma que la producción del espacio urbano de Bogotá se ha dado a partir de lógicas inmobiliarias que tienen como resultado condiciones espaciales injustas que difícilmente pueden ser reversibles, dado que gran parte de la ciudad se estructuró sin los espacios para dar soporte a la vida colectiva y a las interacciones sociales necesarias. En este sentido, subraya la necesidad de planear la forma y estructura urbana en función de criterios de equidad en el acceso a los servicios de la ciudad, como una forma de garantizar la sostenibilidad de la ciudad como escenario social y ambiental.
 

Por último, la investigación enfatiza en la importancia de que la política para evitar los impactos negativos de la segregación en Bogotá debe propender por fortalecer los lugares que permitan el cruce de horizontes cognitivos y la interacción de los miembros de la sociedad en el ámbito de su vida cotidiana. A través de un fomento a la producción de lugares, como los equipamientos colectivos, se pueden generar procesos comunicativos que propicien el conocimiento entre distintos grupos de la sociedad, para interactuar y proponer respuestas a los problemas que presentan como grupo social a distintas escalas.

1 https://revistas.unal.edu.co/index.php/rcg/article/view/73395/pdf

Relacionados

2562,2,1127,442,3161

Durante las últimas décadas, tierreros, agentes promotores y articuladores de la ocupación y urbanización ilegal han manejado y comercializado las...

En el programa UN Análisis, de UN Radio (98.5 FM), el profesor Víctor de Currea-Lugo, de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), habló sobre su...

The Bogotá Doña Juana Landfill (DJLF) began operations in 1988, the same year the Office of the Mayor of Bogotá decided to privatize collection and...

Reconocida como un problema social y de salud pública, la violencia urbana aumenta con

la implementación de políticas estatales que excluyen a las...

Un recorrido por sectores vulnerables de Bogotá, como los barrios San Bernardo, Santa Fé y 7 de Agosto, muestra el impacto de la pandemia por...

Consejo Editorial